martes, 14 de junio de 2016

7682. LA MALDICIÓN DE LA RELIGIÓN.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A. 
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

EL CAMINO

Recojo por la vera de mis pasos
cada una de tus señas y razones,
se dice que para mover corazones,
y para que se entreguen los brazos,
una sonrisa es letal y traicionera,
te delata, te entrega y evidencia,
por más que así no lo quieras.
A la vera del camino te alcanzo,
te miro..., me sonrio..., te abrazo,
eres señal y tierra en que anclo,
destino final sin adjetivos.

eliseo.

Apenas se analiza el impacto que ha causado la iniciativa de decreto enviada al congreso por el presidente Peña Nieto, donde propone la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo, cuando, ya se ha desatado la gran polémica desde la vocería de la iglesia católica, y aunque no escuchadas por los medios de comunicación, de igual forma por las otras sectas o corrientes religiosas. 

Desde luego esta propuesta, por más que se quiera defender, dadas las circunstancias educativas y culturales, no cuenta con el apoyo que se pretende manejar en los propios medios; es una gran mentira que la sociedad en general esté preparada para tal tema, sin que se experimente un escozor emocional salpicado de rechazo definitivamente, aunque sea muy  en voz baja. 

Cuando este fin de semana (11 y 12 de junio) la iglesia católica mexicana se pronunció rechazando tajantemente los matrimonios homosexuales, parecía que solamente sería una discusión dentro del país, por desgracia se presentó la masacre en Orlando florida, Estados Unidos que ha dejado constancia del nivel en que se encuentra la capacidad de aceptación y tolerancia que se vive en el mundo.

Se les llama asesinatos de odio, se les llama rechazo a la diferencia, igual se llama intolerancia a los "otros". Al final el resultado es el mismo; un tonto enajenado por una iglesia específica, que le ha podrido la cabeza con ideas lunáticas muy de los tiempos de la edad media, en que la iglesia era la autoridad moral del mundo, y en su nombre se masacraron pueblos completos... ¡siempre en nombre de alguno de tantos dioses que hemos manejado, según sea la secta a que se pertenezca! Sabemos que hoy se trata de cubrir esa falacia por medio de una especie de síntesis teocrática, con una cosmovisión que  supone que hay varias iglesias y un solo Dios por buscar y en cuanto se encuentre, pues adorar... donde todas las iglesias monoteístas (cristiana, judía, musulmana) intentan justificar sus palos de ciego, y la violencia formativa que inculcan a la humanidad. Nunca olvidemos que la religión se inventa en el momento en que el ser humano renuncia a tratar de encontrar explicaciones a los sucesos que se le presentan en la naturaleza y que requieren de una salida sensata... ¡mejor que se crearon imaginariamente seres divinos como forma de evadir el compromiso!

La masacre en Orlando nos recuerda estas dos vertientes de la vida cotidiana: No es cierto que vemos de manera natural las parejas de un mismo sexo; no es cierto que cuando se acarician les sonreímos muy complacidos; no nos educaron en casa, la escuela y nuestra iglesia para hacerlo, por tanto no lo hacemos. Pero como está de moda presumir que somos muy esnobistas, pues fingimos que respetamos lo que no hemos aprendido a asimilar: ver a dos personas del mismo sexo ser pareja sentimental, y darles su espacio y derecho como personas; preferimos señalarles como maricas... tortilleras, desviados, y todos calificativos que se le van ocurriendo a los muy creativos mexicanos. 

En este caso, Peña Nieto, pecó de ingenuo y quiso demostrar que su poder está por encima de una sociedad que de hecho lo ha reprobado en su evaluación, le quiso imponer credos espinosos, lo va a seguir pagando.

Pero... ¿y la masacre de Orlando en un bar lleno de personas homosexuales, al parecer (no califiquemos groseramente que todos los que asistieron esa noche lo eran; a un bar puede ir cualquier adulto sin tener que manifestar sus preferencias sexuales), donde han muerto decenas, y otras tantas permanecen luchando por sobrevivir, a manos de un homicida que en nombre de Alá, ha perpetuado, uno de los asesinatos de odio más brutales en occidente?

Cuando una persona mata en nombre de "su " Dios a otra persona, estamos ante un enfermo mental debidamente preparado por el credo de esa iglesia; hay responsables de todo ello, son los que se asumen como los representantes de "su" Dios sobre la tierra, su discurso ha convencido que es bueno matar... ¡sí, se mata en nombre de un supuesto Dios, así se maneja y manipula desde la inseguridad llamada fe!

Hoy se maldice a la iglesia musulmana, ayer fue a la católica, luego la protestante y sus variantes, y antes a la judía; la diferencia entre ellas es solamente que cada una defiende únicamente sus intereses... ¡no necesariamente los de la humanidad!

Al final todos los casos son demostraciones del fracaso de la sociedad que no sabe cómo vivir aceptando a los  diferentes, a los que no son como nosotros. Un fracaso más de los muchos que forman la historia. No olvidemos que jamás, grupo alguno aceptó abiertamente a otro genéticamente diferente; jamás, las huellas de la historia lo  muestra, lo detalla, cuenta como permanentemente se han desatado guerras entre los diferentes; nunca una cultura ha aceptado dócilmente a otra, en ocasiones era por el control de sus recursos y sus mujeres; hoy lo hacen por la homofobia, por el rechazo a las preferencia sexuales; y por qué alguien les dijo que "su" Dios rechaza a todos los que no son como ellos. 

¿Cuántos odios y asesinatos se esperan en los siguientes años en nombre de una idea que jamás será forma? es decir ¿cuánta gente morirá por un absurdo llamado fanatismo religioso? Si pudiéramos hacer la cuenta de los miles de millones de personas muertas por y en nombre de la religión, hace tiempo que habríamos inventado otra... para repetir el mismo proceso... seguir jodiendo al prójimo en nombre de ella. Por otro lado, no ocultemos la realidad, jamás se ha educado a la sociedad para aceptar así porque sí a los que se consideran diferentes: los discapacitados seguirán siendo marginados, los homosexuales motivo de burla, las lesbianas igualmente, y sus relaciones entre ellos... lo que son hoy, un tema sin muchas salidas.

Mientras occidente se lamenta con la masacre de Orlando, los grupos fundamentalistas de Oriente festejan felices el acto..., sabemos que la homofobia es parte de lo que se rechaza en el mundo musulmán... los católicos, cristianos y judíos no cantan mal las rancheras... ¡y ya usted sabrá que pensar al respecto!

Usted tendrá su opinión... nunca olvide cuando comparta con personas diferentes a usted... experimentará la diferencia... aunque no lo quiera... es educativo y cultural...


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: