martes, 24 de mayo de 2016

7612. OBJETIVO DE LOS GURÚS DE LA NUEVA ERA: MATAR A DIOS Y AL PASADO (LA MEMORIA).

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Objetivo de los gurús de la Nueva Era: matar a Dios y al pasado (la memoria).

Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda.
Jean de La Fontaine (1621-1695)
Escritor y poeta francés.


Por dondequiera veo libros de los gurús de la Nueva Era: Paulo Coelho, Eckhart Tolle, Ronald Hubbard, Saint Germain, y por supuesto Deepak Chopra con su inmortal “Mentes sin tiempo, cuerpos sin edad”, ¡la fuente de la eterna juventud disfrazada de lenguaje científico! Pero, ¿qué tienen en común los gurús de la Nueva Era? Durante años he leído los libros de estos sujetos preguntándome cuál es su objetivo, la respuesta es sencilla: quieren matar a Dios y al pasado (la memoria).

Vean un  vídeo del farsante alemán llamado Eckhart Tolle (eligió su nombre de batalla de un legendario místico católico) y se tumbarán de risa (si es que aún conservan algo de capacidad de raciocinio). Con su rostro tragicómico Tolle tiene la encomienda de matar el pasado. Uno de sus libros se titula “El poder del ahora”, porque de lo que se trata es de vivir el momento, el instante fugaz que se escurre entre los dedos como agua, ¿el pasado? No existe más, así que para qué preocuparse, el pasado solo es un lastre que nos impide vivir el momento, lo único que existe.

Personas súper preparadas y aparentemente inteligentes han caído en la trampa de la Nueva Era a través de los gurús del ahora, del “universo” y del “pensamiento positivo”(¡Entre ellos muchos sacerdotes católicos!). Pero el pasado está ahí a pesar de que el mamón de Tolle pretenda matarlo, Dios sigue vivo a pesar de que Paulo Coelho pretenda sustituirlo con el concepto “universo”, y el ser humano sigue siendo mortal a pesar de Saint German que impulsa la peregrina idea de que con sólo pronunciar el Yo soy (el viejo artilugio del egoísta y perverso Yahvé) serás igual que  un dios, ¡serás Dios mismo!

El médico hindú Deepak Chopra es otro de los intelectuales que el Nuevo Orden Mundial eligió para adoctrinar a las masas “inteligentes”, profesionistas, científicos, buenas personas que buscan sinceramente a Dios, que quieren crecer espiritualmente y que comparten la decepción de una Iglesia decadente, o en general, de religiones que ya no llenan los deseos de trascendencia del hombre común.

Chopra cree sinceramente lo que escribe (le tomó años convencerse a sí mismo de la verdad de sus mentiras), pero el tiempo, oh, esa inasible y cruel abstracción que no se detiene, le golpea cada día matándolo lentamente y llevándolo a la temida vejez. Entonces doctor Chopra ¿No basta con expulsar el tiempo de la mente para ser eternamente joven?

Y ¿Qué decir del viejo practicante de magia negra, del famoso Paulo Coelho?, bueno, él sigue tan campante escribe que escribe machacando en la mente de millones de ilusos buscadores la idea de que Dios no es necesario si tenemos fe en el universo y en el poder del pensamiento positivo. Como afirmó el filósofo Federico Nietzche Dios ha muerto, así que ¿porqué no sustituirle con la palabra “universo”, y por qué no olvidarnos del pasado, de la historia con su pesado fardo, por qué no olvidarnos de los demás si sólo yo soy necesario, para qué queremos a la comunidad, a la sociedad, a la familia?

Los gurús de la Nueva Era quieren hacerte creer que la realidad se puede transformar con la palabra y sin ayuda de los demás, el individualismo, el egoísmo, la magia en lugar del trabajo y el fin de la historia, el presente sin pasado y sin futuro, como dicen los chavos que cantan la canción de The Strokes;  you only lives once (sólo se vive una vez) así que ¿para qué preocuparnos por el mañana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: