lunes, 9 de mayo de 2016

7546. CURSILADAS.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Cursiladas.
Mañana es Día de Madres o Día de las Madres, como usted prefiera si de veras hila muy fino, es mal pensado o considera que ser alburero fija hormonas, fortifica neuronas y da vigor a su mexicanidad profunda.

Se pone uno a averiguar cuántas madres hay en el país y ¿qué cree?... hay varias versiones, como en todo, empezando por la extensión del suelo patrio.

En esto del número de madres o sea, la cantidad de “mujeres que han tenido al menos un hijo” (advierten con humorismo involuntario los comentaristas de las estadísticas oficiales, como si fuera posible la existencia de algún rigorista a ultranza que considere madre sólo a la que haya tenido dos o más hijos), el primer problema es que las estadísticas oficiales no son de ayer sino de 2010 y lo más fresquecito es la “Encuesta Intercensal de 2015”, que consigna cifras nomás aproximadas, pero, ¡pelillos a la mar!, demos por buenas esas cantidades que se supone reflejan más o menos la realidad, total, no pasa nada, unas madres más o unas madres menos, no hacen ninguna diferencia en esta nuestra risueña patria tan dada a la madre (a la veneración a la madre).

Del total estimado de población (119 millones 530 mil 753 tenochcas), casi 61 millones y medio, son mujeres y poco más de 58 millones, hombres (… dicen). Del total de mujeres, 30 millones son madres (señoras son más, aquí, insisto, nos referimos a las que han producido, orgullosamente, su robusto tenochquita).

De esas 30 millones de mamis, dice la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) de 2010, se estima en 8.2 millones el número de mujeres con “por lo menos un hijo y que está en una situación conyugal de ‘no unión’, es decir, son viudas, separadas, divorciadas o solteras” (ya luego veremos qué hace, cómo va a reportar el Inegi a las madres con hijos que sean señores casados con señores que han adoptado hijos y ¡son madres!, no sea usted infame, no sea  canalla ni discrimine). Marcador Corona: 21.8 millones de madres mexicanas con marido anexo; 8.2 millones duermen a gusto y sin aguantar malos modos ni flatulencias (siempre suponiendo que el Inegi consiguió que todos los encuestados dijeran la verdad, en algo así como una súbita epidemia nacional de veracidad).

Nos dice también el Inegi que hay casi 49 millones de compañeros tenochcas que trabajan (formal, informalmente, de vez en cuando y en algún sindicato de gobierno, que también se considera trabajo, asómbrese).

De ese total de 49 millones de personas con chamba, dice el Inegi, casi 19 millones son mujeres (mujeres registradas como mujeres en el Registro Civil y que dicen que son mujeres, ya veremos también cómo se reportan las estadísticas nacionales dentro de algunos censos, para no incurrir en ningún tipo de distinción despectiva con caballeros de pelo en pecho que atiendan al censor y le digan: mujer, ama de casa, casada, con hijos y guiso sabrosito).

De esos 19 millones de mujeres que trabajan para ganar dinero, precisa el Inegi que 13 millones 853 mil son madres (digamos 14 millones para no encamotar más la columna). O sea: 5 millones de damitas trabajan y no tienen hijos, las otras 14 millones tienen hijos y trabajan.

Interesante es que, siempre según el Inegi, de los 8.2 millones de madres solteras, sólo trabaja el 70%, las demás no tienen ingresos y mantienen a su prole y a ellas, de tres maneras: por apoyos oficiales, por ayuda familiar y de milagro. Por cierto, de las divorciadas con hijos, también trabaja sólo el 70% -71.7%, pero ya quedamos en que estamos redondeando números, y de las ‘separadas’, o sea, divorciadas sin haber cancelado la factura, también sólo el 70% trabaja… conclusión: hay un 30% de varones cumplidores (o eso parece, porque a lo mejor las mantiene algún amigo o sus papás, o sí trabajan todas y no les latió andar soltando la sopa con el encuestador, fuera a ser una tanteada del ex… uno nunca sabe en México).

Como sea: de 30 millones de madres (casadas o sin casar, viudas o dejadas, como sea, pero madres), trabajan solamente 14 millones… se tambalea la hoy por hoy, “verdad” universalmente aceptada, de que ya nadie cuida a los hijos pues las mamás y papás trabajan todo el día y los dejan solos, a su suerte, a que los eduque la calle: cuando menos 16 millones de madres, no trabajan y si no salen a trabajar se imagina uno que están en sus casas haciendo lo que se supone hacen las madres.

Segundo por cierto: si hay 30 millones de madres y trabajan para ganar dinero sólo 14 millones, a las otras 16 millones de mamitas las mantiene alguien, supuestamente el marido… aunque, siendo realista, no necesariamente es así porque en nuestro México se consigue emplear los jugos gástricos de muy diversas maneras sin trabajar (Sancho incluido).

En resumen: 120 millones de mexicanos, 30 millones de madres y cada compañero de nacionalidad tiene la suya, aunque la verdad, habría que investigar más a fondo, porque hay muchos (no la mayoría, muchos), de los que realmente es difícil creer que la tengan.

Por último: el movimiento comercial, el nivel de gasto en 10 de mayo es cercano a Navidad y Año Nuevo, dicen las Cámaras de eso… no se entiende que si es tan grande el amor a la madre, la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011, arroje el vergonzosísimo dato de que el 45.7% del total de mujeres que tienen hijos sufren violencia doméstica, de diversos grados, pero violencia. Infamia: nuestra sociedad toda, mientras esto subsista, vive en la infamia.

¿Madre querida, madre adorada?... si fuera genuino ese amor, la mujer golpeada sería una rareza, porque el macho bestia que golpea a su mujer, su pareja, concubina, su lo que sea, temblaría nomás de pensar en qué le esperaba al crecer los hijos; para ni mencionar que si fuera tal la veneración por la madre, todo batracio que abusara de una mujer, sabría que el hermano, el padre, el primo, el vecino, lo iba a llevar de los pelos ante la ley… ¿madre querida, madre adorada?: obras son amores y no tantas cursiladas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: