viernes, 26 de febrero de 2016

7342. ¡BIENVENIDOS SAQUEADORES!

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo., de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Bienvenidos saqueadores!
Si usted sabe de caso parecido, permítame decirle, con todo respeto, que no le creo. Una tía de la que debo reservar su nombre, de iniciales Beatriz Ávila Mendoza, le tomó tanto, pero tanto coraje al marido, que hizo el trámite completo de exhumación para sacarlo de su tumba y tirar a la basura sus restos; lo hizo. No me diga que había oído algo igual o parecido. Su matrimonio duró casi 40 años, entre penurias y estrecheces sin cuento y sin hijos; el esposo, un tipo enteco y calvo, de hablar suave y mirada de malvado, trabajaba de relojero en una joyería del centro de la capital y ganaba un sueldito deprimente, pero él no tenía iniciativa ni empuje, y ella aguantaba y aguantó toda su vida. El funeral lo pagó la familia, pues ella, la siempre pobre Beatriz, vivía al borde la inanición y ya casi ciega, haciendo primores de bordado que algo le ayudaban al gasto. Empacando sus pocas y pobres pertenencias para irse a vivir a casa de la abuela Virgen, encontró unas cajas de zapatos, unas con libretas de ahorro y otras, llenas de pagarés: un dineral tenía el renegrido que resultó ser, aparte de relojero, usurero. Instantáneamente, tía Beatriz pasó de la pena por su viudez, al odio por haber desperdiciado su vida con un canalla. Tenía razón.

Si de verdad Pemex, antes nuestra mayor industria, estuviera por la razón que fuera, en una situación financiera precaria, imposibilitada para recuperar la brecha tecnológica que la separa de las grandes empresas privadas internacionales, apechugaría uno y bueno, ni modo… flojitos y cooperando. No es el caso.

Mientras a nosotros los del peladaje se nos distrae con babosadas como la detención del señor de las tangas, Jorge Serrano Limón, que le birló (dicen, luego ni es cierto), cerca de 25 millones de pesos al gobierno federal… el aparato de gobierno nos birla la empresa más grande del país.

El 18 agosto de 2013, la prensa nacional (LaJornada, página 2), publicaba: “El gobierno de Felipe Calderón creó en 2010 una tesorería paralela de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la que se depositan las ganancias de las 39 empresas filiales de la paraestatal que operan en el extranjero y que, de acuerdo con una muestra elaborada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), durante 2011 obtuvieron ingresos por cerca de 434 mil millones de pesos que no reportaron al erario”. Pero ahora lo que importa es saber si el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, le dio o no aventón a la cantante Belinda en un helicóptero oficial para ver al Papa.

La ASF es una entidad muy seria y si dice que nada más en 2011 no se reportaron a la Tesorería nacional 434 mil millones, debe ser cierto.

Lo de Pemex no tiene perdón de ningún dios de ninguna religión. Peña Nieto & Partners, Inc., son los enterradores del moribundo que les entregaron otros (porque lo están enterrando vivo, eso que quede claro).

La cosa ya venía mal desde que el sindicato de Pemex se pudrió y se transformó en una pandilla de saqueadores; empeoró mucho cuando en junio de 1988 la Secretaría de Programación y Presupuesto (SSP) creó una empresa filial de Pemex, la PMI Holdings BV, cuyo capital fue y es 100% de Pemex, pero es una empresa privada, jurídicamente separada de Pemex y del gobierno federal; domiciliada en Amsterdam, Holanda. La idea fue de Carlos Salinas de Gortari quien le entregó la SSP -el 5 de octubre de 1987-, a Pedro Aspe, en lo que él hacía campaña para Presidente de la república.

Hoy, PMI Comercio Internacional, S.A. de C.V. tiene actividad comercial en el mercado de petróleo crudo, en más de 20 países; vende el 99% del petróleo crudo de Pemex. Según su portal de internet, su misión es “Contribuir a la maximización del valor de Petróleos Mexicanos mediante la operación eficiente y competitiva en la comercialización internacional y otras actividades vinculadas a la cadena de valor de Petróleos Mexicanos”. A todo dar. Nada más que sujeta a las leyes de Holanda, sin un solo empleado (o sea, existe sólo en los papeles), y fuera del alcance de las autoridades mexicanas de auditoría y fiscalización, del propio Pemex y el Congreso, porque según el gobierno, no se le aplican nuestras leyes: nuestro propio gobierno dice esa barbaridad, haciendo un burdo fraude a la ley.

La ASF por presión del Congreso, logró acceso a una muestra de las operaciones de PMI en 2012 y reportó en febrero de 2014, que la PMI ese año obtuvo ingresos por más de un billón (un millón de millones) 184,518 millones de pesos (al cambio de ahora, casi 66 mil millones de dólares); dinero que no ingresa a la Tesorería de la Federación sino hasta después que la PMI lo pasea a través de 14 empresas fachada por bancos de Irlanda, Inglaterra, Estados Unidos, Antillas Holandesas, Islas Caimán y Luxemburgo (que son “paraísos fiscales”). ¿Para qué tanta vuelta?... no es que sea uno mal pensado.

Pemex controla las operaciones de la PMI, desde las oficinas que tiene en Madrid (piso 32, Torre Picasso), operaciones que el secretario general del Consejo General del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda de España, José María Mollinedo, califica como un esquema de elusión multimillonaria de impuestos. Y ya luego, ingresa a México lo que sea la voluntad de la PMI, seguro que todo, ya sabe usted. Lo que sí no entra al país son las utilidades de PMI, que sólo en 2012 generó ganancias por 9 mil 353 millones, pero eso se queda fuera. No haga coraje compañero tenochca, lo suyo es ambición, casi avaricia.

Todo este enredo de empresas extranjeras, cuentas bancarias en otros países y esquemas de administración y comercialización a través de compañías sin personal, dirigidas desde Pemex en México, no es sino prueba fehaciente de que hay gato encerrado y de que se ha saqueado con método a la empresa que ahora se nos dice está en situación de crisis irremediable, que hace obligatorio invitar al sector privado a explotar nuestro petróleo… ¡caray!, visto así, a lo mejor robándonos así nos roban menos. ¡Bienvenidos saqueadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: