jueves, 9 de junio de 2016

7667. ELECCIONES, ¿QUIÉN GANÓ? ¿QUIÉN PERDIÓ?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Elecciones, ¿Quién Ganó? ¿Quién perdió?

El gobierno no se ha hecho para la comodidad y el placer de los que gobiernan.
Conde de Mirabeau (1749-1791)
Político, escritor y orador francés.



¿Quién ganó? ¿Quién perdió realmente en las últimas elecciones? Aparentemente ganó el PAN y perdió Peña Nieto y sus compinches, pero un análisis superficial nos muestra a los verdaderos ganadores: la mafia partidocrática. En un pueblo sin memoria las historias se repiten inevitablemente y los mafiosos se imponen utilizando disfraces que ocultan sus verdaderas intenciones. ¿Ganaron los azules o en realidad son lobos tricolores disfrazados? ¿No fueron los azules los que nos precipitaron en esta espiral de corrupción, violencia y muerte que inició Felipe Calderón con su guerra contra el narco? ¿No fueron los tricolores los que se han empeñado en continuar con esta política de miseria, corrupción y muerte? ¿Cuál es la diferencia entre un azul y un amarillo? ¿No son los mismos partidos que tramaron el Pacto Contra México?

Es una historia de alternancias que no beneficia a los ciudadanos, sino al contrario, los únicos beneficiados son los mismos de siempre, los políticos y sus partidos. La corrupción y las torpezas del PAN en el gobierno de Felipe Calderón fortalecieron al PRI que ahora perdió gracias a la corrupción de sus gobernantes comenzando por Peña Nieto. Podríamos llamar a esta farsa democrática la alternancia para la corrupción.

Por primera vez en su historia el PAN  gobernará en siete Estados, pero eso es sólo por fuera, es como el triunfo del ex priista Jaime Rodríguez, El Bronco,  en Nuevo León, un gobernador “independiente” que representa los intereses de los mismos de siempre.

El caso más significativo de la farsa que significa el “triunfo” del PAN en alianza con el PRD es Veracruz con un delincuente como Miguel Ángel Yunes, un sujeto que se enriqueció a la sombra de la corrupta Elba Esther Gordillo. Un priista de corazón disfrazado de panista. El triunfo de Yunes en Varacruz con las siglas del PAN-PRD y las mañas del PRI es el triunfo del sistema corrupto que prevalece.

En Puebla el gobernador electo José Antonio Fayad es un empresario que acumuló muchos millones de pesos en negocios con el actual gobierno, más que panista se identifica con el priismo que le ha dado a ganar mucho dinero; el otro ganador del PAN es Carlos Joaquín González, otro priista vestido de azul. Carlos Joaquín es primo del secretario de energía y ex gobernador Pedro Joaquín Coldwell, se arrimó al PAN luego de que el PRI lo rechazó como candidato. El otro ex priista convertido al PAN es José Rosas Aispuro, ganador en Durango.

En Chihuahua ganó Javier Corral, un panista auténtico y que además se sale del molde tradicional de los azules por lo que se espera que Corral sea un gobernador diferente; otros ganadores que si tienen la camiseta del PAN puesta son Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas) y Martín Orozco Sandoval (Aguascalientes).

Conociendo el historial de los “panistas” ganadores en los Estados mencionados la pregunta es ¿quién ganó y quién perdió realmente?

Después de analizar los resultados, en la opinión pública nacional se reafirma la idea de que en las últimas elecciones ganó la partidocracia y perdió el pueblo que se quedó frente a la tele viendo el fútbol. El hecho de que sólo un candidato independiente, un bombero, logró una curul en la Ciudad de México refleja que la maquinaria electoral trabaja para impedir que los ciudadanos puedan acceder a las posiciones de gobierno. ¿Quién ganó¿ Ganó la partidocracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: