viernes, 6 de mayo de 2016

7536. ANÁLISIS INTERNACIONAL… PREMIO NOBEL DE LA PAZ ARGENTINO ADVIERTE DE GOLPE EN BRASIL.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

PREMIO NOBEL DE LA PAZ ARGENTINO,
ADVIERTE DE GOLPE EN BRASIL.

El argentino Adolfo Pérez Esquivel, quien obtuviera el Premio Nobel de la Paz en 1980, durante una visita a Brasil, advirtió sobre la posibilidad de un golpe de Estado en ese país, en un discurso que brindó en el plenario del Congreso en Brasilia.

La pieza de oratoria generó indignación entre varios legisladores. En una parte del discurso dijo: “En este momento hay grandes posibilidades de un golpe de Estado similar a lo que ocurrió en otros países del continente como Honduras y Paraguay, donde se utilizó la misma metodología”.

“Vengo a Brasil trayendo la solidaridad y el apoyo de mucha gente de América Latina y la mía personal para que se respete la continuidad de la Constitución, del derecho del pueblo a vivir en democracia”.

Pérez Esquivel ha sido distinguido en varios países del mundo por su labor de defensa pacífica del sistema democrático y de los derechos humanos frente a las dictaduras militares de la región latinoamericana.

Al terminar su discurso externó: “Espero que salga lo mejor de este recinto en bien de la democracia y de Brasil”. Esto provocó gran indignación entre los legisladores de oposición que pidieron sea eliminado de las notas taquigráficas el discurso de Pérez Esquivel.

El diputado opositor al Gobierno que lidera Dilma Rousseff, Pauderney Avelino, líder de la bancada del partido DEM, impulsor del Impeachment, sostuvo que: “No se puede aceptar que un ciudadano extranjero diga en una de las casas del Congreso Nacional que hay un golpe en el país”.

Recordemos que la Presidente Dilma Rousseff, está acusada por la oposición de utilizar préstamos de bancos estatales para ocultar déficits presupuestarios, en medio de un complejo escenario que conjuga traiciones políticas, una profunda recesión económica sumado a un gigantesco fraude a la empresa petrolera estatal, Petrobras que incluye al Partido de los Trabajadores que fuera fundado en 1980 y está al frente del gobierno y a sus aliados.

Dilma ha defendido en múltiples ocasiones su inocencia ante las acusaciones, y esgrime que el Vicepresidente Michel Temer, quien asumiría el cargo si ella es depuesta, estaría detrás de la planeación del golpe de Estado en su contra. En unos días, el Senado brasileño debe decidir  si separa a Dilma Rousseff del cargo por hasta 180 días, mientras se sigue un juicio de destitución en su contra.

Los sondeos entre los senadores que analizan las denuncias contra la Presidente indican que ya hay suficientes votos a favor de suspenderla de sus funciones.
Rousseff dijo a un medio estadounidense estar muy triste por la posibilidad creciente de perder su mandato en un juicio político, proceso injusto desde su punto de vista y que le impediría asistir a la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el mes de agosto.

“Más que creer que voy a sobrevivir, voy a luchar para sobrevivir. No solamente por mi mandato, sino que también lucharé porque defiendo el proceso democrático que gobierna la vida política de Brasil”.

Quizás Dilma deba reflexionar una frase de Adolfo Pérez Esquivel que dijo mucho tiempo antes de su visita a Brasil: “Los gobernantes que no saben escuchar o no quieren escuchar a sus pueblos no son dignos de gobernarlos”.

¡Hasta el próximo análisis…!

Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: