miércoles, 2 de marzo de 2016

7362. EL MANGLAR TAJAMAR DE CANCÚN.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA PARTE

Los manglares son biotopos ---conjuntos de hábitat--- tropicales y subtropicales, hábitats anfibios, con características acuáticas y terrestre, localizados en la zona intermareal --entre pleamar y bajamar--, de costas protegidas o poco expuestas -golfos y ensenadas, marismas y estuarios o desembocaduras de ríos- con fondos blandos y que reciben periódicamente agua dulce por escurrimiento. Los manglares están caracterizados por la predominancia, en un sitio dado, de unas pocas especies de una cohorte—grupo de sujetos que comparten una característica concreta-- de 20 géneros y 54 especies de árboles ---mangles-- pertenecientes a muy diversas familias, a las cuales se asocian muchas otras especies de plantas herbáceas y leñosas; todas ellas poseen en común la propiedad de tolerar condiciones extremas de salinidad y bajas tensiones de oxígeno en aguas y suelo, para lo cual han evolucionado adaptaciones especiales fisiológicas o anatómicas.

Los manglares desempeñan una función primordial en la protección de las costas contra la erosión eólica y del oleaje. Poseen una alta productividad, alojan gran cantidad de organismos acuáticos, anfibios y terrestres; son motores generadores de vida, son hábitat de los estadios juveniles de cientos de especies de peces, moluscos y crustáceos. Son hábitat temporal de muchas especies de aves migratorias septentrionales y meridionales.

Los manglares son una transición de la tierra al mar, y protegen las costas tropicales con árboles y arbustos que crecen por debajo del nivel máximo de las mareas de primavera. Sus sistemas radiculares se anegan regularmente con agua salobre. La vegetación de los manglares es el equivalente tropical de las ciénagas salinas de los climas templados. Sólo un número reducido de especies madereras puede sobrevivir en condiciones fisiológicas tan adversas, y la formación boscosa del manglar es poco variada. En el mundo sólo se conocen 90 especies, de las cuales 55 se concentran en general en los manglares pantanosos. Los géneros más importantes son Rhizophora, con raíces arqueadas que sirven de soporte, Avicennia y Sonneratia, ambas con raíces respiratorias  que brotan del cieno. También pertenecen a esta flora Heritiera fomes, H. littoralis y Nipa fructicans.

Los manglares de las zonas del Indopacífico tienen una flora más rica que los de las zonas americanas y del África Occidental; comprenden 63 especies ampliamente distribuidas. Los mangles se benefician del clima tropical húmedo, entre otras cosas porque las abundantes precipitaciones engrasan los ríos y aumentan su carga de limo, que forma adecuadas plataformas cenagosas. Por lo general los mangles se desarrollan bien en los estuarios; también crecen en costas extremadamente áridas, donde pueden tener gran importancia por ser la única vegetación para madera, y en islas coralinas o rocosas. En los trópicos húmedos, el género Rhizophora puede alcanzar alturas superiores a los 40 metros.

La amplitud de la vegetación de los manglares depende de la morfología y exposición de la línea costera. En las costas abiertas el manglar puede faltar totalmente o estar limitado a unos pocos arbustos protegidos tras las rocas, mientras que en las costas resguardadas con grandes playas cenagosas intermareales, puede extenderse hasta más de 25 km tierra adentro. No se conoce la superficie de manglares del mundo, pero se estima que solamente en Asia y el Pacífico son de 6 a 8 millones de hectáreas.  

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: