sábado, 14 de mayo de 2016

7570. RODRIGO MÉNDEZ, ARTISTA Y AMIGO.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Rodrigo Méndez, artista y amigo.

Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera,  dejaría de ser artista.
Oscar Wilde (1854-1900)
Dramaturgo y novelista irlandés.


El viernes pasado el Centro  Escolar Juana de Asbaje (Ceja) entregó  la presea “Juana de Asbaje” por 25 años de labor a varios trabajadores, entre ellos a Rodrigo Méndez Navarro que con su energía y entusiasmo imparte las materias relacionadas con las artes plásticas. Rodrigo es antes que todo mi amigo. En 1977 Rodrigo era apenas un niño que acudía a los talleres de dibujo que cada verano impartía a los niños de la parroquia de la Divina Providencia, de alguna manera ayudé a que la semilla artística que permanecía latente en el alma de Rodrigo saliera a la luz. Desde entonces tengo el privilegio de ser amigo de Rodrigo y en algunas ocasiones compañero de sus aventuras artísticas.

La presea tiene una leyenda que se refiere a la energía espiritual que los docentes del Ceja aportan para hacer de esa escuela una gran institución, una escuela con alma, si algo caracteriza a  Rodrigo es su entusiasmo, su entregan apasionada al quehacer de despertar en los jóvenes estudiantes la veta artística que todos poseemos, pero que pocos desarrollan en toda su plenitud.

Además de la pintura que ha plasmado en murales del Museo de la Ciudad en lo que era la estación del ferrocarril y en el propio Centro Escolar Juana de Asbaje, entre otras espacios, en obras al óleo, acuarela, dibujo, y otras técnicas en el clásico formato de cuadros, Rodrigo es también un teatrero, actividad que también imparte a los estudiantes del CEJA. La inquietud por el teatro también se despertó en Rodrigo en la parroquia de la Divina Providencia en donde el padre Luis G. Franco llevó a cabo una labor sistemática para  despertar las diversas expresiones artísticas en los niños y jóvenes del poniente de la ciudad, entre ellas el teatro y la poesía. Los viernes culturales se realizaban cada semana en el salón de la parroquia en donde presentábamos pequeñas obras de teatro, lectura de poesía, canciones populares, Rodrigo era uno de los niños que no faltaban, cada viernes estaba en primera fila.

Cada año en la semana cultural del Ceja Rodrigo presenta con los estudiantes sus trabajos en materia de expresión corporal y teatro. Los que lo conocemos no nos perdemos sus presentaciones porque invariablemente nos sorprende, como cuando el año pasado presentó Homolux, o el hombre de luz, un trabajo de expresión corporal alucinante y lleno de poesía.

En esa ocasión Rodri abrió el programa con otro gran amigo, el profesor Luis Verduzco con quien forma una pareja que maneja muy bien la comicidad, leyó un texto en el que jugaba con las palabras fragmentadas para expresar la locura del lenguaje escrito en sus múltiples posibilidades de interpretación, en su polisemia extraordinaria que trastoca nuestra interpretación del mundo.

Esta semana Rodrigo presentará uno más de sus trabajos de teatrero, estamos expectantes porque sabemos que una vez más Rodrigo nos sorprenderá. Con su trabajo artístico en la pintura y el teatro Rodrigo nos abre a dimensiones casi olvidadas en un mundo en el que la fantasía, la ilusión, la poseía hacen falta tanto como el pan que nos fortalece para vivir. Gracias Rodrigo por tu amistad y felicidades por tus primeros 25 años de labor decente despertando en los jóvenes el amor por el arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: