viernes, 6 de mayo de 2016

7535. LA PREPOTENCIA Y EL FRAUDE.

Por Arturo CEJA ARELLANO
Periodista y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
La prepotencia y el fraude
         
Tuvo que viajar a la capital michoacana el alcalde Rubén Cabrera Ramírez, para solucionar el problema creado por la SCT sub sede Jacona, que, minutos después del banderazo de inicio de una obra para la introducción del drenaje en el fraccionamiento Joyas del Pedregal, la clausuró; luego de que, agazapados esperaron a que se retiraran los medios de comunicación, pretextando que el municipio no sacó el permiso correspondiente.
         
A decir verdad, la SCT ha permanecido dormida en sus laureles desde hace muchos ayeres, pues nomás no llegan ni siquiera las labores de bacheo en las rúas que le corresponde; ya sea del orden federal o estatal.
         
Tuvieron que aparecer (otra vez), agroindustriales, productores del campo y autoridad municipal, para bachear los principales accesos y salidas en el municipio, por el marcado deterioro en que se encontraban. Por tal motivo, es por demás ridículo que, mientras permitieron que la administración municipal pasada otorgara el permiso para la instalación de masetas en los costados de la carretera Jacona-Jiquilpan, cerca del Aga, la “acuacharan” de manera muy $o$pecho$a, ocasionando –allí sí- que afectan el tránsito peatonal y vehicular, se preocuparan y ocuparan con actitud prepotente y altanera, poniéndose riesgosamente al tú por tú con el alcalde y vecinos, al impedirles el inicio de obra del tan necesario drenaje.
         
Los vecinos de Joyas del Pedregal están contentos con el edil, porque les ha atendido en todas sus necesidades cuya solución le han solicitado. Ahora solamente falta que la multicitada SCT se vaya a oponer a que se les construya un carril de desaceleración para que puedan ellos entrar y salir al fraccionamiento sin tanto riesgo, el cual se encuentra ubicado exactamente una peligrosa y prolongada curva, antes de llegar a Rancho Nuevo.
         
Amén del drenaje, les falta el agua potable (la administración municipal les robó ese derecho al desviar recursos para la perforación de un pozo profundo, a otro fraccionamiento de quintas). Les falta alcantarillado. La energía eléctrica la tienen porque ellos mismos compraron los pequeños transformadores y pagaron los derechos correspondientes a la CFE.
         
Tampoco les han hecho el deslinde para la entrega física de sus lotes, mucho menos cuentan con las escrituras, por los múltiples fraudes que les cometió quien les vendió el terreno que ni siquiera es de su propiedad, cobijado por la influencia de poderes de su hermano, quien labora en oficinas de la dirección a la que corresponde lo relacionado con fraccionamientos y viviendas, en la administración municipal.
         
Por cierto, éste fraudulento fraccionador se atrevió a intentar golpear a mi papá, el profesor Delfino Ceja Guerrero (q.e.p.d.), a quien amenazó de muerte. Existen testigos que entraron en su defensa. Pocos días después, mi papá se infartó y falleció en el hospital del ISSSTE.
         
Hasta ahora lo revelo para que conozcan el tipo de alimañas que viven del patrimonio que de gente que invierte sus ahorros, pensando equivocadamente que fue su mejor inversión.
         
Bueno, mi papá murió defendiendo ese patrimonio, luchando y peleando con el fraccionador, exigiéndole el cumplimiento de todo lo relacionado con el fraccionamiento, y por lo menos contra los últimos tres alcaldes jaconenses que nunca quisieron solucionar el problema del fraccionamiento Joyas del Pedregal, protegiendo al empleado que aún se pasea como campamocha en los pasillos del palacio municipal. Ya nada lo resucitará, ahora solamente esperamos que a esos vecinos afectados se les ayude a vivir de manera digna, con los servicios indispensables que necesita un ser humano, como lo ha hecho el alcalde Rubén Cabrera. Aquí la dejo pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: