lunes, 23 de mayo de 2016

7606. LA NIÑA Y EL NIÑO.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ALVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

No mis estimados lectores, no, no voy a que lean un cuento ni cosas de niños, y no porque considere poco importante que lean sobre los niños o un cuento, o bien sobre la carabela La Niña que fue una de las tres que usó Cristóbal Colón, nada de eso, ya en otra ocasión con gusto escribiré sobre algún cuento, o sobre esa famosa carabela o sobre los niños, pero en esta ocasión, con el título, me refiero a dos fenómenos, bueno un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño y recuerdo que ya el Niño tiene años de nombrarse, pero la Niña tiene poco tiempo.

Este fenómeno climático que se encuentra en el Océano Pacífico tiene una duración de 7 años, el Niño y meses o un máximo de 3 años la Niña. Cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el oeste, las temperaturas ecuatoriales disminuyen y comienza la fase fría o La Niña. Cuando la intensidad de los alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, El Niño.

Si no estoy mal, El Niño contribuye, en mucho, a que huracanes que se formen en el OCEÁNO Pacífico sean de una mayor intensidad que si el fenómeno no se tuviera, esto porque las aguas calidad son un buen alimento para los huracanes.

Aquellos que saben dicen que los dos fenómenos existen desde tiempos prehistóricos, pero, o bien, hasta mediados del siglo pasado se tuvieron registros,  o bien el Cambio Climático ha contribuido a que los dos sean más intensos y no pasen tan desapercibidos como tiempos atrás.

El caso es que estos fenómenos se tienen en el Océano Pacífico y para este año, principalmente El Niño, tendrá un papel importante en cuanto a la intensidad que se tendrá de algunos huracanes, algo que los que se desarrollen en el Atlántico no tendrán.

Inició el pasado 15 de este mes la temporada de huracanes y tanto El Niño como La Niña están en el Océano Pacífico y los escucharemos nombrar con frecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: