miércoles, 2 de marzo de 2016

7370. ¡AHÍ VIENE EL PEJE..., SE LO DIJE!

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

HABANA DE SIEMPRE

Cae la tarde sin recato,
el malecón se puebla, insensato,
simula un hormiguero, sonrisas andando,
alguien canta a lo lejos, están bailando,
es la ciudad de todos, la sonrisa de todos,
la brisa nos cobija, no saluda,
la Habana cotidiana, con olor a gente,
se abre ante mis brazos y ansias,
desde el malecón de siempre,
mis sueños,  los atrapa la  distancia,
mis ojos vuelan breves, apenas,
de cualquier parte me saluda, como siempre,
en la voz de cualquier persona,
es la ciudad de siempre, mismo rostro,
el nuestro no lo sé..., no lo sé.

eliseo.

Ayer le comenté como el sentimiento de cinismo en la corrupción en México se quiere hacer una forma de vida cotidiana... ¡ni modo, decir, así somos los mexicanos! y que cuando alguien se atreve a contradecir y poner en tela de juicio tal aseveración; lo primero que se hace es tratar de nulificar y despreciar tal intento.

Desde hace 10 años somos testigos de una guerra en contra de una figura pública que despertó estados de ánimo, lo mismo en favor que en contra, dada su propuesta: propone una forma de gobernar con los principios juaristas que sostienen que nunca un político debe enriquecerse con el usufructo de su trabajo público y a costa de la ciudadanía, que por el contrario, ha de ser una persona que viva con dignidad en la justa medianía. Esto nos lleva a proponer un salario digno, pero nuca groseramente exagerado, desde luego tampoco de sibarita. Por ejemplo, en Uruguay, el ex-presidente José Mojica nos dio un ejemplo de cómo se puede ser un mandatario respetado y admirado de principio a fin... y caminar por la vida sin guaruras; contrario a los ex-presidentes mexicanos, con un salario por arriba de los 200 000 pesos mensuales, y 120 personas a sus órdenes, entre guardaespaldas, y empleados diversos... para lo que se les ofrezca a los señores y su familia.

Ocupados como están en cuidar que nadie les quite esas ventajas, han decidido que el único enemigo de esos privilegios es el odiado y temido PEJE, el político tabasqueño que les recuerda que están defraudando a la nación, a 58 millones de pobres (en un país con 120 millones de habitantes) que, aun así, pagan impuestos; y que les ha advertido que de llegar a la presidencia en 2018, les quitará esos privilegios, y tendrán que hacer lo que hace cualquier mexicano: buscarse los medios para vivir.

En Noviembre del año pasado (2015) se realizó una encuesta encargada por algunos periódicos de circulación nacional respecto a las preferencias electorales en ese momento para asumir la presidencia en el 2018; usando la referencia  de los principales partidos y sus personajes más notables; se llegó a la conclusión de que los partidos PRI y MORENA son los dos más posicionados ante el elector posible; mientras que el PAN apenas se defiende un poco con la esposa de Calderón como posible candidata; por el PRI colocan a varios funcionarios y posibles candidatos; mientras que por el PRD solamente citan a Mancera. Los resultados publicados en el periódico El Economista del día primero de diciembre, se señala que en todas las comparaciones el único que se encuentra dando la batalla invariablemente es el PEJE. Es decir que si las elecciones hubieran sido en Noviembre del 2015, Andrés Manuel habría ganado la presidencia.

Hoy, martes 1 de marzo de 2016, el periódico El Financiero, publica nuevas encuestas buscando la opinión de los posibles electores, suponiendo que hoy fueran las elecciones... ¿y qué cree? ¡Nuevamente está a la cabeza de estas el mismo PEJE!

Esto sí que es un problema real... ¿cómo es posible que haya millones de mexicanos dispuestos a votar por un loco lunático que sueña con quitarle a nuestra muy famosa clase política mexicana? eso no es posible, pero resulta que la mayoría sigue pensando que lo prefieren frente a los posibles candidatos de los otros partidos.

Lo que se debe hacer de inmediato es incrementar la guerra de desprestigio en su contra, hay que pensar en todo lo posible para desacreditarlo; de ladrón no se le puede acusar... ¡imagínese usted... los ladrones culpando a los no ladrones! como que no es la  solución; pero se pueden hacer algunas otras propagandas en su contra; lo que sea, con tal de detener su popularidad. Por ejemplo, sería muy bueno culparle de que no viaja mucho; y para qué queremos un presidente que no use mucho el avionzote que nos costó miles de millones de pesos... ¡para que nos envidien en todo el mundo solo de ver llegar el animalote a sus aeropuertos!..., claro nos referimos al avión; ya lo que baja de él... pues... pues que cada quien lo nombre como le dé la gana.

También podemos culparle de que no se le ve por las grandes tiendas de fama mundial; ya ve usted que la gaviota, avenida en esposa del presidente Peña Nieto, se ha dado vuelo exhibiendo las finanzas del gobierno mexicano, gastando, al más puro estilo de una mujer sin el menor sentido de la responsabilidad que le compete a la figura que dice representar.

Igual, creo que se le puede acusar de no estar a la moda, mire usted que no se le puede pasar por alto que no se pinta el pelo; cómo es posible que no cuide su presencia un poco; habiendo tan buenos tintes en el mercado, bien podría andar a la moda, en lugar de parecer un simple anciano mal cuidado. Hay que acusarle de algo pues. Por desgracia las encuestas nos dicen que el Peje sigue siendo una figura que se mantiene en el corazón de millones de electores, y eso se debe evitar en lo posible; qué carajo, si siendo corruptos son tan felices, porqué han de permitir que alguien les ponga en peligro su gran mina de influencias con que acostumbran servirse.

¿Le parece a usted broma...? ¡para nada que lo es! en lo personal me causa pena saber que estamos tan desorganizados los que nos oponemos a este sistema de corruptelas; por eso se, y soy sarcástico al decir lo que escribo en esta entrega, me duele saber que personas menos corruptas sean atacadas tan solo por eso; me molesta que la inteligencia social no alcance para que esta casta de políticos sean castigados conforme a sus abusos de poder; y desde luego me molesta saber que ellos se saben a salvo de nuestras intentos por detener sus abusos; claro, propios de quienes siguen pensando que el país se dividirá permanentemente entre ellos, los chingones, y nosotros, los otros, los tontos aguantadores, pero sobre todo, desordenadamente ignorantes y mal informados.

Esto que parece  una broma, en los altos niveles de la política nacional es un grito de alarma... ¡el PEJE los tiene alterados..., y, sé que la guerra en su contra será encarnizada; los conozco y les temo, no se los recomiendo!

La respuesta, se lo auguro, la va a ver y escuchar en los siguientes días... ya verá. Después de todo, ellos están convencidos que la corrupción es un rasgo cultural del mexicano.


Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: