martes, 9 de febrero de 2016

7260. ¿QUIÉN CONTROLA A LOS PARTIDOS?

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿Quién controla a los partidos?

El que tiene lo bastante para poder hacer bien a otros, es rico.
Thomas Browne (1605-1682)
Médico y ensayista inglés.


La democracia es una farsa inmoral en la que los partidos políticos se han asignado el papel de “representantes populares”, una gran mentira que en México se sostiene gracias al sistema llamado la dictadura perfecta en la que la televisión, la radio y la prensa enajenan al pueblo esclavizado por la pobreza y la ignorancia. El modelo también denominado “partidocracia” se ha impuesto a escala mundial, pero poco a poco se está dando el despertar de la sociedad, sobre todo en los últimos años cuando el sistema económico neoliberal provocó una profunda desigualdad entre un 1 % de sociedad que concentra el poder político y económico y el 99 % restante, que vive cada vez más en condiciones más difíciles.

El despertar de la sociedad es un fenómeno que se extiende cada vez más no sólo en Europa, sino en el país más enajenado del planeta: Estados Unidos. La concentración de la riqueza ha obligado a millones de ciudadanos a ver la realidad, más allá de lo que los medios de domesticación le imponen.

La frase “!Ya basta!” es utilizada por el candidato Bernie Sanders en cada uno de sus discursos en lo que pregunta a los ciudadanos quién controla el sistema político y económico estadounidense. La respuesta en Estados Unidos, en México y en la mayoría de los países es: la oligarquía, es decir una minoría formada por los propietarios de los grandes corporativos, de los medios de domesticación y de los políticos.

Bernie Sanders, que cada día que pasa se acerca cada vez más a la precandidata del sistema Hillary Clinton, señala a la mafia de Wall Street como los titiriteros que manejan la farsa democrática del vecino país.

Ellos, los dueños del dinero, impusieron a Obama y antes a los Bush y a todos los anteriores presidentes supuestamente democráticos. El creciente apoyo ciudadano, sobre todo de los jóvenes, a Bernie Sanders, un socialista democrático, ha encendido los focos rojos en Wall Street, y los partidos políticos que viven del sistema también están preocupados ante la posibilidad de que Sanders derrote a la candidata oficial, la señora Clinton que igual que lo hizo su marido, estaría más que dispuesta a seguir las órdenes de los verdaderos amos de la farsa democrática.

La señora Clinton y sus asesores políticos han comenzado una campaña negra, una guerra sucia contra Sanders, igual que han hecho en México el PAN y el PRI ante la amenaza que significa López Obrador para el sistema que controlan los oligarcas por medio de los partidos políticos. “Comunista”, “radical”, son algunos de los calificativos que se utilizan contra Sanders, pero contra todos los pronósticos, el adversario de la señora Clinton sigue acumulando preferencias.

Bernie Sanders lo dice abiertamente en sus discursos, es necesaria una “revolución pacífica” para revertir un sistema económico inmoral que ha provocado una profunda desigualdad en la sociedad estadounidense, un sistema que controlan los amos de Wall Street, “la clase millonaria y multimillonaria”.

No es sólo Sanders, el precandidato representa a millones de ciudadanos que se manifestaron contra el sistema en los últimos años a través de Ocupa Wall Street, Black Lives Matter, los Dreamers y otros movimientos sociales que impulsan los jóvenes. No es casual que más del 80 por ciento de los jóvenes prefieran a Sanders sobre Clinton.

En México, el poder de los medios (de la oligarquía) impide el despertar ciudadano, en especial de los jóvenes, enajenados por la ignorancia. Sólo la educación podrá despertar conciencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: