sábado, 13 de febrero de 2016

7279. EL PAPA FRANCISCO: UNA OVEJA ENTRE LOBOS (II)

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El Papa Francisco: una oveja entre lobos (II)

“Hay que hacer una diferencia entre el pecador y el corrupto. El primero
reconoce con humildad ser pecador y pide continuamente el perdón para poderse levantar, mientras que el corrupto es elevado a sistema, se convierte en un hábito  mental, en un modo de vida… el corrupto es quien peca, no se arrepiente y finge ser cristiano. Con su doble vida, escandaliza”.
Papa Francisco


Igual que en México, en el Vaticano existe una mafia poderosa, cínica, impune, pero mientras que en nuestro país la mafia se protege en los partidos políticos y la fachada de democracia, en el Vaticano los lobos se ocultan en la Iglesia. Igual que en México hay periodistas valientes como Carmen Aristegui (silenciada en la radio por el gobierno de Peña Nieto), en Italia el periodista italiano Gianluigi Nuzzi ha profundizado en las oscuras y pestilentes cloacas  de la Curia Romana.

El título del último libro de Nuzzi Via Crucis, expresa el difícil camino escogido por el Papa Francisco, un camino que lo pone en peligro de muerte, basta recordar el breve papado de Juan Pablo I, que pretendió tocar las finanzas vaticanas y fue ultimado en circunstancias sospechosas. Francisco también pretende, como dice Nuzzi, sacar a los mercaderes del templo, pero no será fácil, o es una empresa prácticamente imposible dado el escaso apoyo con que cuenta el Papa en el Vaticano.

Mientras que en México la denuncia de la Casa blanca de Peña Nieto lo único que provocó fue el despido de Carmen Aristegui y su equipo de la radio, en Italia los libros de Nuzzi han tenido un fuerte impacto, al punto de que el tercer libro sobre el Vaticano y sus finanzas “Su Santidad: los papeles secretos de Benedicto XVI”, fue uno de los factores, tal vez el factor determinante, que ocasionaron la renuncia de Joseph Ratzinger, el frío papa alemán que encabezó la temible Congregación para la doctrina de la fe.

Francisco contrató despachos externos al Vaticano para auditar las finanzas internas, en especial, las del banco Vaticano y el resultado dejó al Papa impactado por los niveles de corrupción encontrados. Los mercaderes vestidos de púrpura han hecho de la Iglesia un gran negocio, el libro de Nuzzi relata cuánto cuesta “fabricar” un santo, sólo abrir el proceso cuesta 50 mil euros y en total, luego de pagar trámites y sueldos de médicos, expertos, obispos, teólogos, etcétera, el costo es de entre 500 y 750 mil euros.

San Martín de Porres, el mulato religioso amado por los pobres a los que curaba con plantas fue beatificado casi 200 años después de su muerte y finalmente canonizado en 1962, casi 300 años después de su partida de este mundo.  Martín fue un humilde servidor de su monasterio, hacía el aseo, cuidada a los enfermos e iba al mercado a hacer las compras, del dinero que los religiosos le proporcionaban para las compras, una parte la daba Martín a los pobres.

Las casi 1800 santificaciones y beatificaciones realizadas sólo durante el papado de Juan Pablo II, dejaron ganancias por miles de millones de euros que la dependencia coordinadora de la causa de los  santos manejaba a su arbitrio. Eso explica la vida principesca de los jerarcas de la Iglesia en este caso los que manejan la Congregación para la causa de los santos.

Pero esa es sólo una de las dependencias del Vaticano, la más rentable sin duda es el banco Vaticano. Un dato basta para entender la magnitud del negocio, sólo en limosnas en un año, el 2012, el Vaticano recibió 53.2 millones de euros de los católicos de todo el mundo, de esa suma 35. 7 millones de euros fue utilizada para pagar la vida de lujos de la curia romana. Sólo 20 centavos de cada euro se destina a ayudar a los pobres.

El Papa Francisco no la tiene fácil, por lo que le pregunta es ¿Devorarán los lobos a la oveja?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: