lunes, 7 de marzo de 2016

7386. GATO ENCERRADO.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Gato encerrado.
Contaba la abuela Elena, la de Autlán, de un primo de ella, viudo, que se casó con una señora de Guadalajara, divorciada, guapa hasta la taquicardia. De parte de él fue un romance otoñal (que es de mucho más difícil curación): la cosa fue verla y perderse; y de parte de ella no fue una ilusión pasajera sino un sincero interés en las miles de cabezas de ganado de los “ranchos” del señor. Pero, ¡lástima!, le salió muy güila. Él, decía la abuela, aunque ciego de amor, se daba cuenta. Acostumbraba hacer largos recorridos para supervisar los ranchos, pero mejor los fue espaciando (estrategia de marcaje de zona), y acabó suspendiéndolos por completo (marcaje personal): la acompañaba de compras, al mercado, a la modista y a misa los domingos. Inútil. Ella siempre encontraba la manera de coronarlo: que un viaje con su mamá para visitar unos parientes en San Antonio: cuernos; que unos días en una clínica médica en la Ciudad de México, para un chequeo: cuernos; que quedarse unos días a acompañar a su hija mayor (del primer matrimonio), recién operada: cuernos; que ir a Querétaro a la graduación de su otra hija (del segundo matrimonio): cuernos. Entre pleitos y discusiones, la señora aceptó ir al psicólogo (… cuernos, más honorarios profesionales); le puso detectives que la siguieran todo el día (cuernos, más facturas por servicios prestados). “¡¿Qué hago?!”, preguntó desesperado a la abuela y ella le dijo: -Si no la vas a dejar ni la vas a matar, haz concha, eso no se quita, hagas lo que hagas –hizo concha.

En mayo pasado, el presidente Peña Nieto promulgó la reforma constitucional que creó el Sistema Nacional Anticorrupción… se escuchan los grillos en la llanura, el oleaje reventando contra las costas del país, el viento entre las cumbres nevadas de la nación… un gato de barrio camina cauteloso, un perro callejero olfatea la basura… el Sol sale, se pone… el presidente promulgó el Sistema Nacional Anticorrupción… nacen niños, mueren viejitos… no pasa nada, el músculo duerme, la ambición trabaja.

Tres siglos de régimen colonial con oidores y Tribunal de Cuentas. Dos siglos con Contaduría Mayor y desde Miguel de la Madrid, secretarías dedicadas a cuidarle las manos a los pillos… ahora un sistema nacional pro decencia (o anticorrupción), no pasa nada. No pasará nada.

Esta semana anuncia la prensa nacional que el próximo 13 de marzo es la “Jornada Nacional contra la Corrupción”… maravilloso.

Las notas  del portal Sin embargo, firmadas por Daniela Barragán, consignan que “(…) más de 60 organizaciones civiles promoverán la Ley General de Responsabilidades Administrativas que buscan llevar al Congreso como una de las primeras iniciativas ciudadanas (…) Lo que nació como una plataforma para que los candidatos de las elecciones pasadas hicieran públicas sus declaraciones patrimoniales y de posible conflicto de interés, la Ley General de Responsabilidades Administrativas o “Ley 3 de 3”, buscará llegar al Congreso para buscar su aprobación como una iniciativa ciudadana” (se le olvidó a doña Daniela, la declaración de impuestos, porque son tres, la patrimonial, la de posible conflicto de interés y la de impuestos, para checar la de bienes, precisamente para eso). Están consiguiendo 120 mil firmas para presentar la iniciativa ante el Congreso. Padrísimo…

¿Cómo?... que están consiguiendo 120 mil firmas… oiga, no friegue: con un diputado o senador que la presente basta… ¿no hay uno?.... yo creo que sí, hasta más, ¿o se trata de que sea “iniciativa ciudadana”, así no se logre presentar por falta de firmas?... hay gato encerrado.

Como sea: los inmorales del gobierno y de la iniciativa privada (nacional y extranjera), que incurren en actos de corrupción, ante esto enderezarán su conducta. No. Conspicuos personajes que promueven esta iniciativa explican que se trata sólo de dar un primer paso en la dirección correcta. ¡Ah, bueno!, nomás  luego nos dicen cuál es la dirección correcta (porque hay varias posibilidades). Hay gato encerrado.

Llama mucho la atención de su texto servidor todo lo que se borda sobre el tema. Si aceptamos que corrupción es lo que dice el diccionario (“En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”); entonces, corrupción no es solamente robar del erario sino también dejar de cumplir o de aplicar la ley, junto con mentir o mal informar para beneficiar intereses personales o de grupo.

Mientras un grupo de gente bien intencionada promueve la ley “3 de 3”, que para los profesionales de alto nivel de la corrupción, será un obstáculo tan insalvable como para un caballo pura sangre, saltar de la banqueta al arroyo de la calle, se nos ofrecen estimados del monto anual de la corrupción en México para 2015, según el Banco Mundial la corrupción mexicana equivalió al 80% de la recaudación de impuestos del país -lo que es una monstruosa cantidad de dinero-; y de acuerdo al Banco de México la corrupción nos costó el año pasado el 9% del PIB, cerca de 1 billón 603 mil millones de pesos; sin que nadie nos explique cómo le hacen para estimar lo que se compone de miles de actos clandestinos, y mientras no haya “Declaración anual de ingresos indebidos”, todo lo que nos informan es inventado o como dicen,  “estimado”, aunque el sentido común diga que es imposible pues de ser ciertos esos importes la economía nacional, con dinero inexplicable llegado de no se sabe dónde, sería mucho más robusta. Hay gato encerrado.

En tanto haya seres humanos sobre la faz de la Tierra habrá corrupción. Eso lo saben todos. El asunto es que en México se nos ha criminalizado el gobierno, por cortesía de una minoría porque, asómbrese, la mayoría sin ser santos, son normales, no dañan al país entero.

Si se quiere arreglar esto con leyes nuevas, recapaciten en que las van a aplicar los que sabemos que son corruptos. Si no son tontos, y nadie es tan tonto… hay gato encerrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: