jueves, 26 de mayo de 2016

7619. LA NUEVA ERA, ¿CÓMO EMPEZÓ TODO ESTE LÍO?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La Nueva Era, ¿Cómo empezó todo este lío?

“La extinción de las razas inferiores es una necesidad  kármica”.
Helena Petrovna Blavatsky
(1831-1891), escritora teosófica.


En los altos niveles del gobierno federal se imparten cursos de cienciología, la ONU impone la agenda Gay, el aborto y la adopción homoparental a Peña Nieto, en México los diputados corruptos aprueban leyes represivas, en Brasil se impone un masón corrupto como Michael Temer que a su vez impone a un judío como jefe del banco central, los gurús de la Nueva Era venden millones de libros a las buenas personas que están hartas de la incongruencia de la Iglesia y que buscan desesperadamente satisfacer su sed espiritual, la magia negra se expande en el planeta, pero ¿Qué relación hay entre todo esto? ¿Cuándo comenzó a tomar auge todo este movimiento que hoy arrastra a muchos jóvenes y a no tan jóvenes?

¿Comenzó en 1950 cuando un alcohólico y drogadicto como L. Ron Hubbard (foto) leyó los libros del mago Aliester Crowley e inició el negocio de la cienciología con sus rituales satánicos y magia negra? El fundador de la cienciología realizó frente a su propio hijo un aborto ritual a su esposa y drogó a su hijo a quien quería iniciar en los rituales de magia negra. El sujeto era un escritor de ciencia ficción fracasado que encontró en la religión su veta de oro. Escribió el libro “Dianética: La Ciencia Moderna de la Salud Mental", sí, ¡de la salud mental!  El libro de Hubbard es una copia de otros textos como el Libro de la ley del mencionado mago Crowley. En 1953 fundó la Iglesia de la Cienciología y miles acudieron al nuevo profeta que les ofrecía la felicidad y la cura de sus males por algunos miles de dólares. El trasfondo es la misma idea que hoy promueven los gurús de la Nueva Era: tú eres dios, sólo necesitas romper las cadenas que te atan.

Pero después de siglos de permanecer en las sombras, en la última parte del siglo XIX salen a la luz del día sectas ocultistas que promueven abiertamente su ideología y que penetran los círculos del poder político. La magia y la política siempre fueron de la mano, pero ahora los magos se infiltraron hasta las más altas esferas de poder.

La Nueva Era tuvo en Helena Petrovna Blavatsky (foto) (1831-1891), a una de sus principales figuras. Pocos saben que las ideas de esta aristócrata rusa de origen germano, la teosofía,  frustrada sexualmente a causa de su fealdad, tendrán una poderosa influencia en el Partido Nacional Socialista de Alemania y en Adolfo Hitler. La raíz esotérica del movimiento nazi se encuentra en escritores como Helena que copiaron textos completos de obras que nunca mencionaron. 

Helena desde niña vivió rodeada de un ambiente espiritista, su abuelo era un masón que tenía en su biblioteca obras de magia negra y espiritismo que Helena leyó quedando profundamente impresionada, tanto que su vida estuvo marcada por el espiritismo desde entonces.

Helena se casó a los 16 años con un militar de quien adoptó su apellido Blavatsky aunque su matrimonio arreglado nunca se consumó porque el viejo militar no se interesó jamás en ella; en 1875 Helena se establece en Estados Unidos en donde fundó la Sociedad Teosófica y se hizo popular haciendo de médium en sus reuniones espiritistas; en 1879 Helena viaja a la India en donde establece el centro de operaciones de la secta, difunde entre sus seguidores la creencia de que espíritus poderosos la guía y le dictan los textos que se comenzarán a publicar en Europa y Estados Unidos, desde entonces se han multiplicado los que se dicen “canales” de espíritus superiores.

La influencia de Helena aumenta y pronto alcanza el grado más alto en la masonería. En 1887 funda la revista “Lucifer” desde donde comienza a escribir sobre la llegada del Anticristo para instaurar un Nuevo Orden Mundial. En 1891 muere sola en Londres abandonada de todos sus adeptos.

La obra principal de Helena Blavatsky es La Doctrina Secreta, fundamental en los gurús de la Nueva Era, un libro en donde aflora el racismo y el anticristianismo de la autora que cree que Satanás es el verdadero dios, el benefactor de la humanidad. La idea que sería fundamental en el nazismo, que la raza aria está destinada a dominar a la humanidad para dar paso al superhombre, fue uno de los pilares de la doctrina secreta, la teosofía.

Una de las obsesiones de la corriente teosófica es acabar con el cristianismo para imponer una nueva y única religión, apoderarse de la Iglesia penetrando hasta los más altos niveles del poder es parte de su estrategia. ¿Hasta qué punto lo han logrado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: