domingo, 1 de mayo de 2016

7518. ANÁLISIS INTERNACIONAL… CHINA ROMPE CON SU VIEJA POLÍTICA EXTERIOR DE BAJO PERFIL.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

CHINA ROMPE CON SU VIEJA POLÍTICA EXTERIOR DE BAJO PERFIL

El líder de la República Popular China, Xi Jinping, ha realizado un cambio de 180º en la política de relaciones exteriores del gigante asiático. Recordemos que durante el mandato de Deng Xiaoping, China se caracterizó por pasar casi desapercibida, se desarrolló una política exterior de muy bajo perfil. Hoy China hace totalmente lo contrario, tiene una política mucho más firme y asertiva que aporta algunos aspectos positivos para la estabilidad mundial, aunque  también hay algunos que generan cierta preocupación.

Transcurría el año 1978 y China se embarcó en lo que denominó, “estrategia de 24 caracteres” cuyo objetivo central era lograr el tan ansiado crecimiento económico y la modernización que parecía tan esquiva. De ahí surgieron las pautas que marcó Deg Xiaoping un verdadero reformista: “Observar con calma, afianzar nuestra posición, afrontar los problemas con tranquilidad, ocultar nuestras capacidades y esperar el momento oportuno, mantener un perfil bajo, y nunca buscar el liderazgo”.

Esta es la razón por la cual Pekín no tuviera un excesivo protagonismo en la escena mundial y lo más importante era evitar conflictos o fricciones innecesarias que distrajeran a China de los objetivos centrales de la “estrategia de los 24 caracteres”. La China actual, guiada por su líder Xi Jinping, un ingeniero químico y doctorado en teoría marxista en la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales de Tsinghua, asumió un  papel más activo en sus relaciones con el mundo.

Además recordemos que hace un cuarto de siglo China era un país pobre, atrasado y débil. Hoy a pesar de la desaceleración, su economía es la segunda del mundo y eso lo acompaña con el crecimiento de su poder político y militar. Anteriormente comentaba que hay dos aspectos en la evolución de China, el positivo es que al asumir un papel destacado en el escenario internacional acorde con el crecimiento de su potencial, quiere influir en la configuración del orden institucional internacional y la búsqueda de una multilateralidad.

La apertura de una base militar y naval en la República del Yibuti ubicada en el Cuerno de África, marca un cambio radical en relación a la orientación de la política exterior china anterior, que se mantuvo inmóvil durante varias décadas. La vertiente negativa de la nueva política exterior de China, está marcada por la agresividad y unilateralidad con que Pekín defiende sus reivindicaciones territoriales. Xi Jinping en los últimos tiempos ha desarrollado esta política, que lo ha llevado a vivir verdaderas muestras de tensión con Filipinas, Vietnam, Japón y otros países asiáticos. En los territorios en disputa, algunas islas, China ha construido instalaciones militares.

Esto conlleva el elevado riesgo de un posible enfrentamiento, o choque “accidental”, que podría derivar hacia un conflicto bélico de mayor envergadura, tensiones que han aumentado en los últimos tiempos de forma preocupante. Ante esta situación se manejemos la siguiente hipótesis: ¿Compensa las aspiraciones territoriales los riesgos de las consecuencias catastróficas que produce tener un conflicto bélico?

De ahí que no es una exageración informar que las tensiones se han agravado en esta región geográfica del mundo, derivado en gran medida por la actitud casi beligerante de China, por lo que ésta se ha convertido en un foco potencial de conflictos, no sólo en Asia sino en general para todo el planeta.

¡Hasta el próximo análisis…!

 Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: