sábado, 16 de abril de 2016

7447. ANCIANOS DESECHABLES.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Ancianos desechables.

El verdadero mal de la vejez no es el debilitamiento del cuerpo sino la indiferencia del alma. André Maurois (1885-1967)
Novelista y ensayista francés.


Japón es una de las sociedades más avanzadas tecnológicamente, pero en cuanto a desarrollo humano, los japoneses van en retroceso. Si miramos hacia Estados Unidos es lo mismo, un pueblo con todos los adelantos tecnológicos y una economía de grandes dimensiones, pero con una tendencia hacia la deshumanización. La deshumanización de los pueblos es una tendencia creciente y la causa es el desprecio a la ley universal del respeto a la vida.

Japón es uno de los países con más personas longevas (que viven 100 o más años) del planeta, pero cada vez más personas en Japón opinan que los ancianos no deberían de vivir tanto tiempo, cada vez más japoneses son partidarios de la eutanasia, la muerte asistida o muerte voluntaria.

En Japón 20 % de los habitantes son ancianos de 65 años o más, los ancianos de hoy fueron los que levantaron a Japón de la postración después de la segunda guerra mundial. Ellos nacieron al finalizar la guerra y tuvieron que comenzar desde cero con un país en ruinas y deudas de guerra que los obligaron a realizar un enorme esfuerzo. Como recompensa los ancianos de la generación llamada baby boomers, reciben como jubilación unas cuantas monedas, insuficientes para sobrevivir en un país con una economía pujante pero cara y difícil para los ancianos, olvidados y muchos de ellos sin hogar.

Japón era uno de los países que más apreciaban la sabiduría de los ancianos, su cultura apreciaba la aportación de las generaciones mayores y en los hogares los ancianos eran valorados y tenían cuidados especiales de toda la familia, pero las cosas han cambiado, las casas se han hecho más pequeñas, lo mismo que la generosidad de los corazones jóvenes, ahora los ancianos estorban, no caben en los hogares.

Cada vez más adultos mayores cometen delitos pequeños para ir a la cárcel porque en la cárcel al menos tienen un techo y alimento seguro. Más de la tercera parte de los robos en tiendas departamentales los cometen personas mayores de 65 años, si no los sorprenden tendrán comida, si los arrestan tendrán, además de comida, un techo para pasar la noche y atención médica.

Si el robo supera el monto equivalente a  1.75 dólares los delincuentes deben pasar en la cárcel hasta dos años. La cárcel no asusta a los adultos mayores japoneses, la buscan porque tras las rejas tienen la seguridad que no tienen fuera de la cárcel.

Cada vez más las personas mayores son consideradas desechables porque para el paradigma impuesto por el sistema neoliberal basado en la producción irracional las personas que no producen ni consumen no sirven, no son útiles para los fines de la economía.

La deshumanización nos conduce a despreciar la vida, los gobiernos se han deshumanizado y condenan a las personas mayores a una vida de carencias con las míseras pensiones que imponen, lamentablemente también en la sociedad y en las familias se impone el paradigma que considera a las personas que terminaron su etapa productiva como seres sin valor de los que se puede prescindir. El desprecio por los ancianos es otro indicador que muestra el retroceso de la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: