miércoles, 24 de febrero de 2016

7331. DESPUÉS DEL PAPA... ¿QUÉ SIGUE?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

NEBLINA

A la distancia de la vida, las nubes,
los caprichos de la naturaleza, el tiempo,
las olas de calor y sueño arrullan un falso cansancio,
una inventada pared, hecha de sol,
obliga a cerrar los ojos asediados,
son días de color caliente, el cuerpo lo sabe,
las palabras no saben ser ardientes,
hoy se extravían en pequeñeces, se pierden,
hay una manta de neblina en el corazón huraño,
hoy no hay más allá de un día caliente.
También eso es vivir... si.

eliseo.

Como era de esperarse,  el gobierno mexicano, aunque regañado en algunos de los mensajes que mandó Francisco (no se quien  le inventó santidades que acorrientan todo culto de fe, pero en fin, no entremos en nimiedades) salió aceptablemente librado después de la visita del jerarca de la iglesia de Pedro. Claro, de alguna manera los gobernantes federales y estatales hicieron todo lo posible por echarse encima a la opinión pública;  como que ya sabían que mientras controlaran los medios de comunicación... ¡qué carajos importa ser parte de una clase política mendaz, y sospechosamente paya!

El papa Francisco sabía perfectamente que no debía mencionar la excesiva violencia y el desgobierno en que se atienden los temas principales  del país: justicia social, desapariciones de estudiantes en manos del propio gobierno; pederastia de sacerdotes. Donde cada tema reclama una atención especial en sí misma; pero que discretamente los dejó pasar... ¡hasta que subió a su avión y ya en territorio de su estado, recordemos que dentro del avión es territorio vaticano, se atrevió a decir lo que se quería escuchar en tierra mexicana! Pero se lo guardó hasta estar lejos de  los mexicanos semianalfabetas que no leen noticias por aburridas y no parecerse a los "amenos" programas de la señorita Laura. Así, ya en el citado avión, por fin supimos su opinión en relación a los sacerdotes pedófilos y a los encubridores de los mismos, le mensaje fue lapidario, evidentemente para la mafia del cardenal Rivera, señalando claramente que deben dejar los hábitos, no los considera dignos de portarlos.

En el caso de los normalistas secuestrados; su respuesta va acorde con su representante Federico Lombardi... "los intereses de grupos confrontados impidieron que Francisco se manifestara abiertamente".

¿Grupos...?

Es tan obvia la respuesta que suena a burla la metáfora...  la historia de los grupos se reduce a dos partes: secuestrados y secuestradores, así de simple; secuestrados y secuestradores. Por un lado están los padres de los muchachos, todos sabemos quiénes son, andan en las calles..., como cualquier padre que ha perdido a un hijo... lo andan buscando. ¡Recuerde usted que la llorona es una leyenda construida en base a eso, a perder un hijo y buscarlo hasta el cansancio; ay del tonto que desprecie esa explicación... son padres y buscan a sus hijos! Todos los hemos visto en algún momento en persona o en la televisión.

El segundo grupo lo forman quienes se llevaron a los muchachos y los tienen desaparecidos o escondidos, o, muy probablemente muertos... probablemente, solo eso. Hasta hoy ese grupo se forma de militares, policías y narcos; según la información que nos han dado los grupos de especialistas extranjeros que apoyan en el tema, ellos nos han dado datos que indican que fueron militares los primeros que tuvieron contacto con el evento violento; que luego los policías se hicieron cargo de controlar a los estudiantes en 4 camiones, mencionando que hay un quinto camión, que a parecer lleva otro tipo de pasaje; no personas, al parecer droga. Hoy sabemos que los policías al parecer entregaron a los muchachos a delincuentes; ahí termina la información.

Si en el equipo de comunicación del Papa afirman que la lucha entre grupos no permitió que los padres de los estudiantes fueran recibidos... entonces todo queda muy claro de quien se opuso, y las razones para ellos. ¿Lo entiende usted...? solo queda un grupo interesado en ello, no son los padres desde luego. Ya usted haga sus conjeturas, ¿a quién le interesaba que el papa no recibiera a los padres ni se  manifestara sobre el tema...?

En lo que hace a Peña Nieto, solo podemos decir que la república juarista esta en las peores manos posibles; no tiene sentido ver a un jefe de un estado laico detrás de una autoridad eclesiástica rindiéndole pleitesía. No solamente se violentó el laicismo; la idea no es ser jacobinos y pedir la cabeza de todos los que se nos pongan enfrente una mañana que amanecimos de malas..., para nada; simplemente que en México se jura ante la constitución y esta manifiesta el laicismo como forma ideológica de conducirnos; el presidente violó la constitución que juró guardar y hacer guardar... y que en caso contrario, aceptaba someterse a las consecuencias... ¡sabe que no las habrá... buen negocio es la ignorancia, ye el control de los medios de comunicación!

Al parecer, después de la visita del jefe de la iglesia católica queda la sensación de que todo sigue como antes... "se hizo como que se cambiaba todo... para que nada cambie". Francisco cumplió con los mexicanos, la segunda fuente de ingresos del Vaticano, con ello se quita de encima el compromiso moral, como él lo dijo, con la señora virgen de Guadalupe, no necesariamente con los mexicanos, que al parecer le causamos molestia existenciales, por nuestra manifiesta ola de corrupción que nos identifica en exceso por todo el mundo; y, por lo que le ruega a su íntimo amigo en Argentina, que en sus oraciones rece y pida mucho por su país... ¡para que no se mexicanice!

En este tipo de eventos hay más o menos ganadores y perdedores, por desgracia la sociedad no se ve ganadora, su mundo de fe, sus oraciones, al parecer no surtieron efecto; queda la impresión que, en cambio, el gobierno mexicano salió bien librado aun dentro de esta crisis de desprestigio evidente. La iglesia católica por su parte deja claroscuros... por un lado manifestó su poder de convocatoria que la ratifica en el país como la gran rectora del espíritu teológico  mexicano. Al mismo tiempo queda la duda del efecto de su mensaje en Chiapas, donde buena parte de los habitantes han cambiado de religión. Eso queda como interrogante.

No nos engañemos, no es la sociedad quien ganó, fue traicionada por su representante, a cambio de nada. Hace siglos se conseguían espejitos a cambio..., hoy solo algunas oraciones, y un estado laico confundido.

¿Y usted... qué tan confortado o confrontado ha quedado...? ¿O ni siquiera eso...?


Le abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: