jueves, 28 de abril de 2016

7499. SIN DINERO NO SE HACE NADA.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
Sin dinero no se hace nada

La actividad cultural no se ha escapado de la falta de dinero en el gobierno estatal, toda vez que se han estancado proyectos muy importantes como la publicación de libros a través del Centro Regional de las Artes Michoacán, a donde la Secretaría de Cultura del gobierno de la entidad no ha enviado dinero, ni siquiera para cubrir el salario de quienes allí laboran; quienes tienen que convertirse en cirqueros, maromeros y entrarle al teatro para poder cubrir las necesidades más apremiantes de sus hogares (Circo, maroma y teatro).
           
En las Casas de la Cultura ni se diga; y más aún cuando éstas no reciben los apoyos necesarios de los Ayuntamientos, a pesar de que sí hay personas de todas las edades que van en busca de alguna actividad en éstos lugares, donde tienen que comprar todo lo que usan y hasta dar una cuota simbólica para aprender algo.
           
En el CRAM, no existe posibilidad alguna de crear talleres, porque el dinero brilla por su ausencia, como destaca también la ausencia de interesados.
           
Está muy lejos por lo tanto, el día en que se pueda contar con talleres relacionados con las actividades más apremiantes de la sociedad relacionada con las letras, la música, pintura, escultura, baile, canto, por mencionar algunas que ya se llevaron a cabo con anterioridad. No existe por lo tanto, continuidad para quienes ya iniciaron su primera parte.
           
El gobierno de Michoacán debería tomar en cuenta a quienes laboran en la Secretaría de Cultura y sus ramificaciones, como el Centro Regional de las Artes, donde existen valores muy importantes que no son otra cosa como usted y yo, amable lector. O sea, papás y mamás con necesidades económicas. Nomás por esa simple y sencilla razón les deberían pagar su salario con oportunidad. ¿O acaso se hace necesario que se vean incluidos en sindicatos, para que sus líderes entren en su defensa? Creo que no se debe alentar más el sindicalismo.
           
Y hasta Yo he sido víctima por la falta de recursos económicos en el CRAM, al suspenderse la publicación de mi libro “Uandari, Crónicas de Vida”, simple y sencillamente por esa causa, como es la falta de dinero en las arcas de la expresión cultural de Michoacán.
           
Creo que el gobernador del Estado, Silvano Aureoles Conejo, debería destinar más recursos para la Cultura y el Deporte, así como lo hace en éste momento para le Educación y la Seguridad, simple y sencillamente porque un pueblo sin cultura y sin actividad deportiva, es un pueblo ocioso que va directamente a enlistarse a las filas que provocan la inseguridad.
           
No se vale frustrar los sueños de escribir y publicar, para entregar a la sociedad otras opciones que permitan reflexionar y tomar algo de lo que en los libros se diga.
           
Existe otro proyecto de libro de un joven de la familia Cárdenas de Zamora, el cual encontró en el tapanco de la vieja casona propiedad de su bisabuelo. Y es precisamente éste el que lo escribió, detallando épocas importantes de lo que entonces era la Villa de las Flores, Jacona.
           
Habla de la gran velada literaria provocada por los Juegos Florales de allá, por los años cincuentas, abriéndonos la oportunidad de viajar a través de la imaginación hacia esos tiempos en los que se respiraba ya cierta tranquilidad después de las secuelas de la Revolución Cristera. Tal proyecto es respaldado por la diputada Noemí Ramírez, a través de su Casa de Enlace en Zamora.
           
¿El mío? Hasta el momento no ha encontrado eco, pero habrá que seguir tocando puertas, a ver si se abre alguna de donde salga el apoyo que se necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: