lunes, 6 de junio de 2016

7654. MUHAMMED ALÍ: VIVIÓ Y MURIÓ LIBRE.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Muhammed Alí: vivió y murió libre.

“No tengo ninguna disputa con el Vietcong. Mi conciencia no me permite ir y disparar a
mi hermano, o a alguien más oscuro que yo, o a pobre gente hambrienta en nombre
de la poderosa América; dispararles, ¿por qué? Ellos nunca me han llamado negro
(nigger), nunca me han linchado, no me han echado a los perros ni me han robado mi nacionalidad, violado o matado a mi madre y mi padre… ¿Cómo puedo disparar a esa
pobre gente? Sólo llévenme a la cárcel”.
Muhammad Alí (1942-2016),
Boxeador, campeón olímpico en 1960 y  tres veces campeón del mundo.


Muhamed  Alí fue un hombre libre. En un mundo de esclavos  Alí vivió y murió libre, para eso tuvo que romper las cadenas de la esclavitud ¡con ayuda de la religión! En 1964, días después de ser campeón mundial por primer vez cambió su nombre “de esclavo” Cassius Marcellus Clay Jr. por el de Muhamed Alí, (el amado de Dios) con profundas raíces religiosas porque en adelante Alí sería musulmán.

Alí tenía un nivel de conciencia muy elevado y es que entre sus amigos se contaban el activista y  religioso Malcom X, y el pastor Martin Luther King,  dos tipos de cuidado para el sistema que a través del FBI tenía la consigna de vigilarlos (y desaparecer llegado el momento) por pensar diferente, todos los que se atrevían a pensar distinto, “comunistas”, hippies, rockeros, artistas, defensores de la Tierra, todos los que criticaban el sistema que tan buenos dividendos le deja a los Señores de la guerra, eran “enemigos”. Alí, King y Malcom X estaban en la lista negra lo mismo que John Lennon y otros jóvenes de pelo largo y actitud irreverente como el cantante poeta Jim Morrison, líder del grupo Los Door´s.

Alí luchó más de 30 años contra un rival que al final se impuso por knockout: el parkinson. Miembro de la Iglesia La Nación del Islam desde los años 60, Alí se posicionó políticamente como un pacifista, un hombre congruente con sus ideas y que luchó por la paz del mundo.

"Nuestros corazones están heridos pero estamos contentos de que papá es ahora libre", escribió Hana, una de sus nueve hijos, que dijo a la prensa: “Todos intentamos mantenernos fuertes y le susurramos al oído: 'Puedes ir en paz ahora. Estaremos bien'". El alcalde de su ciudad natal Luoisville, en Kentucky, afirmó: "El Campeón era una figura sobrenatural que trascendía fronteras, deportes y artes, pasando por el lado humanitario, los blancos y los negros, los cristianos y los musulmanes. Pertenece al mundo entero", apuntó Fischer.

Alí fue el más grande ("The Greatest"), así lo calificó el presidente Barack Obama, que agregó: "Su lucha fuera del ring le costó el título y su estatus público. Aquello le hizo ganarse enemigos por doquier, ser agraviado, y casi ser enviado a la cárcel. Pero Ali se mantuvo firme. Y su victoria nos ayudó a acostumbrarnos a la nación que reconocemos hoy". Tal vez las palabras más significativas sobre Alí son las del promotor Don King, el hombre de la cabellera estrafalaria: "Ali era un hombre del pueblo. Un luchador por el pueblo. Adoro a  Muhammad Ali, fue un amigo de toda la vida. Nunca morirá. Su espíritu seguirá por siempre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: