domingo, 1 de mayo de 2016

7514. CONSTRUIR LA PAZ ES NUESTRA TAREA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Construir la paz es nuestra tarea.

Imagina que no hay “Nada porque matar o morir, ni tampoco religión. Imagina a toda el mundo, viviendo la vida en paz...”
John Lennon (1940-1980).
Cantante inglés y activista por la paz.


La humanidad vive bajo el imperio de Los Señores de la Guerra desde hace miles de años. La historia oficial NO nos cuenta que los ciclos de guerras  en los que se enfrentan los seres humanos han terminado abruptamente con el uso de bombas nucleares. No sólo se trata del relato bíblico de Sodoma y Gomorra, hay evidencias de que hace 50 mil años una poderosa bomba fue detonada en lo que ahora es la India, pero ésa es sólo una de las historias no contadas.

El planeta azul no ha conocido la paz en miles de años. Uno de los grandes avatares de la humanidad, el Maestro Jesucristo, fue crucificado por propagar su doctrina de amor y paz, no ha sido el único: la lista de los pacifistas asesinados es larga, los más recientes son Mahatma Gandhi, Martín Luther King, Malcom X, Abraham Lincoln y John Lennon. La guerra es el método preferido para controlar a los pueblos; nuestro país es uno de tantos ejemplos de cómo a través de sucesivas guerras se le ha dominado, dividido y despojado.

En un mundo dominado por Los Señores de la Guerra, construir la paz es peligroso. A los avances logrados por la humanidad en pro de la paz, por ejemplo la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la caída del Muro de Berlín, se oponen de inmediato acciones para despojar a los seres humanos de sus derechos, un ejemplo de esto es el ataque a las Torres Gemelas, orquestado desde las entrañas mismas del poder estadounidense.

Dos son los países promotores de la guerra: Estados Unidos de Norteamérica e Israel. Detrás de los gobiernos de estos países están los Señores de la Guerra que ahora impondrán a una mujer para continuar con el ciclo sin fin de la violencia. Algunas de las áreas más afectadas por las guerras están en el Medio Oriente, Libia, Siria, Irak y Afganistán,  pero la lista de guerras provocadas por judíos y norteamericanos con la complicidad de los gobiernos Inglés, alemán, francés, en fin, los países miembros de la OTAN, es larga.

No sólo se trata del petróleo o de los intereses del complejo industrial-militar, no sólo se trata de las drogas y del control de las finanzas mundiales, se trata fundamentalmente del poder. La violencia en Ayotzinapa, San Salvador Atenco, Apatzingán, no es ajena a los planes de Los Señores de la guerra, son golpes asestados con la misma finalidad: inyectar el miedo a los pueblos, someterlos, explotar sus recursos naturales, para eso se tergiversa la ley y se pone al servicio de los opresores: para proteger a los asesinos. La guerra contra las drogas lanzada por Felipe Calderón y que continua Peña Nieto es parte de la estrategia impuesta desde el hemisferio norte; ante el poder que viene investido de fuerza los pueblos sólo pueden resistir con la no violencia, la organización y la unidad.

La cultura de la violencia es la cultura de la muerte, construir la paz y promoverla desde el hogar y en todas las áreas de nuestra vida ayudará a crear conciencia, una conciencia que hoy se reduce cada vez más ante el embate de los violentos, de los desalmados.

Lennon termina su canción “Imagina” con estas frases: “Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único.  Espero que algún día te unas a nosotros,  y el mundo será uno solo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: