viernes, 19 de febrero de 2016

7313. “NO HAY NOTICIA QUE VALGA LA PENA PERDER LA VIDA POR ELLA”.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, investigador, ensayista y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), llevó a cabo una reunión en su sede en París, en la que se analizó cómo es posible reforzar la seguridad de los periodistas. El objetivo del encuentro fue mejorar las condiciones en que ejercen la profesión los periodistas y combatir la impunidad de los crímenes contra éstos; durante el 2015, 112 fueron los trabajadores de la comunicación asesinados en el ejercicio de su labor profesional.

EL Director de la División de la Libertad de Expresión y el Desarrollo de los Medios de la Unesco, Guy Berger, externó: “Cómo todos saben el problema de la muerte de periodistas en diferentes partes del mundo ha ido en aumento en los últimos 5 años, y el sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su conjunto está más preocupado por esto”.

De ahí que la ONU pone “mucho esfuerzo” para que se tomen medidas contra estos asesinatos y la Unesco trabaja para generar una mayor cooperación entre los diversos grupos interesados en la seguridad de los periodistas.

La organización defensora de la libertad de expresión Reporteros sin Fronteras (RSF), señaló que los muertos que en gran parte se atribuyen a la violencia deliberada contra los periodistas, demuestra el fracaso de las iniciativas para proteger al personal de los Medios de Comunicación.

A su vez, Christophe Deloire, Director General de RSF, pidió a la ONU se designe un representante especial para la seguridad de los periodistas a nivel mundial. Para la Unesco "la “diversidad de los Medios de Comunicación representados, en términos de geografía, tamaño y tipo de amenazas que enfrentan, no tiene precedentes y debería contribuir con la capacidad de la conferencia para sensibilizar y mejorar la preparación ante la amplitud de peligros que enfrentan los trabajadores de los Medios de Comunicación en todo el planeta.

Según Berger de Unesco, los Estados tienen la responsabilidad primordial de proteger a todos y de proteger sus derechos, pero no todos los gobiernos cumplen con la tarea. Eso no significa que o debería hacerlo. Si se adhieren a las declaraciones internacionales, tienen que hacer que sus palabras coincidan con sus acciones. “Los gobiernos necesitan a los periodistas, aunque no les gusten, y necesitan estar seguros”.

Recordemos que en la última década más de 700 periodistas fueron asesinados, a un promedio de uno cada cinco días, simplemente por cumplir con su labor de defender las noticias e informar al público.

La Unesco y RSF durante la Conferencia presentaron la nueva edición de la Guía práctica para reporteros en zonas de riesgo. El manual brinda consejos prácticos para los periodistas en misiones peligrosas.

El Presidente de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) en su participación dijo: “La persistencia de un alto nivel de muertes entre los profesionales de los Medios de Comunicación clama por más medidas de las instituciones internacionales como la ONU para forzar a los gobiernos a prestarle más atención a la crisis de seguridad de los periodistas.

Erik Bjerager, quien funge como Vicepresidente del Foro Mundial de Editores fue claro: “Todos compartimos la responsabilidad” y pidió a los gobiernos, así como al público y a los propietarios de los Medios de Comunicación, que hagan más para proteger a los comunicadores. Sin el poder del Estado, los Medios de Comunicación tienen límites a lo que puedan hacer”.

Pese a que el Informe 2015 de la Unesco, denominado, “Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios”, el organismo señalaba que la tasa de respuesta de los  Estados con respecto a los asesinatos de periodistas ascendió a 42%, la que fue superior al 22% del 2014, de todas formas implica que 58% de los países no brindaron la información necesaria.

Lo que hizo temblar la sede del organismo cultural mundial, fueron las siguientes palabras de uno de los participantes de la histórica conferencia: “No hay noticia que valga la pena perder la vida por ella”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: