viernes, 3 de junio de 2016

7648. LOS DERECHOS DE LA TIERRA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Los derechos de la Tierra.

“Cuando la sangre de tus venas retorne al mar, y el polvo de tus huesos vuelva a la tierra, quizás recuerdes que el planeta nunca te perteneció, sino
que eres tú el que perteneces a la Tierra”.
Reflexión indígena.


El tema de los derechos de la Madre Tierra que no sólo se han hecho ley sino vida, como en Bolivia, ha sido el centro de la Conferencia Mundial de los Pueblos. En otros países como el nuestro, todo se reduce a declaraciones y hasta en algunas ciudades como México, se ha legislado al respecto pero falta mucho camino por recorrer. El reconocimiento a los derechos de la Madre Tierra no es algo nuevo, desde principios del tercer milenio los pueblos indígenas se han organizado para plantear la urgencia de reconocer los derechos de nuestro planeta y de los seres vivos que la habitan.

En la declaración del año 2012 los pueblos de la Tierra manifestaron su gratitud a la Madre Tierra que “es fuente de vida, alimento, enseñanza, y provee todo lo que necesitamos para vivir bien”, pero al mismo tiempo denunciaron que “el sistema capitalista y todas las formas de depredación, explotación, abuso y contaminación han causado gran destrucción, degradación y alteración a la Madre Tierra, colocando en riesgo la vida como hoy la conocemos, producto de fenómenos como el cambio climático”.

Los Pueblos de la Tierra que no son otros que los pueblos originarios, los pueblos indígenas que llamaron con urgencia a “tomar acciones colectivas decisivas para transformar las estructuras y sistemas que causan el cambio climático y otras amenazas a la Madre Tierra”. Hasta ahora los gobiernos el planeta, y en especial de los países industrializados que más contaminan (Estados Unidos, China, Alemania, Francia, etcétera), sólo han tomado acuerdos que no los obligan al cumplimiento de los objetivos. La realidad es que mientras los gobiernos del planeta sirvan a los intereses de los señores de la guerra (también México), del petróleo, de las drogas, no habrá compromisos firmes para preservar la vida.

Los Pueblos de la Tierra llamaron a la ONU a hacer suya y promover la Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra, pero la ONU está más ocupada en imponer la agenda gay que tiene el propósito de destruir a la familia tradicional. Peña Nieto intenta imponer en  México la agenda gay.  Ya sabemos que Peña Nieto sirve a los intereses extranjeros, pero ¿A quién sirve la ONU? La respuesta a esa pregunta la conocemos, sirve a los magnates, en concreto, a los señores de la guerra.

Volviendo a la Declaración de los Pueblos, en el artículo 1 parte del reconocimiento a la Madre Tierra como un ser vivo. Podríamos ir más lejos y reconocer que le Tierra es un ser consciente, pero esta afirmación no tiene sustentación científica. Entre los derechos de la Madre Tierra o Pachamama y por ende a los seres vivos que promueve la Declaración está el Derecho a la vida y a existir; el derecho a ser respetada; el derecho a la regeneración de su biocapacidad y continuación de sus ciclos y procesos vitales libres de alteraciones humanas.

Promover los derechos de la Tierra es promover la paz, ¿cómo en un mundo en guerra constante pueden reconocerse los derechos de la Tierra? Por eso la Declaración incluye: “garantizar la paz y eliminar las armas nucleares, químicas y biológicas; promover y apoyar prácticas de respeto a la Madre Tierra y todos los seres que la componen, acorde a sus propias culturas, tradiciones y costumbres; y promover sistemas económicos en armonía con la Madre Tierra y acordes a los derechos reconocidos en esta Declaración.”.

El reconocimiento a los Derechos de la Tierra avanza muy lentamente, y es que los que manejan este planeta y a sus gobiernos, no quieren oír hablar de derechos de la Tierra, lo único que les importa son las ganancias, el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: