jueves, 18 de febrero de 2016

7307. REFLEXIVO.

Por Arturo Ceja Arellano.
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
Reflexivo

Vaya hombre de gran palabra, y ahora hasta gran dilocuente. Tocas hoy a manera de banderillero como queriendo y no, dejarlas, aspectos sustanciales, éticos, morales, religiosos, vocacionales profundamente sociales de una manera fina. Felicidades. Los revires mi querido Arturo aunque sean con dedicatoria, no se ven bien en una persona de tu altura. Disentir es parte del discurso creativo o destructivo, la intención para el buen escucha es de poca monta. Porque en el mundo de las ideas y de los hechos, es un hecho que con frecuencia la cordura falta y la tolerancia. Por ello, fingir a veces que no se oye o simular que no se entiende muestra de sensatez y altura es en el que escucha. Como figura pública mi querido amigo, debemos ser como las esponjas, absorber pronto lo que llega y no soltarlo nunca y menos como evidencia. Un abrazo y me gustó tu artículo. Buenas noches. Sergio.

Ojalá que el demonio que un día huyó del Seminario para dejar de seguir su formación sacerdotal, convertido ahora en demonio puro, en un ser humano frágil, rencoroso y cruel, encuentre su paz interior, viva, disfrute a sus seres queridos y deje vivir a los demás. (Dedicatoria Especial).
           
Bueno, finalmente se dice que el gasto en Michoacán por la visita papal, fue de 200 millones de pesos; pero que esa visita generó una derrama económica superior a los 460 mdp., en hotelería, restaurantes, tiendas de todos tipos y prestadores de servicio (autobuses, microbuses, taxis); en el consumo de combustibles, compra de artesanías, entre otros, lo que resultó magnífico, principalmente por la precaria situación económica que vivimos los michoacanos.
           
Lo que sí es cierto es que los famosos “memes” se han dado a cada instante en las famosas e ineludibles redes sociales, donde se caricaturiza las acciones del Papa Francisco y gente que lo rodeó durante su estancia en nuestro país.
           
En la Receptoría de Rentas de Jacona se acabaron las calcomanías del Refrendo Anual, que tiene un costo superior a los 800 pesos. Entonces, para nada serán gratis las placas impuestas por la nueva administración estatal. De cualquier forma reciben los pagos, ya luego se las darán cuando lleguen.
           
Y siguen los relevos en dependencias e instituciones afines al gobierno estatal, con acomodos de gente allegada a los nuevos mandamases, principalmente a quienes participaron en la pasada contienda electoral.
           
Lo malo es que están desapareciendo inclusive a quienes ostentan cargos y que se han identificado con el PRD. Caso similar hizo el alcalde Lugo con personal que laboraba en el Ayuntamiento Municipal, pues barrió con todo pensando que olían a PAN.
           
Por cierto, una vez analizada la situación de desarticulación que sufrió el partido blanquiazul en la pasada elección, como que aprendieron la lección y decidieron unificarse, razón por la que, en la elección de la nueva mesa directiva de su Comité Municipal, ya se vio a los líderes de por lo menos dos tribus, con la presencia inclusive, de quienes habían contendido en elecciones pasadas en otros procesos de elección anteriores.
           
Eso es bueno para la política, principalmente para los partidos desgastados, como lo está el Revolucionario Institucional, que a éstas alturas no da muestras de vida aún, ni en Zamora, ni en Jacona, ni en ningún otro lado de la geografía michoacana.
           
Muy bien por los panistas, que ya no contarán con el ex diputado local y ex diputado federal, Ramón Ceja Romero, quien ahora le menea la batea del Movimiento Ciudadano, al encabezar en la entidad la organización de grupos cuyos miembros, buscan que surjan de todos los partidos políticos, como para respaldar a candidatos de unidad, pero que finalmente serán respaldados por ese instituto político de nueva creación.
           

Así las cosas mis estimados lectores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: