miércoles, 10 de febrero de 2016

7265. EL PAPA Y LA MALA EDUCACIÓN MERCANTIL.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DE LOS PROTOCOLOS

De entre los rescoldos del recuerdo,
situación normal, a fuera de tiempo,
acuno, resguardo, entre cobijo amante,
los pequeños protocolos de tu vida,
savia encendida, entre mis manos extiende
ese sabor a nostalgia que muerde, que hostiga,
es tu piel, extensión de la mía, cuerpo a cuerpo,
invasión vivida, contornos asimilados, casi esclavos,
de esto que un día llamamos amor.
A tu recuerdo, tan solo por eso
con este protocolo reincido en ti.

eliseo.

En la prensa moreliana del día de hoy martes 9 de Febrero, se publica la queja del líder de los hoteleros que lamenta que se vengan dando abusos con los servicios para los días alusivos a la visita del Papa a la ciudad de las canteras rosas. De manera informal se denuncia como la grosera  alteración de las tarifas en las reservaciones hoteleras se ha generalizado, misma que están a tope, obviamente.

Como lo he mencionado anteriormente; se está realizando un acto mediático que contradice, tanto  a la figura del propio Papa Francisco (jesuita seguidor de San Francisco de Asís, promotor de la pobreza como forma de vida, y la pureza); y dese luego a la figura que hemos dicho, a veces de manera tramposa , que en el catolicismo se venera, es decir a su símbolo: Jesús el judío.

Es una pena, pero en los medios se ha desatado la idea de los beneficios económicos que representa esta visita; pareciera que tanto en el medio clerical, como en el laico lo comercial es lo más importante, todo en nombre de dos figuras que se oponen muy por encima a estas pasiones: la del Papa y la de Jesús.

Por ejemplo, se promueve la idea de que se podrán obtener beneficios controlando la entrada a los lugares en que se presentará el líder de la iglesia católica; quienes pueden,  andan ofreciendo sus quicios y ventanas de sus casa para verlo al pasar; obviamente que están cobrando una pequeña fortuna por tal momento. Los judas salen de todas partes, la realidad cruenta nos recuerda que en este mundo de economía de mercado; todo se puede vender, hasta el pequeño respeto de eso que algunas veces los nostálgicos llamamos dignidad y prestancia.

En el deporte no nos hemos quedado atrás, la organización del futbol municipal de la ciudad ha decidido que esta jornada deportiva no se va a realizar: hablamos de 42 canchas de futbol en un gran rectángulo de decenas de hectáreas de campo plano, que los directivos han decidido que aprovecharán... ¡la venida del Papa...! para rentar los espacios a los peregrinos de la fe que en su gran mayoría no cuentan con dinero para pagar las estratosféricas tarifas que les han puesto a las habitaciones de los hoteles...; incluso aunque lo tuvieran... ya están reservadas todas para los días del evento. Ya sabemos, no hay producto más caro que el que no existe.

¿Fe y engaño?

Puede ser, pero quizá sea mas bien una forma de fraude a la esperanza de miles, millones de personas que de verdad creen que este tipo de eventos puede cambiar el rumbo de la desesperanza en que se ha metido la sociedad contemporánea; millones de personas esperan que con su presencia, Francisco les de un respiro ante el ambiente de inmundicia y violencia en que han caído los valores sociales de convivencia, respeto y tolerancia. Los judas saltan por todas partes; desde luego el ayuntamiento ya anunció que los vendedores que deseen ofertar algún producto tendrán que hacerlo de manera oficial, es decir pagar un permiso, y portar algún distintivo para no ser castigados; pero al mismo tiempo se anunció que las casas particulares no pueden ofrecer los servicios de sus sanitarios, a los evidentemente demandantes de este espacio para evacuar los intestinos. Claro se desea controlar de igual manera que la mente, los deseos de "ir al baño", ¿quién dijo que esto es un momento santo, hermanable y solidario....? ¡Judas... judas por todas partes!

Este es el gran problema de la mala educación; cuando se antepone, a la menor provocación, el interés económico por encima del bien común; si la iglesia es un invento que se realiza para hermanar a las personas..., religión...., religare..., buscar acercar a las personas entre sí..., termina por ser un mero anuncio, un panfleto de leer y tirar; como tantos otros. en ese momento la religión pierde el sentido de su invento; nunca olvidemos que esta es una creación humana ante sus incapacidades explicativas ante todos los fenómenos fuera de su capacidad para explicar; invariablemente es la génesis de la religión y de cada una de sus iglesias; ya después cada quien ha ido aderezando su forma de creencias en una estructura de poder, regularmente de control masculino; como el modelo sobre el que se ha montado la historia de la humanidad. Ya discutiremos lo justo o injusto de esto que hemos llamado modelo masculino (tóxico) dominante.

La mala educación nos incita a depredar los sentimientos de solidaridad y hermandad a cambio de dinero, y lo hacemos; la ocasión nos tienta para aprovechar las necesidades elementales del "otro", y en lugar de mitigarlas con algún apoyo, le anteponemos el interés en nuestras ganancias financieras, que poco hablan de eso que tanto hemos pregonado de diente afuera: caridad, bondad, solidaridad, hermandad.

Claro, eso no vale mucho si se compara con la oportunidad de ganar dinero a costa de la necesidad del "otro”. Vaya perfil del nuevo samaritano del siglo veintiuno!

Si usted quiere venir a  Morelia y no tiene boleto, mejor ni lo haga, sin él no tiene  derecho a estar cerca de Francisco; esto será solo para los que lo consiguieron... "gratis"...si, oficialmente gratis. Si usted viene con la ilusión de que la fe mueve montañas, mejor no sueñe, esto es la realidad, es Morelia, y los mercenarios de la fe, le van a cobrar hasta por... "ir al baño".

Perdón, pero con tantos problemas que tenemos... esto envilece el sentido que debiera tener un acto de este tipo. Ya usted decidirá.


Le abrazo y deseo buen día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: