miércoles, 16 de marzo de 2016

7418. ¡LÁSTIMA MARGARITO!

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Lástima Margarito!
El primer encuentro de este López con algo parecido a las encuestas, fue el concurso de la Reina de la Escuela, que se hacía cada año a fin de juntar dinero para el Festival de Primavera, que era como una kermesse con rueda de la fortuna y tiovivo, puestos de fritangas y juegos, que así financiaba el colegio: usted sabe que la reina era la señorita más guapa de la escuela, que por eso los compañeros y amigos le compraban más boletos. Ya terminando la prepa, la prima Guillermina (que era un poquito más que fea), se moría de tristeza por no haber ganado nunca (ni esperanzas tenía), a pesar de que su papá (tío Daniel), compraba bloques de boletos… y ahí apareció Pepe, ese impresentable primo que la quería mucho y obró el milagro de que la Guille fuera la ganadora, vendiendo más (pero muchos más) boletos de los que se habían impreso, para alegría de la dirección de la escuela y berrinche “in extremis” de las otras concursantes. Muy sorprendido le pregunté cómo le había hecho y no quiso decirme (estaba en Primaria este menda), pero más grandecito, recordé el portento y volví a preguntarle: -¡Ah… sí! -respondió como si nada-, les dije a los de la prepa cinco que se rifaba una cabaretera… y a peso el boleto, volaron –otro día le cuento qué hizo con el ganador, porque, cabaretera no hubo.

Ayer publicó El Universal los resultados de su encuesta de “Aprobación presidencial” (elaborada por Buendía & Laredo), realizada del 26 de febrero al 2 de marzo.

Resulta que don Peña Nieto cayó del ya penoso 42% de aprobación de la última encuesta (noviembre pasado), al 32%; o al revés: el 68% reprueban el desempeño presidencial. ¡Áchis!

La encuesta dice que a la pregunta de que es “Lo mejor que ha hecho” (don Peña), el 39% dijo que “nada” (derecha la flecha); el 13% que sus “programas sociales/combate a la pobreza”; el 7% que sus “reformas” (¡el 7%! después de carretadas de dinero en propaganda y largos y repetitivos Nuño-discursos, ¡el 7%!); y el 6% que la “obra pública e infraestructura”. ¡Híjole!

Antes de que haga muina el Presidente o que se deprima (cosa que no nos conviene, no sea inconsciente), habría que matizar las cosas. En primer lugar, sepa que es más preciso el Brozoinegi que Buendía & Laredo, no por falta de profesionalismo, sino por el tamaño de la muestra: estos resultados corresponden a las respuestas de 994 tenochcas y somos 82 millones 137 mil 593 con credencial de elector; o sea, preguntando a 994, nos dicen qué piensan más de 82 millones. Ahora que, si hay prueba científica de que la opinión de menos de mil entre más de 82 millones es la neta del planeta, está bien, ni quien diga nada.

La otra cosa es qué tan enterada está la gente, porque de eso depende qué tan en serio nos tomemos sus respuestas (no es defensa de don Peña, espérese tantito).

Una universidad yanqui, la Vanderbilt University de Nashville, Tennessee, elabora regularmente el “Barómetro de las Américas”, entre cuyas variables, está la medición del grado de  politización de los países. Su reporte de 2012, indica que el país más politizado del continente son los EUA (45% de la población); y que México está en penúltimo lugar (con el 8.3%, seguido por Bolivia en el último). Peor nos va en otro indicador, el de interés en la política, en el que México saca el 4.2%, antepenúltimo lugar. Y sí, nos vale sorbete el tema.

Así las cosas, podemos decir que estadísticamente, el 8.3% de los 994 encuestados por El Universal, Laredo & Buendía, están politizados, quedando en 83 personas las que opinaron con alguna convicción política, pero tomando en cuenta los que tienen interés en la política: de todos los encuestados sólo 42 sabían algo de lo que les preguntaron. Y lo que piensen 83 ó 42 tenochcas no refleja lo que piensa, siente, percibe o duele a más de 83 millones.

Y todo esto dando por segura la rectitud de intención, la ética de los que hicieron la encuesta y que los que la respondieron dijeron lo que sí piensan y no trataron de adivinar qué quería oír el encuestador. Seguro.

La verdad es que sin encuesta sabemos que hay puños de gente que desaprueban la gestión de Peña Nieto & Cía. (igual que desaprobaron a Calderón, Fox, Zedillo, Salinas, de la Madrid, López Portillo y Echeverría, porque ¿de cuándo acá andamos opinando que son a todo dar nuestros gobernantes?).

Y sin encuesta también sabemos que por razones que obedecen a los intereses del tío Sam, hay una campaña de prensa internacional obvia y casi burda de desprestigio en contra de estos que hoy tienen el pandero, lo que no significa que no se lo merezcan; la razón de eso es que a un poderoso sector de la cúpula del poder político yanqui le purga la reforma energética, benéfica para las enormes empresas petroleras yanquis y mundiales (contra las que han batallado desde el siglo XIX hasta hacer, por fin, la Ley Sherman -anti monopolio-, con la que en 1911 la Corte Suprema de los EUA le dio palo a los Rockefeller, esto es, a la Standard Oil); por eso vino el 29 de julio de 2014 el gobernador de California, Jerry Brown, y en un encuentro con senadores tenochcas, recomendó “tener mano dura para regular a las empresas petroleras que vendrán a invertir en México -gracias a la reforma energética-, o se los van a comer vivos”. Y eso dice un representante de un estado yanqui de inmenso poder, que no vino a ventilar la garganta.

La manía por las encuestas es copiada (mal) de los usos políticos yanquis. Allá les ha de funcionar, acá no, porque los mexicanos no somos sajones, protestantes que les cuesta mucho trabajo mentir y dicen la verdad cuándo les preguntan, y lo transformamos en otra manera de trampear.

En México las encuestas son una herramienta más del saco de mañas políticas y se miente con descaro. Tal vez esta sea veraz, pero una muestra tan diminuta… da qué pensar.

Y más de pensar está lo caro que les está saliendo a don Peña su sexenio, lo espera pacientemente, como a todos los anteriores y hasta Salinas, el basurero de la historia. ¡Lástima Margarito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: