martes, 16 de febrero de 2016

7294. EL PAPA Y LOS CHARLATANES.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LAMENTOS DEL ALBA

Despunta la mañana somnolienta,
a lo lejos, casi inadvertido,
el horizonte cargado de promesas,
se va dibujando a paso lento.
Las estrellas, por momentos se pierden,
escandalosas testigos de las cuitas nocturnas,
contadoras de sueños, de noches sin luna,
dueñas del cielo, a fuerza de habitarle,
Sueño, nostalgia... ganas de vivir sin freno,
el alba me avisa que termina la noche,
es el momento de salir a buscarte.

eliseo.

Uno de mis grandes amores (mis pequeños orgullos que me acompañan cada día) al hablar de la visita de Papa a Morelia, luego de escucharme, me ha dicho con exclamación casi natural..., es más, de manera natural...."ahí donde está la señora de la estética, deberías de poner un negocio de charlatanería... ¡eres bueno para charlatán...!"

En ocasiones se dice que si deseas saber la verdad de tus actos tienes que  escuchar a quienes no persiguen interés alguno en tu persona..., además, de lejos se ve más claro definitivamente, mi querida amiga zamorana solo dijo lo que se le vino a la mente en función a lo que escuchaba. A partir de ese momento quedé descalificado para emitir juicios de valor respecto a asuntos teológicos; si atendemos el calificativo CHARLATÁN, significa una forma de hablar sin sustento..., forma de hablar... hablar, y no decir algo creíble; los charlatanes son los engañadores, primos hermanos de los merolicos de pueblo. Al final de la llamada telefónica me quedé con el sabor de boca de quien queda evidenciado, como cuando Sócrates lo hizo con sus contendientes de la plaza, a quienes calificó de sofistas; con la salvedad de que ellos eran grandes filósofos, pero que se les acusaba de ser cínicos al jugar con su conocimiento y la ignorancia del pueblo; es decir, sí eran filósofos, pero no respetaban a los demás, a los ojos del gran maestro Sócrates. Personalmente no tengo esa atribución... por desgracia. Solo asumo que mi condición de charlatán me deshabilita para tratar estos temas teológicos de manera seria y relativamente objetiva.

Asumiendo esta precisión, considero que únicamente me queda la alternativa de abordar estos temas de manera muy superficial; por eso me hice a la calle el día de ayer lunes 15 de febrero para ver el fenómeno social que genera la visita del Papa Francisco en el centro de Morelia, y lo único que encontré fue a miles y miles de personas  pululando por las calles de la ciudad; es obvio que no son morelianos, sus indumentarias en un buen número de corte religioso... novicios y novicias de congregaciones diversas; luego muchos grupos juveniles controlados por alguien apegado a actitudes eclesiásticas. Por un momento pensé que esto se parecía más a un acto político del candidato de moda, que a un evento de tipo religioso, como sin duda es el acompañar al pastor de la iglesia católica. Si, bien pudo ser la envidia del  acarreo que hacen los partidos políticos en plenas campañas electorales.

Pero lo fantástico no fue el ver a..., quizá cientos de miles de personas abarrotando el centro de la ciudad, no, lo interesante fue constatar que llegaban de todas partes del país. Tamaulipas, Sinaloa; Nuevo León, etcétera; mientras que cientos, quizá miles de morelianos recorrían la muchedumbre ofreciendo de todo... de todo... llaveros, camisetas con la foto del papa, calendarios del papa, collares del papa... cadenas del..., escapularios del...; tortas, refrescos... de todo... y en cada esquina... BAÑOS A 5 PESOS, pero eso si, en el Kentucky los baños a 10 pesos... faltaba más...

A mi regreso de reportear el evento, por toda la avenida ya estaba apartada la banqueta... sillas apartaban lugares para el día siguiente; en muchas ocasiones ya había grupos completos que las habían rentado... es decir que iban a permanecer toda la tarde, noche y mañana del día martes en ese lugar, con el frío que hace... con tal de ver al Papa.

De la televisión mejor ni decimos mucho... televisa y tv-azteca afanados en contar tonterías e inventando milagros de Francisco, mientras que en la televisión pública. Canal 11, 22 y tv-UNAM ofrecían análisis con especialistas  que realmente si saben del tema, y saben que el asunto de milagros es más bien de charlatanes..., que en eso, al parecer no nos diferenciamos mucho, un servidor y las televisoras comerciales.

Posteriormente le pregunté a mi vecina si estaba lista para asistir a ver al Papa..., su respuesta fue simple...

- ¿pues que su sacerdote no le explicó...?

- ¿explicarme qué...? le contesté...

- Que nosotros no debemos salir, que las calles hay que dejarlas para toda la gente que viene de fuera, que nosotros debemos verlo por la televisión; que los que van a consumir son los que vienen de turistas a ver al Papa.

Con esto entendí que la visita de jefe de la iglesia católica tendría que ser a Morelia... pero sin morelianos; y nuevamente sentí un ardor con sabor a charlatanería... Dejar la ciudad para que otros vengan y consuman lo que nosotros les venderemos. Por lo  pronto la hermosa avenida Madero (antes calle Real) desde ayer por la tarde ya estaba ocupada por sillas amarradas en renta, incluso grupos de asistentes de Tamaulipas y Nuevo León ya habían rentado un buen número de ellas y se disponían a dormir en ellas , hasta hoy martes... hasta el Papa pasara, y el río de la misma avenida llena de vendedores de todo... llaveros del..., crucifijos del..., playeras del..., pañuelos del...; y tortas, agua, y todo lo inevitable, y letreros por doquier para uso de sanitarios a 5 pesos.

Al ver este lamentable espectáculo; no dejé de lamentarlo...; en nada se diferencia a los acarreos de los partidos políticos; bueno si, en algo muy importante... miles de personas si sienten el evento como algo especial; si tienen la esperanza de algo diferente, si creen en sus símbolos; por desgracia son los menos.

Igual, en ese momento entendí que era el espectáculo de los charlatanes que bajo ninguna circunstancia puede representar la idea desde donde se construyó la iglesia cristiana: desde la humildad, la solidaridad y la negación a la rapiña y abuso de la necesidad del  otro. La filosofía del buen cristiano tiene como carta de presentación el ofrecer un vaso de agua a todo caminante...desde hace un par de días en Morelia se les vende hasta el derecho de defecar en un lugar donde no sean multados.

Esto, esto sí es charlatanería... Todo en venta, la necesidad como oportunidad financiera, la negación de los principios cristianos de una iglesia pobre allegada a los más humildes.

Esto, querida amiga... si es charlatanería en nombre de un Dios, que Adam Smith le puso nombre y apellido...se  llama necesidad, interés y mercado.

Mañana hablaremos del espectáculo penoso de nuestros gobernantes violando la constitución  del Estado laico que juraron respetar  en aras de su pequeñez de criterio y sentido común... ¡o del respeto hacia sus gobernados, que al parecer no es mucho!

Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: