domingo, 10 de abril de 2016

7423. POBLACIÓN, COMIDA Y HAMBRE.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A. 
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

HUBO UN ABRIL

Totalmente en mis manos
tengo cada parte de ese entonces,
tengo cada parte de esa historia
de una abril siempre esperado.
Hubo un tiempo de tu sonrisa,
ni que decir de tus brazos amados,
mi mente intuía tus pasos, los esperaba,
absurdo decirlo,  pero mis labios húmedos,
a años de distancia , a años de esperanza,
ingenuos ellos, sediento siempre
esperando este día casi diferente.
Hubo un abril, y nosotros, los de  entonces...,
no sé, pero nosotros ahí estábamos.

eliseo.

En el periódico LaJornada del día de hoy domingo 10 de abril se lee en la portada... "EQUIVALE A 750 MIL MDD AL AÑO DESPERDICIO DE COMIDA: FAO".

Como le he comentado en reiterada ocasiones, nos guste o no, tenemos una explosión demográfica de tal magnitud en relación a la cantidad de gente que soporta el mercado, que en este momento le sobran dos mil millones de habitantes, es decir que de los 7350 o 7400 millones, apenas se soportan unos 5400 millones; el resto pasa hambre, o de plano vive en extrema pobreza.

Entonces... ¿no es una contradicción enterarnos de lo obvio..., que se está desperdiciando comida?

Por desgracia no, es algo que hemos sabido, que se ha repetido desde que el sistema económico se ha apoyado en exceso en la idea de que el mercado se encarga de regular la economía; eso es desde que la derecha política ha impuesto sus interese económicos por encima de las necesidades sociales.

Hoy, como hace 50 años hay producción por encima de las necesidades; se le puede alimentar a todo el mundo de manera más o menos adecuada; pero por desgracia, por encima de las necesidades, se ubica el interés de la ganancia monetaria de las grandes firmas productoras y reguladoras de la producción y el precio. Para las grandes empresas del mundo, es mejor que pasen hambre 2000 millones de personas, antes de que los precios bajen y se pierda la ganancia esperada; sin ganancia no hay comida. Puede lucir patético... lo es.

Hoy, por más que le demos vuelta, estamos entrampados en el peor de los mundos posibles; mucha comida, mucha hambre, muchos desordenes en el mundo por los migrantes, entre desempleados que buscan oportunidades por todo el mundo fuera de su tierra, y los hambrientos reales dentro y fuera de sus pueblos.

"Afortunadamente todavía tenemos la política", escuché en una serie española llamada "14 de abril, día de la República", en donde narra un momento en que las relaciones entre los pobres sin tierra y los terratenientes se ven confrontados antes de la guerra civil, y cuando se está desmoronando el sistema de equilibrios y desequilibrios que le sostiene, uno de los terratenientes lo menciona como el gran alivio... "Afortunadamente todavía  tenemos la política...". 

Por cierto, en este momento... ¿tenemos aún la política...? 

Por desgracia no es así, por el contrario, hoy la política es una enemiga de la estabilidad económica y social; en nombre de esta práctica se cometen demasiadas arbitrariedades y se genera una aparente necesidad. el mercado cuenta con tantos productos que sobrarían ante las necesidades reales, pero como lo que importa es el control de estos y sus precios, entonces es preferible fomentar la escasez aparente, de tal forma que se establezca de manera clara, que quien no cuente con dinero, definitivamente no coma, o se convierta en delincuente tratando de conseguir alimentos. 

Hoy domingo 10 de abril de 2016, hay más gente con hambre y más alimentos que hace un siglo..., o que hace 50 años..., cuando se supone que "el progreso o la modernidad tendría que decirnos lo contrario..." pero hoy hay más hambre, más migración por hambre e inseguridad, y si la política se mantiene al frente de las decisiones de la humanidad, entonces está definitivamente ha fracasado como elemento paleador, mitigador de las desigualdades sociales. Desde luego que no afirmamos que estaríamos mejor sin ella; pero si podemos afirmar que puede ser  mejor de lo que es.

¿Por qué si sabemos que estamos fallando como humanidad no hacemos lo correcto?

Depende a que le llamemos "lo correcto"; para la derecha política lo correcto es que pague el que tenga y obtenga sus bienes, el resto que se lo lleve la fregada, que el enfermo que pague reciba medicamentos, el resto que se muera. Claro hay que aceptar que dentro de la razón que ellos argumentan está la de sostener el mercado en un nivel justo; es normal que todos debamos esforzarnos para obtener lo necesario, igual lo es que cada quien exprese sus intereses; pero es anormal que todo se quiera sujetar a las leyes (que no existen por cierto) del propio mercado, los resultados lo indican, es imposible pensar que funciona para la humanidad, por el contrario, la condición para que se sostenga es cargar con hambre dentro de un sistema que produce más de lo que se necesita; pero que es preferible tirarlo, destruirlo antes que resolver el hambre del mundo.

Hoy hay campamentos de ayuda humanitaria en gran parte de África; los patrocina Naciones Unidas (por medio de la FAO); millones de migrantes del Medio Oriente están viviendo en campos de control en Europa a la espera de recibir residencia en algún país del viejo continente; son millones los que están recibiendo los alimentos de la asistencia social, son millones que están recibiendo el mensaje cruel de la nueva política... ¡no son necesarios..., no le interesan a nadie, y la política busca la manera de mantenerles a un lado!

Hoy en el 2016, hay más hambre que nunca, más alimentos que nunca; pero igual hay más política e intereses que nunca. El mercado nunca fue la solución; políticos imberbes como Peña Nieto no se han dado cuenta.

Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: