lunes, 11 de abril de 2016

7424. CURSO DE HISTORIA DEL ARTE.

Por Héctor Ceballos Garibay.
13/03/2016  
Excelente escritor, ensayista, investigador y docente.
Desde Uruapan, Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

Queridos alumnos:

Además de saludarles, luego de tres semanas de provechosas vacaciones, recurro a esta carta dominical para informarles lo siguiente:

1-Tendremos tres últimas clases en el CURSO DE HISTORIA DEL ARTE, y con ellas cerraremos este segundo ciclo de revisión crítica de las grandes obras del arte universal. En las dos clases venideras analizaremos creaciones estéticas modernas de varios maestros insignes del ámbito internacional. Se trata de una selección muy especial de obras notables, una compilación realizada sobre la base de su trascendencia artística y a partir de la predilección que me suscitan. Quizá algunas de ellas no conformen lo más representativo de sus creadores, pero sin duda son productos de altísima calidad artística. Para la última clase, sesión de despedida, prepararé una antología de obras hechas por creadores mexicanos, siguiendo el criterio anterior: mostrarles productos importantes y que me cautivan por su belleza estética.

2- A partir de la primera semana de mayo (martes 3 y jueves 5), comenzaré un nuevo curso que llevará el nombre de SOCIOLOGÍA DE LAS CIVILIZACIONES. Las clases tendrán como sustento la proyección de imágenes y la explicación simultánea de las mismas con información precisa y actualizada. A diferencia del curso anterior, circunscrito a las manifestaciones artísticas, el nuevo será más amplio y abordará la historia general de las civilizaciones, haciendo hincapié tanto en temas de la vida cotidiana (vestido, vivienda, gastronomía, etc.) como en la estructura socio-política de cada cultura específica: su forma de gobierno, su producción económica y su cosmovisión ideológica (arte, filosofía, religión, mitología). De cada ciudad, nación y civilización tendremos fotografías e información particulares que nos permitirán entender mejor el devenir diverso y a la vez complementario de la humanidad. Las creaciones artísticas más emblemáticas aparecerán otra vez, pero ahora en una perspectiva de conjunto y en su contexto específico. Un objetivo prioritario será el saber cuál ha sido la evolución y cuál es la realidad actual de las civilizaciones analizadas, y por ello tendremos que abordar la historia contemporánea de cada país. (En los próximos días les enviaré el programa y los lineamientos generales, con mayor información y detalles prácticos).

Va un abrazo cordial.
HÉCTOR CEBALLOS GARIBAY

(16/12/12)

64. Nada mejor que revisar en la próxima clase a varios artistas notables de la segunda mitad del siglo XIX europeo; creadores que, no obstante ser coetáneos, pertenecen a escuelas artísticas contrapuestas y equidistantes: por un lado, el estilo subjetivista, heredero del romanticismo, donde descuellan los prerrafaelistas y los simbolistas; y por el otro, la estética objetivista, continuadora del realismo y el impresionismo, la cual alcanza su cenit en el puntillismo, género plástico cuyos exponentes más preclaros son los pintores Paul Signac (teórico de la división del color y sus efectos ópticos) y Georges Seurat, un genio que desdichadamente fallece a sus escasos 32 años.

¿Por qué tamaña polaridad, cual relámpagos que se repelen ofuscándose unos a otros? Porque frente al desarrollo apabullante de las humanidades y las ciencias, de la era industrial y el cosmos urbano, del capital financiero y la “sociedad de masas”, del darwinismo y el positivismo, del maquinismo y la aparición del “gran público”, de la Exposiciones Universales y el reparto imperialista de los mercados coloniales, el espíritu humano más lúcido de aquel tiempo sólo podía reaccionar de dos maneras excluyentes: o con aquiescencia o con repulsa.

El mundo de las artes y del pensamiento, en efecto, se divide: o elige la rebelión subjetivista que acentúa la nostalgia, la heroicidad, la fantasía, el sueño, los “himnos a la noche”, es decir, los sentimientos y las pasiones decantadas a través de la imaginación artística y filosófica; o por el contrario, opta por la objetividad racionalista: subirse al carro del progreso, el confort, el orden, la sublimación de los instintos, la funcionalidad burocrática y tecnocrática, o sea, el triunfo de la “civilización moderna”. Y la más atinada de las decisiones para nosotros, habitantes del siglo XXI, ávidos de sabiduría y placer estético, no es la de sucumbir al canto de sirenas de cualquiera de las dos opciones, sino la de reivindicar el fulgor de verdad que aletea en cada uno de esos costados que pueblan un solo firmamento universal y que, por fortuna, forman parte indisoluble del patrimonio material e intelectual de la humanidad.

OBRAS INMORTALES DEL ARTE INTERNACIONAL (1850-1950)
(Primera parte)

*Martes 12 de abril, de 8: 00 a 9.45 de la noche.
Salón Ejecutivos del Hotel Pie de la Sierra.

*Jueves 14 de abril, de 12: 00 del mediodía a 2: 00 de la tarde.
Auditorium, Av. Latinoamericana 7.


Paul Cézanne. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: