domingo, 29 de mayo de 2016

7624. PARA QUÉ SIRVE UN DOCTOR EN ECONOMÍA.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde  Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

VIVIR ESTA LOCURA

Me detengo un momento,
siempre a la sombra de tus ojos,
ellos inciden y acarician mi esqueleto
sin apenas poder defenderme, casi fenezco,
de apetito por ti estoy hambriento,
locura de ti y por ti me hace vivirte,
sin importar los reclamos de la gente,
pues no se vivir de otro modo.

eliseo.

Hoy 26 de mayo se cumple un mes más de el estado mexicano decidió darle una bofetada a la justicia para los más jodidos; decenas de familias entraron en luto y abandono por la ausencia de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Cultos y sofisticados como se han vuelto nuestros mandatarios, no los ven ni los buscan; para qué, después de todo está totalmente demostrado que ese tipo de gente no es bien vista por nuestros pomposos doctores, algunos en economía.

Hasta los años setenta del siglo pasado, la vida política del país se manejaba con egresados de la UNAM; podemos decir que el nivel de corrupción que se manejaba era alto, no hay duda; pero existía un cierto sentido de identidad con lo nacional; había más conciencia del compromiso social.

Desde el sexenio de Miguel de la Madrid; además de su escandaloso abuso del poder para alimentar y satisfacer su homosexualismo, el gobierno se vio literalmente asaltado por "doctores" en economía egresados de centros universitarios particulares del país y el extranjero.

¿Para qué sirve hoy un doctor en economía?

Para algunas buenas actividades; por ejemplo, si se es académico de una universidad pública el doctorado regularmente le aporta más dinero para su bolsillo; no necesariamente conocimientos, eso es pecata minuta; lo fundamental es que puede disponer de más dinero en la nómina, se aprovecha de los beneficios de los sindicatos sacrosantamente corrompidos al más viejo estilo mexicano;  curiosamente las grandes aportaciones de los economistas en la academia no ha sido por sus doctorados; lo ha sido en cambio en su crecimiento intelectual. De los doctores de las escuelas particulares se puede decir solamente que se les ha convertido en una máquina de apetitos dinerarios: se prioriza lo que se puede llegar a ganar teniendo el grado; reconociendo que la materia más complicada en las mismas se llama... "pago de colegiatura", el resto de asignaturas se pueden cursar con relativa prestancia, los "facilitadores" , así se les llama a los profesores, saben que no es muy recomendable ser muy estrictos...; no les conviene.

Pero el doctor en economía que me interesa en esta entrega es el que se mantiene al frente de las instituciones gubernamentales, este , invariablemente se ha convertido en el capataz de la economía nacional; lo vemos manejando el banco de México, le se encarga de mentir diciendo que todo está muy bien con el tipo de cambio, es su obligación cuidar la  paridad cambiaria, cuando en realidad lo que se tienen es una total "pachanga" monetaria con la que se va haciendo basura la moneda nacional; hasta este momento, el doctor Carstens y su pandilla de doctores en economía son de los que más han devaluado la moneda.

Por otro lado, el Doctor Videgaray, desde la Secretaría de Hacienda, se ha encargado de convertir la planificación del crecimiento económico en una auténtica vacilada, más parecida a el juego de los pronósticos deportivos, donde por 15 pesos, usted puede intentar acertar a los marcadores del futbol, o lo números de la tómbola; puede acertar o no..., siempre puede intentarlo de nuevo.

Así están estos dichosos doctores en economía; presentan unos pronósticos al inicio del año; mientras que durante todo el año, periódicamente salen muy pomposamente... con sus doctorados en economía a decirnos que... que... qué, pues que no le atinaron al pronóstico..., pero que están dispuestos a ofrecer otro.

Cualquiera con un gramo de inteligencia tiene toda la autoridad del mundo para cuestionarles... ¿para eso sirve un doctor en economía...; y yo les añadiría que sirven además para cobrar fortunas por decir semejantes marranadas muy parecidas al más burdo juego de cartas...

¿Entonces habrá que conformarnos con ellos?

No necesariamente, pero por el momento, seguirán siendo un cáncer en las finanzas familiares, sus doctorados solamente les sirven para ganar un salario parecido al del presidente Peña Nieto (Carstens gana aún más que él); seguirán demostrándonos que de economía saben tanto como sus errores reiterados... es decir que tienen un título que les acredita lo que no dice la práctica; y que , invariablemente seguimos siendo  una sociedad apendejada que en buena parte sigue pensando que la "reforma laboral y política de Peña Nieto" es una reforma educativa; quizá por eso seguimos siendo una economía sin posibilidades reales de dejar de ser vista y calificada como república bananera muy a modo para los ex-abruptos de Donald Trump. Quizá.

Desde luego que usted tendrá su opinión al respecto, pero en lo personal, y como economista me molesta que engañemos tanto a cambio de ganar mucho dinero; vamos para decir tarugadas no hace falta tener un doctorado; pero si hace falta tenerlo para cobrar más por decir tanta tontería y ser tan indolentes ante la realidad de una sociedad que lo único que es pide es que sean menos soberbios...; pero como que no se les da.

Usted tendrá su opinión al respecto... piense en ello cada que vea aparecer al sonriente gordito Carstens , salir a declarar que el peso está más firme que nunca mientras se hace pedazos; o ver al doctor Videgaray o uno de sus doctores salir a las pantallas de la tele a decir que ...fallaron sus pronósticos..., pero que tienen otro para el siguiente mes o dos meses...; así de simpático.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: