martes, 7 de junio de 2016

7662. LA POLÍTICA APESTA..., ALGUNOS POLÍTICOS TAMBIÉN.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DÍAS Y COSAS

El recuento del tiempo,
de cosas idas, de pequeños momentos,
de eso simplón que hemos sido,
con celo quijotesco lo vigilo
cual tesoro que explica nuestra historia,
cosas de la vida, tiempo y memoria,
cosas idas, pero nuestras y queridas,
tan simples como la mera existencia.
Los días y las cosas llevan tu esencia,
los días y las cosas siempre te nombran.

eliseo.

El secretario de gobierno Osorio Chong lo dijo de forma lapidaria: "hubo campañas despiadadas"; el periodista Alberto Aguirre en el diario El Economista, nos dice al respecto:

"Sendos candidatos en entidades del norte de la República bajo sospecha, por presuntos vínculos con el crimen organizado. Otra, en el centro del país, acusada penalmente por su sobrina, a la que supuestamente despojó de la herencia de su abuela. Dos candidatos, en estados distintos, cuestionados por sus orientaciones sexuales. Uno más en el Golfo, señalado como presunto pederasta. Y casi todos los protagonistas de las campañas del 2016 por 12 gubernaturas, acusados de enriquecimiento  inexplicable..." (Viernes 3 de junio de 2016; pag.42)

Hoy los resultados, dos días después de las elecciones nos dejan un sabor a desencanto, engaño y desprecio. Mientras los panistas se encuentran borrachos de soberbia afirmando que van derecho a la presidencia en el año 2018; el presidente Peña Nieto no acierta a asimilar el porqué la gente no lo quiere, considerando que parte del fracaso de su partido el PRI se debe a su imagen deteriorada al nivel más bajo de la historia moderna (desde que hay estadísticas al menos). Al mismo tiempo se destapa una puerta más de temor por el Peje y su partido MORENA, que sin ganar una sola gubernatura, se posicionó, como  la tercera fuerza como se lo había anticipado hace al menos medio año. Esto sí que les causa molestias tanto a panistas, como a priistas, de los perredistas mejor ni hablamos, pareciera que apenas queda algo de cascajo de lo que fue un partido con esfuerzos genuinos por representar a las clases medias y bajas del país, hasta que la codicia les ganó, y terminaron como los que tanto criticaron.

En esta jornada electoral, como en todas, se tiene ganadores y perdedores; el problema es que hay de ganadores y perdedores a ganadores y perdedores; en este caso ha sucedido una derrota muy dolorosa cargada a la sociedad que acudió o se abstuvo de votar. Veamos al respecto.

Con semejantes candidatos por elegir... ¿qué le quedaba al pobre lectorado? PRI o PAN, y en su mayoría con candidatos con antecedentes no muy probos. Hagamos a un lado a quienes se les acusaba de tener preferencias homosexuales, dejemos esta parte de lado, después de todo... ¿quién nos dijo que ser heterosexual garantiza ser mejor persona y gobernante? asumo que eso es simple homofobia muy al estilo de los conservadores mochos mexicanos persignados. Como si la inteligencia y el respeto se situaran en braguetas y traseros; ¡vaya forma estúpida de medir el tamaño y calidad de las personas!

Desgraciadamente otros si, y con suficientes indicios están señalados de ser personas involucradas en temas de pederastia y delincuencia; y eso si que resulta preocupante; porque algunos de ellos van a gobernar,  dados los resultados electorales. Esta parte si preocupa, y no parece que a la clase política le ocupe lo más mínimo el tema; vaya, no lo ven como problema.

Edgardo Buscaglia; investigador de la Universidad de Columbia, afirma desde hace años lo que sus datos le han arrojado: "En México, el hampa financia a candidatos"; luego afirma que más del 80% del dinero que se usa en campañas es de origen ilícito (El Economista; 3 de junio, pag.41)

De repente, queda la sensación de que la sociedad está tan desamparada que los resultados electorales son irrelevantes, que los mexicanos están en una trampa sin salida aparente. Hoy los panistas y buena parte de la prensa pregona a las cuatro vientos que el voto de castigo en contra del PRI es por su mal gobierno; que es en contra de Peña Nieto y sus actos de corrupción que no quiso castigar   (¿se atrevería a castigar a su mujer por la casa blanca... a su secretario de hacienda...? ¡No lo creo..., no lo hizo ni lo haría...!).

Probablemente esto es cierto, es una reacción de castigo en contra de Peña y su gaviota... ¡pero vean ustedes la  terrible opción que tiene los votantes... el PAN, el partido que nos llevó a esta más que pendeja guerra contra el narco, donde Calderón ordenó matar con saña, y llamó daños colaterales cada que un inocente era acribillado! Mientras que el señor, una vez terminado su mandato se retira orondamente a disfrutar de una pensión vitalicia, dejándonos la guerra que no pedimos, pero que ya ni cuesta más muertos que los que sociedad alguna está dispuesta a asimilar.

En estas condiciones tenemos un rotundo fracaso de la sociedad atrapada en elegir entre lo malo corrupto o lo corrupto y malo; es decir basura contra basura política. Sólo hagamos una excepción clara con el electo gobernador por Chihuahua, panista decente, acusado por sus preferencias sexuales al parecer, las que finalmente que carajos nos importan si es uno de los políticos que han dado pruebas buenas de decencia en su comportamiento político; donde su intimidad y sexualidad no se a traducido en manejos perversos que hayan manchado su carrera política; es un panista hasta hoy probadamente decente y honrado; digámoslo claramente, que es de bien nacidos reconocer las virtudes quien las porta , al margen de los colores del partido que lo represente. A mi ver, Javier Corral es un panista que merece el beneficio del reconocimiento, hasta que su trabajo diga lo contrario.

¿Qué le espera a este pobre y jodido país para el 2018...?

Imagínese, ya se están preparando para la guerra en contra de un sólo hombre y su estampa de caudillo; solo imagínese lo que se espera PRI, PAN, PRD, PT, Verde; Nueva Alianza... en una guerra de todos contra el Peje... ¿lo duda...? le tengo malas noticias, ya se inició la guerra, ya están las consignas en televisoras, radio y redes sociales; todos contra el Peje. ¿Y sabe porqué...?  Porque le temen, temen que les quite todo lo que han armado en esta estructura de corrupción que su buen esfuerzo les ha costado.

Es un hecho que los partidos políticos han armado una alianza de impunidad muy al estilo la liga mexicana de futbol que, como buena mafia, ha creado un acuerdo de caballeros (de bandoleros en realidad) para bloquear a todo el que no quiera ceñirse a sus caprichos. En la política es lo mismo... si el Peje no se ciñe al estilo corrupto de manejo de la política... pues que se vaya al carajo; así de simple; o se amolda o se le ataca en bola.

Este domingo más que nunca ha quedado claramente demostrado lo que es la política en México; un pacto de impunidad donde lo que menos importa es el elector posible. Es el verdadero derrotado.

Usted,  desde luego, tendrá su opinión.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: