miércoles, 25 de mayo de 2016

7614. LOS MIGRANTES.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ALVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA PARTE

Cuando en Estados Unidos, allá por mil setecientos y tantos iniciaron un crecimiento en todos los aspectos, enfrentaron el problema de quién trabajara en las plantaciones, en las industrias que iniciaban y en las casas de los hacendados. Ya en Europa se tenía la compra-.venta de esclavos, principalmente los llevados de África, y al país vecino del Norte, llegaron personas de raza negra que empezaron a ser usados como mercancías y los problemas, sufrimientos, castigos, maltratos, y el trato inhumano e infrahumano no tardó en llegar. Abraham Lincoln ya como presidente logró abolir la esclavitud, pero más y más personas siguieron llegando al requerirse su trabajo.

El siglo pasado, ante la falta de fuentes de empleo, los mexicanos abandonaron sus lugares de origen, dejaron sus padres, sus hijos, su esposa, otros familiares, sus costumbres y se fueron a los Estados Unidos, la gran migración se tuvo y ante el éxito de la mayoría, más personas decidieron emprender el camino en busca de las oportunidades de mejorar, de ayudar a su familia, de querer tener mejores condiciones de vida.

Es un hecho que tanto para el mexicano que emigra, como para quien le proporciona trabajo, hay un beneficio, las labores que realizan los migrantes no las llevan a cabo los americanos y cuando me refiero a labores, incluyo las realizadas en los hogares, requieren quien haga la limpieza de las casa, quien cuide a los niños y por supuesto quien haga los alimentos, para las señoras es más redituable trabajar, atender un negocio que estar en su casa y les resulta mejor contratar a alguien que atienda su casa.

Viendo el gobierno de Estados Unidos la mano barata de los mexicanos, y ahora también de los centroamericanos, las fuentes de empleo se han extendido a arreglo de parques y jardines públicos.

Es un hecho que en el vecino país del Norte requieren de mano de obra, y también lo es, que los mexicanos requieren de fuentes de empleo y en tanto así sea, el complemento se tendrá así se tenga a un candidato a la presidencia que usa, precisamente este tema, para hacerse de simpatías pero que de ganar, la realidad será otra.

Para bien, la Diócesis de Zamora cuenta con la Comisión Diocesana de Pastoral de la Movilidad Humana que preside el Sr. Cura Jesús Ruíz. Pero también en varios Ayuntamientos, se cuenta con un regidor que tiene asignada la Comisión del Migrante como es el caso de Zamora en que Marcos Antonio Arizaga Sánchez está haciendo un aceptable trabajo y que junto con el padre Jesús Ruíz, han conformado el Consejo Estatal del Migrante con una buena estructura.

Debe quedar claro que hay mucho por hacer por quienes han decidido ir al vecino país del Norte en busca de mejorar, pero también por los familiares que se quedan esperanzados también a mejorar sus condiciones de vida vía las remesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: