martes, 10 de mayo de 2016

7549. ¡FELICIDADES MAMÁS!

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Éste es uno de los días más importantes para los mexicanos, porque al igual que el festejo de la Virgen de Guadalupe, se desborda la pasión para felicitar a las mamás en su día. Ya en Estados se celebró el domingo; siempre es el primer domingo de Mayo. Aquí las empezaron a festejar desde el sábado, lo que se pudo palpar con la atiborración que hubo en los diversos restaurantes de la ciudad, incluyendo el domingo.

Hoy es día de hablar de la mamá. O sea, de la mujer que nos parió, bien o mal a ella le dolió y le sigue doliendo, pero no su vientre, sino su corazón, por la ingratitud de nosotros los hijos.

Actualmente resulta muy lastimoso ver a jovencitas, adolescentes y hasta a niñas que a muy temprana hora se han convertido en mamás, porque la promiscuidad, la violencia que sufre la mujer, la ignorancia, y hasta el vicio enmarcado en el alcoholismo y la drogadicción son las causas más comunes, las terribles fieras que azotan a la mujer desde antes de convertirse verdaderamente en ésta.

Es muy común conocer que jovencitas de secundaria y bachillerato suspenden sus estudios al salir embarazadas. La mayoría aborta, pero al fin y al cabo sintieron lo es ser mamá.

Muy lamentable sobre todo, saber que no pocas son las mujeres que desde que se convierten en mamá, al mismo tiempo son papá, porque el macho elude su responsabilidad luego de saciar sus muy bajos instintos de animal, de un machismo mal entendido.

El comercio, la industria, el campo, están invadidos de mamás solteras, divorciadas o abandonadas. Y hasta de mujeres que ni siquiera supieron quién fue el que les dejó la semilla del hijo en su vientre.

Sin lugar a dudas, la mujer realiza un titánico esfuerzo para sobrevivir, para educar a su hijo o hija, en busca de que transiten por un sendero donde se respire la paz social, y que los guie hacia un mundo más vivible, más compartible.

La mujer se ha alzado hasta cúspides inimaginables, porque destaca al igual que el hombre en todos los ambientes: político, social, económico, deportivo; y qué decir en su hogar, porque antes de irse a trabajar tiene que preparar alimentos para sus hijos, padres, hermanos y para el esposo, la que lo tiene. Se va y regresa a las 14:30 horas para hacer el quehacer y de nueva cuenta preparar alimentos, para enseguida regresar al trabajo. Por la noche, cansada, encuentra a sus familiares iracundos “por la falta de atención”.

A muchas no les queda tiempo ni para llevar a sus hijos a la escuela, por lo que éstos, desde temprana edad deambulan por las calles y entre la ociosidad, convirtiéndose luego en verdaderos enemigos de la sociedad.

La madre que se desliza lenta y penosamente entre las piedras, con sus pies descalzos y callosos, surcando veredas, sorteando barrancas, espinas; cargando la leña y fruta, verduras del campo que traen al pueblo para tratar de vender, siendo fustigadas, rechazadas y perseguidas por los inspectores del municipio, que les impiden vender sus productos en el mercado.

Hoy, la felicitación para mi madre, para mi esposa, mis hermanas, mis amigas, mis nueras, mis lectoras; para todas las madrecitas del mundo. ¡Mil felicidades!, aunque la cosa no sea tan fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: