viernes, 8 de abril de 2016

7415. ENREDADORES PROFESIONALES.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Enredadores profesionales.
Tía Lucha decía que se había divorciado de tío Martín, porque no iba a vivir con “un tipo” (19 años casados y era “un tipo”), que desconfiara de ella, lo que era una  grandísima falta de respeto. Tío Martín no decía nada. La verdad la supo el del teclado gracias a Tía Victoria (ya sabe cuál, la que en su vida tuvo más colchones que la cadena Sheraton, la lengua más temida de la región centro del país, porque de todos sabía sus historias y las propalaba si hacía falta, que chismosa nunca fue, pero ¡ay! del que se metiera con ella o alguna de la familia), bueno, pues tía Victoria, ya mayor su texto servidor, le explicó el caso: tío Martín un día, sin decir nada (siempre fue muy callado), le plantó en las narices a tía Lucha unas fotos de ella con un desconocido (de tío Martín), en las que se les veía en actividades de esas que avisan de la preexistencia o inminente inicio de intercambio lúdico de líquidos corporales y tía Lucha reaccionó como una fiera, indignadísima porque desconfiara de ella al grado de mandarla seguir, y por poner su fama y prestigio en manos de desconocidos. Tío Martín nada respondió, fue a la puerta de la calle y dijo: -Pasen ustedes -eran sus abogados, que explicaron su situación a tía Lucha y ahí mismo arreglaron la cosa en los términos de tío Martín, que ella aceptó, porque “una dama no pelea por dinero”, faltaba más… y para el resto de su vida ella fue la ofendida. ¡Faltaba más!

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ayer anunció que rompe su colaboración con la PGR por el tercer peritaje sobre la posible incineración en el basurero de Cocula de los cuerpos de los 42 normalistas de Ayotzinapa que falta localizar (uno ya fue identificado plenamente). Este “tercer peritaje” realmente es el cuarto:

Primero fue el de la PGR (el de la verdad histórica de don Murillo), del 28 de enero de 2015. El segundo fue del GIEI, presentado siete meses después, el 6 de septiembre de 2015 (elaborado por José Torero, que en 20 minutos en Cocula, concluyó a simple vista lo que para él es evidente: que el gobierno mexicano miente y que es imposible lo que declaran y confiesan los detenidos y afirma la PGR); el tercero es del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), presentado trece meses después del de la PGR, el 9 de febrero de 2016, que también asegura que es imposible que ahí haya sido la incineración de los estudiantes, particularmente porque según las fotografías satelitales en su poder, no hubo fuego ahí la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 (noche de los hechos; luego se supo que las fotos del satélite no permitían saber si hubo fuego porque la mucha nubosidad: mintieron los …ches ches). El cuarto es éste, que todo mundo llama “el tercero”, elaborado por el Grupo Colegiado de Expertos en Fuego, otro lote de especialistas escogido de común acuerdo por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y la PGR, tercer peritaje que desmiente los del EAAF y del GIEI (que afirma como científicamente imposible la cremación en Cocula), y sostiene que sí se pueden cremar ahí cuerpos de adultos, que encontró evidencia de al menos 17 cuerpos incinerados y que seguirá estudiando el asunto para ver si pueden probar que ahí están los restos de los 43. En este tercer peritaje participó don Torero (el que hizo el del GIEI)… y estuvo de acuerdo aunque manifestó “dudas”… ¡olé!

Lo interesante es que el GIEI rompe con la PGR, no porque estén en desacuerdo con las conclusiones del tercer peritaje -que es el cuarto-, que coincide con el de la PGR, no señor, en eso no se meten, sino porque según ellos la PGR violó acuerdos de confidencialidad establecidos con el GIEI, y por el modo de darlo a conocer.

Que se haya probado por especialistas cuyo prestigio reconoce la CIDH (no aplica a don Torero que entró a este grupo a solicitud de la PGR, para ya no aguantarle la boquita a los del GIEI), que el peritaje del GIEI y del EAAF, están equivocados y que sí es posible la verdad histórica de don Murillo, en la extraña lógica de los integrantes del GIEI, es secundario, lo mero importante es el modo de informar (para no mencionar que mienten -como que se les está haciendo costumbre-, al invocar una cláusula de confidencialidad que ya aclaró la PGR no existe… y que si existiera ya la hubieran exhibido los ‘gieisos’ estos, eso júrelo).

Y no es calumnia eso de que son mentirosos: antes afirmaron contar con una imagen de satélite que probaba que no había habido fuego en Cocula la noche de los hechos… y no era cierto, pues la imagen que sacó el satélite prueba que había tantas nubes que no se podía determinar si en el basurero hubo lumbre. Antes, don Torero mintió cuando afirmó que los estudios del doctor John DeHaan, confirmaban sus conclusiones, y don DeHaan lo desmintió públicamente, pues sus estudios prueban  lo contrario a las afirmaciones a la torera de don Torero.

Los señores del GIEI afirman que el gobierno ha desatado una persecución en contra de ellos: no señores, a ustedes los persiguen sus mentiras y su manifiesto afán de torcer los hechos. Aseguran también que el gobierno “politiza” el asunto, cuando ellos son los que lo han politizado al inducir a la opinión pública a creer que se trata de un crimen de Estado.

Desde que reventó esta noticia se le explicó comedidamente al gobierno federal, desde esta humilde columna, que se fuera con cuidado con la gente de Ayotzinapa, que algo sabe de cómo dar dolores de cabeza, que guarda muchos agravios reales, y tiene las conexiones con grupos de activistas en Europa, particularmente con esos tan inquietos de la “iglesia de los pobres”.

Por un lado la respetabilísima ira de los deudos de los muchachos, por otro, tal vez la primera investigación en la historia del país, hecha con todas las de la ley (aunque empezaron tarde, tarde y mal); y en medio de todos, atizando el fuego, esos grupos de canallas que aparentan ser los dueños de la moral y la verdad y son enredadores profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: