martes, 23 de febrero de 2016

7322. EL MANGLAR TAJAMAR DE CANCÚN.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

EL MANGLAR TAJAMAR DE CANCÚN.
Primera parte.

La noticia llega y duele, una afectación, una agresión más a la naturaleza, al medio ambiente, un clavo más al ataúd de la humanidad. Siempre el ser humano en ese afán de agredir a quien solo sabe darnos vida, el hombre no ceja en lo que parece traer por naturaleza: el destruir, el agredir, el no ver por las futuras generaciones. Pareciera que como algo natural, el ser humano trae consigo el agredir a las otras dos formas de vida: la animal y la vegetal, y les damos en la ma… y a lo que sea no importa si son bosques, selvas, manglares, tierras agrícolas de poca o alta productividad, y claro que no importa los animales que sean todo es agredir, todo es acabar y los pretextos o justificaciones no faltan, muy hábiles para justificar la destrucción y no se ve a futuro, no se piensa en las futuras generaciones.

No digerimos el sepultamiento de tierras agrícolas por plastas de concreto, no digerimos las talas disfrazadas de podas que se hacen, no digerimos la quema de pastizales, los incendios forestales que a diario se ven en la región y que en más del 95% son provocados, y no digerimos ver las capas grises sobre las ciudades producto de la contaminación cuando otra lamentable noticia llega: un manglar en pleno Cancún deja de existir porque el que todo destruye así lo determinó. Para los ecologistas es muy difícil, se diría que imposible ir contra el poder y el dinero. Los gobernantes, los funcionarios siempre aliados de quien quiere destruir, de quien quiere agredir, jamás aliados  de los ecologistas, estos son un estorbo en una lamentable realidad. Sí llama la atención la pasividad de la ciudadanía ante la agresión a su medio ambiente, pocos defienden las tierras agrícolas, pocos defienden el manglar Tajamar, pocos defienden a los animales. Pareciera que a la ciudadanía, en términos generales, solo le importa ver el presente y jamás el futuro.

En la segunda parte se leerá lo relacionado al Manglar Tajamar, pero ahora conozcamos lo relacionado a los manglares.

Un bioma es el conjunto de ecosistemas característicos de una zona biogeográfica que está definido a partir de su vegetación y de las especies animales que predominan. Un manglar es un bioma formado por árboles muy tolerantes a la sal que ocupan la zona intermareal cercana a las desembocaduras de cursos de agua dulce de las costas de latitudes tropicales y subtropicales de la Tierra. Así, entre las áreas con manglares se incluyen estuarios--- un estuario es la desembocadura de un río amplio que desemboca en el mar e intercambia, con éste, agua salada y agua dulce debido a las mareas. La desembocadura del estuario está formada por un solo brazo ancho en forma de embudo ensanchado--- y zonas costeras. Tienen una gran diversidad biológica con alta productividad, encontrándose muchas especies de aves  así como peces, crustáceos, moluscos y otras: también llamado paisaje bioclimático o áreas bióticas, es una determinada parte del planeta que comparte el clima, flora y fauna.

Su nombre deriva de los árboles que los forman, los mangles, el vocablo mangle proviene de una voz caribe o arahuaca, quizá guaraní y significa árbol retorcido. Normalmente se dan como barrera motivos de desarrollo. También sirven de hábitat para numerosas especies y proporcionan una protección natural contra fuertes vientos, olas producidas por huracanes e incluso por maremotos. Como todo en esta vida, los mangles son útiles al ser humano y su destrucción motiva afectación al propio ser humano.


CONTINUARÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: