martes, 16 de febrero de 2016

7291. EL PAPA FRANCISCO: UNA OVEJA ENTRE LOBOS (IV)

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El Papa Francisco: una oveja entre lobos (IV)

“La Revolución puede ser pacífica si las minorías no hacen resistencia violenta. La Revolución, por lo tanto, es la forma de lograr un gobierno que dé de comer al hambriento, que vista al desnudo, que enseñe al que no sabe, que cumpla con las obras de caridad, de amor al prójimo, no solamente en forma ocasional y transitoria, no solamente para unos pocos, sino para la mayoría de nuestros prójimos. Por eso la Revolución no solamente es permitida sino obligatoria para los cristianos que vean en ella la única manera eficaz y amplia de realizar el amor para todos”.
Pbro. Camilo Torres (Foto) (1929-1966)
Sacerdote católico y revolucionario popular.


“El que se junta con lobos, a aullar se enseña”, dice el viejo refrán,  algunos críticos del Papa creen que Francisco es un lobo disfrazado de oveja, la realidad es que el Papa Francisco hasta ahora no ha querido o no ha podido enfrentar dos de los retos más importantes en su visita a México, el primero un pronunciamiento claro, una condena explícita a los sa-cerdotes pederastas y a sus protectores, algunos de ellos altos jerarcas de la Iglesia católica, y el otro, recibir o al menos expresar su solidaridad con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos con los que no ha querido reunirse ni un minuto, en cambio, ayer se reuniría con la cúpula empresarial, cómplice de la explotación de los trabajadores mexicanos que están a la cabeza mundial en lo que a salarios míseros se refiere. El Papa se reunió con los magnates de las televisoras que son cómplices en la tarea de enajenar al pueblo de México. La “Rayuela” de La Jornada de ayer es implacable: “Sí tuvo Francisco tiempo para recibir a las cúpulas de Televisa y de TvAzteca, pero no tiene un segundo para confortar a los padres de los 43”.

En Chiapas por primera vez los lugares de privilegio de los eventos del Papa no fueron para la mafia (los políticos, los potentados y los amigos de los altos prelados), el pueblo y los indígenas estuvieron en primera fila y pusieron la alegría y el colorido a la misa en la que se cantó y se leyeron las escrituras en lenguas indígenas; los indígenas escucharon la petición de perdón del Papa, pero no es el primer Papa que pide perdón, otros lo hicieron antes que él, lo mismo que los políticos como el nefasto López Portillo, el mismo de las lágrimas de cocodrilo, el que defendería el peso como un perro.

En Morelia el Papa se reunió ayer con jóvenes, lo que abrió la posibilidad de que se solidarice al menos de palabra, con los padres de los 43; en Chihuahua lo espera otro reto no menos trascendente: la ola de feminicidios que ha dejado una estela de dolor en miles de familia de Ciudad Juárez, pero no es el único Estado golpeado por estos atroces crímenes, otra entidad en donde ser mujer es peligroso es el Estado de México. Los familiares de las mujeres asesinadas no serán recibidas por el Papa que a través de su vocero Federico Lombardi expresa que Francisco se siente “presionado”, es decir obligado a pronunciarse sobre el tema Ayotzinapa y otros temas candentes; en Chihuahua los familiares están colocando grandes carteles con cruces por la ruta papal para llamar la atención del Papa sobre los feminicidios, el Papa no sabía que venía a lo que es un infierno para millones de mexicanos, ahora lo sabe. Seguramente el gobierno se encargará de retirar los carteles para que Francisco no se entere de la realidad que vive nuestra patria.

Al final de esta historia se verá si algo cambió o si todo sigue de mal en peor. No sólo para los mexicanos que esperan que del Papa un pronunciamiento claro en torno a los graves problemas que se viven, sino acciones concretas del Papa para poner en su lugar (los tribunales civiles) a los que en nombre de Dios han abusado de niños y niñas impunemente.

Como dijo el Maestro Jesús, por sus obras los conocerán, por sus obras, no por sus ideas y sus palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: