viernes, 18 de marzo de 2016

7436. MÉXICO UN PAÍS QUE SE RESISTE AL CAMBIO.

Por ERNESTO REYES FLORES.
Desde Morelia Michoacán.
México. 17/marzo/2016. Para
Tenepal de CACCINI

México un país que se resiste al cambio.

Nuestra sociedad en general es una sociedad anacrónica, que se resiste al cambio, mientras el mundo ya está en el siglo XXI, nosotros estamos todavía en el siglo XX.

Con un partido único, hegemónico, autoritario (PRI), único en el mundo, donde la sociedad civil es una pequeña parte que se involucra en la vida política del país, en los problemas de su comunidad, de su gobierno, de su economía, de su trabajo, es una sociedad de ideóns, en el término aristotélico de la palabra, personas fuera de los problemas de la polis.

Donde la crítica política es nula, donde los medios masivos de comunicación están al servicio del sistema, o en nuestro caso dan ordenes al jefe del ejecutivo.

La llamada transición política es un mito, como lo describe el politólogo John Ackerman, se han dado pequeños pasos desde el año de 1968, pero el sistema político mexicano se ha encargado de controlar o de eliminar de tajo.

El estamos viviendo el fin de una era, y viviendo el nacimiento de una nueva con muchas dificultades, esto porque nuestra sociedad es una sociedad conservadora, comodina y abúlica. Ciertamente es que deben de morir muchos de los que se resisten al cambio, esto no es un llamado a un genocidio, sino que por naturaleza humana, esta generación por edad está en el ocaso, los mexicanos de 50 años en adelante siguen pensando y viviendo en el pasado.

Los miembros de la clase alta lógicamente no quieren un cambio donde sus privilegios y fueros desaparecerían, ya que esto es el principal freno del cambio. La clase media es una clase que después de la llamada revolución mexicana, nació y creció bajo su sombra, por lo que también tratan de mantener una vida cómoda; una casa, un trabajo, un automóvil del año, vacaciones a la playa, son todas sus aspiraciones, son poco solidarios, no les interesa que la mayoría de los mexicanos vivan en el umbral de la pobreza, que la mayoría seamos analfabetas funcionales, corruptos.

En este último punto es donde se basa el sistema político, social y económico en México, la corrupción es una forma de vida, es una forma de ser, lo tenemos en los genes. Es dramático y evidente este punto, en el lugar donde nos encontremos ejercemos este defecto. Desde la administración pública, la iniciativa privada, tenemos miles de ejemplos, no es raro que en un país con recursos humanos, recursos naturales, ya no alcance el dinero para mantener a esta Nación, vivimos de los préstamos, del crédito, de la narco economía, del lavado de dinero, de la apariencia.

El petróleo es un ejemplo de mi dicho, PEMEX, la primera industria de este país ha sido desmantelada y vendida desde el mimo gobierno. Repartiéndose las ganancias, los beneficios de esta empresa Nacionalizada en 1938, solo ha beneficiado a unos cuantos. La falta de un verdadero Estado de Derecho hacen de nuestro país un paraíso fiscal, donde se refugian mafias, tanto nacionales, como internacionales. Siendo nuestra Constitución Política un ejemplo de Modelo Jurídico, al llevarla a la práctica resulta inoperante, ya que los encargados en aplicarla, son los primeros en ignorarlas, ciertamente vivimos en un Estado de Excepción, donde las palancas, el compadrazgo, el amiguismo, los fueros, son lo que realmente vale, sabemos que las cárceles están llenas de pobres e ignorantes.

Las clases bajas de nuestro país, que son las más vulnerables, sometidas, explotadas, compradas, prostituidas, están acostumbradas a pedir ayuda al gobierno, el clientelismo político, tener sometidos a estos grupos, son la base de votación en cualquier elección, en nuestra supuesta democracia.

Somos el país de la apariencia, supuestamente somos una República, representativa, Democrática, Soberana y Laica. Donde el Estado de Derecho reina, la libertad de expresión es respetada, nada más falso, una simple revisión a las noticias diarias nos darán una muestra de la realidad cruda y fría. Muestras de esto son las desapariciones, amenazas, genocidios, etc.

En este país gobiernan los poderes fácticos o factores reales de poder como son; los Partidos Políticos, los Medios Masivos de Comunicación, los Sindicatos, el Narcotráfico, la Iglesia Católica, los Monopolios, los empresarios, las Transnacionales. Estos son los que no quieren por ningún motivo el cambio, la transición de un país de privilegios a una real democracia.

Somos un país en guerra, la principal, la guerra del narco decretado por el despreciable Felipe Calderón Hinojosa, la guerra contra los Yijadistas, una guerra económica entre los grupos económicos del país por el triple play,  y sobre todo una guerra social, donde se enfrentan dos Proyectos de Nación.

El proyecto neoliberal que nos gobierna desde los años 80´s, ha entregado el país a las grandes transnacionales, a los Estados Unidos de Norteamérica, estamos en sus manos, estamos bajo sus designios, estamos bajo su control. Claro que bajo un costo social muy alto, más de la mitad de los mexicanos en la pobreza, el dólar ronda los 20 pesos, el barril del petróleo en 10 dólares, la economía en México es un caos. Este modelo económico esta fracasado, rebasado y en plena decadencia, el barco se hunde y en el vamos todos.

Recordemos que nos encontramos en una segunda guerra fría, por un lado los Estados Unidos de Norteamérica, la Gran Bretaña, Israel, Arabia Saudita, Corea del Sur y la Unión Europea, en contra de Rusia, China, Irán, Siria, Corea del Norte, Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador, Sudáfrica, la India, Bielorrusia, etc. Lo que hace que entremos en una Tercera Guerra Mundial. Esto es en otras palabras, que la hegemonía del Imperio Norteamericano ya está terminando, sin embargo por nuestra posición geopolítica, estamos en el lado perdedor, somos una reserva de recursos naturales (agua y petróleo), por lo tanto, sometidos.

En recientes fechas, se presentó un video de la fiesta de cumpleaños del llamado “Jefe Diego”, donde la lista de invitados concuerda perfectamente con la lista de los socios del “Chapo” Guzmán, estamos gobernados por una mafia, por una grupo de “gánsteres”, un cártel, que se apropian de los recursos de la nación, tanto humanos, como naturales, como económicos, viven de nosotros, es una sociedad esclavista, volvimos al siglo XIX, donde los hacendados, la Iglesia y políticos son los dueños y el resto del pueblo, que somos la mayoría estamos bajo sus yugo. Recordemos que en 1910, hubo una revuelta social por modificar el sistema, ahora el pacto social está roto, el 2018 es la última oportunidad de que esto se modifique por la vía pacifica, civil y jurídica, de lo contrario entraremos en un camino sin regreso, una revolución armada, las condiciones están dadas.

ES TODO CUANTO.
FRATERNALMENTE.
ERNESTO REYES FLORES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: