lunes, 13 de junio de 2016

7677. DI’ARINA Y DE MAÍZ.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

PRI

Mientras que en varios Estados de la República Mexicana, el Partido Revolucionario Institucional sufrió tremendas derrotas electorales, al perder el poder en 9 entidades, como reflejo de un posible encabronamiento social contra ese instituto político, en Michoacán, el Senador y Presidente del Comité Directivo Estatal, Víctor Manuel Silva Tejeda, recorre los Distritos políticos que conforman la Geografía Michoacana, con la finalidad de revivir a los comités municipales que, al parecer aún no despiertan del letargo sufrido desde la elección anterior del año pasado.

En respuesta a esa derrota a nivel nacional, Manlio Fabio Beltrones, dirigente en el país del partido tricolor, dijo aceptar las consecuencias de lo que pudo haber sido un mal trabajo político, o una mala elección de candidatos.

El caso es que, tal derrota sufrida por el PRI, fue fraguada perfectamente por los partidos Acción Nacional y el de la Revolución Democrática. El amasiato emprendido entre el PAN y PRD, no es otro reflejo de patadas de ahogado, sabedores de que ellos solos, por separado, no tienen capacidad alguna como para llevar a sus propios candidatos del triunfo electoral. Al PRI le ha quedado claro que con los votos del Verde Ecologista no le alcanza para lograr el triunfo electoral.

Mientras que el dirigente nacional del PAN se desbordó en palabrerías para festejar ¿su triunfo?, el del PRD cayó en politiquerías al jactarse de que “su partido no está muerto”.

Increíble resulta que partidos políticos totalmente contrarios y de una ideología muy diferente (como el agua y el aceite), luego de echarse de madrazos en elecciones anteriores, ahora firmen un pacto de “amor eterno” (sólo por hoy), para derrocar al PRI; que –por cierto- fue el que “parió al perredismo”, cuando los viejos priistas que mamaron la ubre del presupuesto político nacional, sabían que ya no tendrían cabida en el “costal de huesos”, ante el empuje de nuevas generaciones de priistas.

Lo mismo le pasó al PRD, con la fuga de seguidores de Andrés Manuel López Obrador, sumándose a su partido MORENA (Movimiento de Reconstrucción Nacional).  Aquello del divide y vencerás ya no les alcanzó, razón por la que buscan amafiarse, como MORENA, que trata de hacer suya a la Coordinadora Magisterial del CNTE; que, por cierto, en varias ocasiones lo han rechazado.

En Michoacán, Silva Tejeda visita los distritos, donde se reúnen dirigentes, líderes, simpatizantes y militancia, para decirles que serán ellos mismos quienes elijan a sus próximos dirigentes de los Comités Municipales, como si ello no se los hubieran dicho en no pocas ocasiones. Tal incumplimiento fue uno de los factores por los que el Partido Revolucionario Institucional se desgranó, refugiándose muchos en el Partido Verde Ecologista, con la esperanza de que, al estar en éste instituto político que se cubre con las naguas del tricolor, podrían regresar de un momento a otro al PRI.

En Zamora, se dice que han logrado un gran poder ¡”Los Checos”!, que se han unido en busca de hacer suya la dirigencia municipal del tricolor, en manos de Marcial Gómez Amezcua, actual titular del SAPAZ.

Mire usted, “Los Checos” son: el joven abogado Sergio Flores Luna, el doctor Sergio Navarrete Peña; y el constructor, Sergio Rodríguez Cázares, quienes van con todo y por todo, respaldados por organizaciones afines al Partido Revolucionario Institucional. Existen muchas posibilidades que de ellos tres salga el nuevo líder del PRI en Zamora, respaldados claro está, por los otros dos y su buen número de seguidores.

Sin embargo, mucho será el trabajo que realicen, porque Gómez Amezcua “no se va a quedar con los brazos cruzados, nomás como el chinito, milando cómo lo dejan fuera” de sus intenciones de candidatearse próximamente (2018) como aspirante a la Diputación Federal, según se dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: