viernes, 15 de abril de 2016

7440. DESIGUALDAD EN EL PAÍS DE LOS AGACHADOS.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Desigualdad en el país de los Agachados.

Mi sueño es el de Picasso; tener mucho dinero para vivir tranquilo como los pobres.
Fernando Savater (1947-?)
Filósofo español.


La devaluación hizo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, a y los clase media los condena a desaparecer. El sistema neoliberal impuesto desde el imperio a los países vasallos profundizó la desigualdad a niveles históricos, es decir nunca antes vistos. Es bien conocido que en el planeta un uno por ciento (1%) del total de los habitantes concentren el 80% la riqueza que se genera, el famoso club del 1%. Eso representa un reducido número de familias que manejan los hilos de la economía, y por ende la política, los medios de difusión, el petróleo y todas las formas de energía y por supuesto la industria bélica, su mejor negocio casi tan cuantioso como el del tráfico ilegal de drogas, ellos también controlan las drogas legales, la industria farmacéutica.

Hace poco los mexicanos logramos un campeonato mundial más de la ignominia: somos el país con los salarios más bajos del planeta, además, tenemos el primer lugar en corrupción, y en los sueldos más altos del mundo para políticos, gobernantes y demás parásitos del aparato de Estado, a algunos, como a los expresidentes, manteniéndolos de por vida con un ejército de guaruras y ayudantes, como si fuera la realeza europea.

En San Francisco, California, en Estados Unidos para más precisión, desde hace tiempo se decretó un aumento al salario mínimo que en esa ciudad está en 15 dólares la hora, hace días el gobernador Jerry Brown firmó una ley para aumentar gradualmente el salario a los mismos 15 dólares la hora, la devaluación ocasionó que miles de mexicanos se sumaran a la corriente migrante que busca mejores horizontes de vida, lejos de la guerra, la corrupción y la miseria.

En México los gobernantes afirman que aumentar el salario mínimo ocasionaría una inflación, pura demagogia para los Agachados, la devaluación y la inflación tienen el mismo efecto: la pérdida de valor del dinero.  Claro, la fórmula no aplica con presidentes, diputados, ministros, consejeros del INE, gobernadores, en fin, con todos los cómplices del sistema.

El pueblo, Los Agachados que retrató tan bien el inolvidable maestro Rius Frius, se cree estúpidamente lo que los gobiernos le dicen y no son capaces de relacionar sus desgracias con el hecho de votar y luchar por una democracia directa, sin intermediarios.

Por todo eso, miles, tal vez millones de mexicanos buscarán llegar como sea a San Francisco o a cualquier ciudad de California. Allá ganarán en una hora 15 dólares, en México sólo el equivalente en pesos de 51 centavos de dólar.

La desigualdad y la ambición desmedida es la raíz de muchos de nuestros problemas, pero las cosas mientras no cambien las condiciones de ignorancia y manipulación que prevalecen.

¡Hace falta un homenaje al maestro Rius en su tierra!

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo estimado Rafael. Se requiere que al zamorano se le haga un homenaje.

    ResponderEliminar

Escribe un comentario sobre esta entrada: