domingo, 13 de marzo de 2016

7398. EL PAPA FRANCISCO REZÓ ANTE LA TUMBA DE UN IRAPUATENSE.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

 EL PAPA FRANCISCO REZÓ ANTE LA TUMBA DE UN IRAPUATENSE
                                                                  
En su viaje a México uno de los lugares que visitó el Papa Francisco fue el Estado de Chiapas al sur de nuestro país. Allí fue a San Cristóbal de las Casas, considerado “el más Mágico de los Pueblos Mágicos de México”.

La cita era en la Catedral de esa hermosa ciudad, la tercera en importancia del Estado, con casi 200 mil habitantes en su mayoría de origen indígena. La Diócesis de San Cristóbal de las Casas es una de las más antiguas de América Latina, se fundó en 1539. Está ubicada en una de las regiones con mayores niveles de pobreza y marginación del país.

Allí llegó un irapuatense  en 1959, de nombre Samuel Ruiz García, quien fuera designado Obispo de esa Diócesis, en la que entre otras cosas estableció un gran sistema de ayuda a la población indígena. Samuel Ruiz García nació en Irapuato el 3 de noviembre de 1924.  Su infancia transcurrió en la ciudad denominada “Capital Mundial de las Fresas”, a los 13 años cambia su residencia a la ciudad de León, para ingresar al Seminario Diocesano para dar inicio al desarrollo de su vocación religiosa. Con escasos 35 años, luego de haber estudiado Teología en la Universidad Gregoriana y haber sido Rector del Seminario de León, es ordenado Obispo.

Durante cuatro décadas j´Tatic (padre, en Tzeltal) como le bautizaron los indígenas estuvo al frente de la Diócesis de San Cristobal de las Casas, hasta su jubilación en 1999. Entre múltiples distinciones a lo largo de su vida pastoral recibió en 1996 el Premio Católico Pacem in Terris (Paz en la Tierra). Éste se entrega desde 1964 en conmemoración de la Encíclica papal “Pacem in Terris” del Papa Juan XXIII de 1963. En el 2000 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le entrega el Premio Internacional Simón Bolívar por su lucha contra la violencia, la exclusión y la pobreza.

A la que fuera su Diócesis por 40 años llegó el Papa Francisco, a la que fuera su Catedral, donde ese irapuatense pidió que fueran depositados sus restos. Ante su tumba, el Sumo Pontífice oró y reivindicó el nombre, prestigio y el trabajo pastoral de un hombre que sufrió múltiples vejaciones y calumnias y que decidió seguir el camino legendario del dominico Fray Bartolomé de las Casas, defensor de la causa indígena en el Siglo XVI.

El mismo día que el Papa Francisco oraba ante los restos del Obispo Samuel Ruiz García, Irapuato festejaba un aniversario más de su fundación tradicional, el 15 de febrero de 1547. ¿Quizás Samuel Ruíz García se inspiró en a quién se le atribuye la fundación de la ciudad? El primer Obispo de la Provincia de Michoacán Don Vasco de Quiroga, conocido como Tata Vasco y gran protector de los indígenas.


Creo sin temor a equivocarme que los irapuatenses le debemos un homenaje a Don Samuel Ruiz García. Un hombre de valores, un digno ejemplo para los niños y jóvenes en un momento que… ¡Vaya que los necesitamos! Volviendo a Chiapas el Sumo pontífice dijo que los pueblos indígenas han sido marcados por el poder, despojados de sus tierras y excluidos de la sociedad. El Papa señaló “como de modo sistemático y estructural, sus pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. ¡Qué tristeza! Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura y sus tradiciones”. “Que bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: perdón”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: