sábado, 2 de abril de 2016

7490. CAMBIO DE HORARIO Y MENTIRAS.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

MENTIRAS DEL RECUERDO

¡Nunca saldrás de mí, lo juro!
con inusual presteza lo repites,
me dices, me gritas en silencio,
locos amantes, medio cuerdos,
jugamos a la inmoral promesa
de mantener viva una relación muerta,
de apostarle a la  nada, cuan si fuera
un juego de palabras, una quimera
resistencia al olvido y la desgracia,
de saber que el tiempo, muy a pesar,
termina sepultándolo todo,
tierna y distante amiga, casi amante
también lo nuestro, a fuerza de cansancio,
no resistió la tentación de la mentira.

eliseo.

Por enésima vez, el discurso oficial del gobierno nos toma el pelo con el cuento de los "grandes ahorros" gracias al cambio de horario, en la radio como en la televisión nos atiborran de autoelogios por los grandes beneficios de tal medida. Luego escuchamos con envidia que un par de estados (Sonora y Quintana Roo) se han amparado ante tal medida arbitraria, sin que el propio gobierno nos de argumentos para aceptar que ellos sigan sin experimentar esta mentada de madre que es mover el horario lastimando de manera definitiva el reloj biológico.

¿De verdad se creerán el embuste de los “grandes ahorros”?

Desde hace años, en la academia universitaria expliqué las razones del cambio de horario; obvio, dada mi fama de izquierdista medio rojillo, la mayoría de mis alumnos me tildaban de loco por no apoyar las medidas del "señor presidente"; en más de una ocasión en sus rostros descubrí lo que seguramente por temor a la calificación se negaban a decir en voz alta...; con el paso de los años, esos mismo regresaban a reconocer su error y a preguntarme más sobre el tema. Ciertamente algunos ex-alumnos se ganan el derecho a ser escuchados en el tiempo; otros definitivamente no tienen ese derecho, que nunca se ganaron, cuando se es apenas una persona más a quien saludas por cortesía sin recordar siquiera su nombre. Es la ley de la vida y los efectos de las causas.

El economista americano Michael Parkin, en su libro MACROECONOMÍA, en la página 1119, y bajo el tema EL MERCADO MUNDIAL DE DIVISAS, nos explica de manera gráfica el sentido que tiene el manejo del cambio de horario en el mundo; en este apartado nos muestra como se ha manejado una mentira muy torpe para mantener un engaño: la idea perversa de que el cambio de horario se hace para ahorrar energía; cuando en realidad lo que se hace es alinear los  horarios a los mercados internacionales de divisas del mundo.

Por desgracia estamos ante una farsa más en contra del intelecto del mexicano promedio; se repite la historia de 1908, cuando Porfirio Díaz declaró al periodista americano Creelman, que no dejaba el poder... ¡porque la sociedad mexicana no estaba preparada para gobernarse sin su mano fuerte! aun no sabían ser libres; pero, declaró, que dejaría el poder cuando eso sucediera; que la sociedad pudiera gobernarse. Un año después, en 1909; Francisco I. Madero le reclamó que honrara su palabra, que los mexicanos ya estaban preparados para gobernarse. Obvio, sabemos su respuesta afirmando que aquello que dijo al periodista fue solo una entrevista. El resto lo sabemos... sobrevino la revolución de 1910, su exilio, y la presidencia de Madero.

Desde entonces se tiene la tonta idea de que a los mexicanos se les controla con atole y dedo. Parece que algo hay de cierto, pero no es muy agradable.

En realidad el horario se modifica para mantener alineado el mercado bursátil y de divisas con los grandes mercados internacionales: Nueva York, Londres, Berlín, Tokio y Shanghai; de esa forma se busca reducir el grado de especulación de parte de los grandes "jugadores" del mercado de monedas.

Recordemos que al ser redonda la tierra, resulta imposible que los mercados estén abiertos a la misma hora, por ejemplo, cuando en Nueva York cierra la bolsa de valores y divisas; Tokio y Shanghai están abriendo; cuando estos dos mercados van a cerrar, Europa abre sus mercados financieros; y cuando estos cierran, simplemente los de América abren (Nueva York, México...) de esta forma se reducen los márgenes de especulación en contra de las monedas, que tipos como el húngaro-estadounidense George Soros disfrutan tanto, haciendo pedazos el tipo de cambio de las monedas con que juegan permanentemente en el mercado; no olvidemos que así es como han hecho su fortuna: especulando con monedas, comprando y vendiendo monedas, según sus necesidades e intereses. Son multimillonarios sin producir un clavo o un jitomate; pero son capaces de hacer que el peso mexicano se devalúe a 20 pesos por dólar. Así es la especulación monetaria; por eso el gobierno mexicano ha gastado reservas internacionales en menos de una año, tantas como las que habría invertido para construir las refinerías que producirían toda la gasolina necesaria para el país, y para exportar. Por los especuladores se han gastado más de 25 000 millones de dólares de las reservas, solo para mantener el tipo de cambio en el rango de 17 y 18 pesos por dólar.

Así es que no deben insultar nuestra pequeña inteligencia con tarugadas de ahorros... salvo que a usted ya le haya llegado durante estos últimos cinco o seis meses el descuento en el recibo de luz... aun no encuentro a una sola persona que me afirme eso; todo lo contrario, los escucho molestos y en desorden de descanso con su reloj (como es mi caso) de cabeza. En cambio yo puedo afirmar algo que aun no desmienten..., lo hacen para mantener el orden horario con los Estados Unidos para alinear los mercados financieros de divisas o monedas de tal forma que se pueda reducir el espacio de especulación para los grandes compradores y vendedores de las mismas. Esto si esta plenamente comprobado, y nunca rebatido. Pero como la sociedad no es economista, no ofrece un análisis crítico al respecto; resulta cómodo atropellarle con propaganda diciendo que se han ahorrado grandes cantidades de energía y millones de pesos. Fantástica mentira que nuca, jamás ha llegado a los bolsillos de consumidor alguno...¡salvo que a usted ya le haya llegado!

Para usted o para mi, puede ser confuso que el gobierno gasta fortunas en propaganda de mal gusto mintiendo y engañando; pero en realidad ellos asumen que así debe hacerse, que somos dúctiles, fáciles de mantener en un engaño burdo, siempre y cuando se ofrezca por medio de los canales adecuados; es decir donde se concentra la atención de la mayoría de los mexicanos: la tela, la radio y los periódicos.

Tan simple que sería explicar la necesidad de defender el tipo de cambio por medio del alineamiento de los husos horarios con los mercados internacionales; pero prefieren mentir, crear un mundo maravilloso donde todos somos buenos y simplemente para ser más felices hemos decidido hacer lo que hacen otros o al menos por que  nos lo sugieren. Para nada, es una medida impuesta, burdamente aceptada.

Por eso envidio a los Estados de la República que han sabido defender su derecho a la salud orgánica de su reloj biológico; que no es cualquier cosa, en estos tiempos de tan poca salud mental y física. Dejemos pues a un lado las mentiras muy al estilo de Porfirio Díaz, allá por 1908; a cien años de distancia no hacen falta; lo que requerimos es gobiernos que acepten convencer a sus gobernados con razones y no con imposiciones lo que al final les ha de afectar para bien o para mal.

El cambio de horario nunca se diseñó para ahorrar energía; nunca se ha demostrado tal caso, lo contrario, lo que aquí proponemos está plenamente demostrado. Cuando los ex-alumnos regresan, a los años de distancia, y me preguntan, simplemente les digo... regresa a tus notas de mis clases... de aquellas clases que te parecían exageradas..., ahí está la respuesta. Claro hay algunos que se ganaron mi respeto... ¡y recuerdo su nombre, el mejor homenaje que puedo hacerle! Regularmente ellos saben que el cambio de horario es lo que es, no la historia ingenua oficial.


Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: