viernes, 29 de abril de 2016

7504. AYOTZINAPA: LA MANO NEGRA DE LOS PINOS.

Enviado por SINEMBARGO.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Martín Moreno.
Abril 27, 2016 - 12:05 A.M.

==========================================

*Tomás Zerón debe salir de la PGR.

*Peña, Castillejos y Castillo, sus protectores.

Tomás Zerón debe ser removido de la PGR, e investigado a fondo.
Foto: Cuartoscuro.

Cuando transcurrían los interrogatorios del caso Ayotzinapa, la cabeza de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, aseguró que el Procurador de Justicia de Guerrero, Iñaky Blanco, recibía dinero para apoyar a esta organización criminal. Sin embargo, días después, el propio Sidronio se desdijo de la acusación. ¿Quién habría aconsejado al líder criminal de implicar a Blanco? Fuentes consultadas por esta columna señalan al Jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón.

Sí, el mismo Zerón que hoy tiene en jaque a Los Pinos ante los ojos del mundo, debido a que, según la denuncia que hizo el GIEI el domingo pasado con base en fotos y video tomados por los reporteros Daniel Rodríguez y José Manuel Giménez en las cercanías del Río San Juan, todo apunta a que “sembró” los restos de Alexander Mora Venancio para que, al día siguiente, fueran “descubiertos” por buzos de la PGR.

¿Para qué sembrar los restos del ayotzinapo el 28 de octubre de 2014 en el río?

*Para forzar su “descubrimiento” en las pesquisas del día siguiente y, de esta manera, mandar con absoluta certeza a la Universidad de Innsbruck la respuesta dentro de la bolsa de plástico en la que se hallaban los restos: sí pertenecían a Alexander. De acuerdo a lo denunciado por el GIEI, Zerón llevaba con él…¡las dos bolsas que se encontrarían el 29 de octubre!

¿Para qué solicitar a la Universidad de Innsbruck un análisis científico para identificación de los restos hallados junto al Río San Juan?

*Para que, justo diez días después, el Procurador Murillo Karam basara su “verdad histórica” en lo que de antemano sabían en PGR que confirmaría la Universidad: que los restos de Alexander sí estaban en Cocula y posteriormente fueron arrojados al Río San Juan, como lo declararían los detenidos. El reporte desde Austria llegó un mes después (7 de diciembre) de la conferencia de prensa del titular de la PGR. Todo les cuadraba.

¿Por qué llevó Zerón a Agustín García Reyes, alias “El Chereje”, a aquella visita clandestina al basurero el 28 de octubre?

*Porque “El Chereje” sería el testigo estrella de la PGR durante la conferencia de Murillo Karam del 7 de noviembre de 2014, tal y como ocurrió, cuando bajo una precisión matemática tan admirable como milimétrica, dijo que al basurero de Cocula llegaron “como 44 o 43” normalistas para ser asesinados, quemados y desaparecidos. “El Chereje” habría sido aleccionado en el lugar “del crimen”, y era necesario llevarlo hasta allí.

Con base en estas pruebas prácticamente irrefutables, todo indica que los restos de Alexander Mora Venancio –único normalista identificado, hasta el momento, de los 43 desaparecidos- fueron sembrados por Zerón.

Por ello, Tomás Zerón debe ser removido de la PGR, e investigado a fondo.

*****

Marcos Castillejos era uno de los abogados más influyentes del país. Poderoso, conocido en los círculos del poder político, fue ejecutado en julio de 2008 frente a su oficina, en la calle de Mazatlán, ciudad de México.

Su hijo, Humberto Castillejos, le asistía en su despacho.

Pero no estaban solos.

Los apoyaban también Alfredo Castillo – el oscuro Fiscal del caso Paulette- y Tomás Zerón. Con el tiempo se sumaría al grupo Alberto Bazbaz. Sí, el Procurador mexiquense que quedó marcado, para siempre, por el mismo asunto de la niña desaparecida por sus padres y encontrada posteriormente muerta “al pie de su cama”.

Tras el asesinato de su padre, Humberto Castillejos aprovechó las relaciones políticas heredadas y se integró al Grupo Toluca, con línea directa con el entonces Gobernador Enrique Peña Nieto. Castillejos, Castillo, Zerón y Bazbaz, integraban el grupo jurídico-policiaco de Peña.

Hoy, Humberto Castillejos está erigido como uno de los personajes más influyentes y poderosos del país, dada su cercanía y amistad con el Presidente de la República. El grupo formado en la calle de Mazatlán al amparo de Castillejos padre, se ha mantenido compacto desde hace más de una década.

¿Sabían en Los Pinos sobre los innegables montajes que Zerón hacía en torno al caso Ayotzinapa? Se antoja difícil que ni Castillejos ni el jefe del grupo, Enrique Peña Nieto, fueran totalmente ajenos a lo que Zerón preparaba con tal de sostener la hoy desinflada “verdad histórica” divulgada por Murillo Karam y, ciertamente, apuntalada por las labores de Zerón.

Pero tengamos memoria: si Peña Nieto consintió y avaló el montaje operado por Alfredo Castillo en el caso Paulette –Castillo siempre supo que los papás de la niña, Lizette Farah y Mauricio Gebara, confesaron haber sido los responsables de la desaparición de su propia hija, como lo demuestra mi libro “Paulette, lo que no se dijo” y jamás recibieron castigo-, ¿por qué ahora no solapar una evidente “siembra” de pruebas relacionada con Ayotzinapa, ahora que el gobierno peñista se encuentra hundido en el abismo del desprestigio internacional?

Resultaría desapegado a la realidad, conociendo el “modus operandi” del Grupo Toluca, que desconocieran en Los Pinos las maniobras de Tomás Zerón.

Conociéndolas o no, Zerón debe explicar qué hacía a la vera del Río San Juan, porqué llevaba las bolsas encontradas al día siguiente, y su diligencia – por llamarla de alguna manera-, no se incluyó en el expediente oficial.

*****

Se van los integrantes del GIEI pero, con ellos, parecen llevarse en la maleta la cabeza de Tomás Zerón.

Las pruebas son contundentes.

Y el escándalo llega justo cuando el gobierno peñista sufre un jalón de orejas desde Washington, donde aplauden al GIEI y le exigen a Peña atender estas recomendaciones. No lo hará. Peña y su equipo han perdido la brújula y solo intentan gobernar más para llegar a la orilla sin ahogarse que para dar resultados. Están fulminados.

Ya veremos si Zerón sigue siendo protegido por sus viejos amigos, Peña Nieto y Humberto Castillejos, aún a costa de mayor desprestigio para el gobierno mexicano.

Ya veremos si se queda en la PGR o se va.

El sentido común – ya no pidamos ética-, indica que Tomás Zerón tendría las horas contadas en la PGR.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: