martes, 14 de junio de 2016

7684. ¿POR QUÉ LA VIDA ES ASÍ?

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
¿Por qué la vida es así?

Parece increíble, pero en el municipio de Jacona el departamento de Aseo Público no recoge la basura que se genera en los jardines de casas particulares, por considerar “que esa no es basura”, razón por la que abandonan los costales en la esquina de las calles, lo que constituye en un auténtico foco de infección, amén de la deprimente vista que ofrecen a quienes tienen que pasar de manera obligada por ese lugar.
         
Eso ocurrió en la esquina de las calles Isabel La Católica y Rodolfo Fierro, frente al establo del ex alcalde Sergio García Martínez. Por cierto, se ha solicitado sin éxito alguno a ese departamento, coloquen un anuncio a través del cual se prohíba a la gente a depositar su basura en esa esquina, por lo que eternamente se encuentran desde cucarachas, ratas y otros insectos dañinos para la salud.
         
En Zamora no cantan tan mal las rancheras, toda vez que sobre la calle Parota, en la segunda sección de Arboledas, montones de costales y basura obstruyen la banqueta del lado oriente, sin que a la fecha la autoridad municipal la haya retirado o que haya tratado de impedir que la gente deje su basura en ese lugar.
         
Por la calle del Árbol, esquina con la Del Bosque, la administración municipal que encabezó José Alfonso Martínez Vázquez (“El Gallito”), intentó construir lo que pensó, sería un Teatro al Aire Libre, único en toditita la región; solamente que jamás fue terminado y por ende, nunca lo inauguraron.
         
Lo ocioso del lugar es apto para el escondrijo de viciosos y malvivientes, amén que el desuso lo está deteriorando. Por si fuera poco, en su parte trasera crecen cada día más los arbustos e higuerillas, dándole un aspecto por demás deprimente.
         
Lamentablemente, en la levítica ciudad de Zamora, donde al parecer existen muchos enemigos de la cultura y del arte, lo que se destruye de manera por demás cruel, es lo que se intentó fuera la Rotonda de los Hombres Ilustres que, dicho sea de paso, desde que se inició su construcción sabíamos de sobra que ese lugar no iba a funcionar como tal, por lo desprotegido que está; además de que ningún familiar de los Hijos e Hijas Ilustres permitirían de ninguna manera llevar allí los restos de sus familiares difuntos que en vida destacaron.
         
Por esa razón, el último de los Hijos Ilustres de Zamora, don Francisco Elizalde García, pidió lo sepultaran en el Panteón Municipal, justo en la tumba donde yacen los restos del compositor de la letra de la canción “Ojos Tapatíos”, Fernando Méndez Velázquez; cuyos restos él gestionó con Fide Castro, fueran traídos a Zamora para su eterno descanso.
         
La Rotonda de los Hombres Ilustres es víctima, no del tiempo, sino de la ignorancia y de la total indiferencia, toda vez que un día se le dio uso para la presentación de recitales musicales con gran éxito, vistiéndose de magia esas tardes, coronadas con las interpretaciones musicales, sin que se le haya dado tal seguimiento que era muy bien visto por la sociedad.
         
Si se acondicionara el lugar con una “concha acústica”, no pocos serían los artistas urbanos que acudirían para deleitar a los cientos de ciudadanos que diariamente transitan por la calzada para ejercitarse, o bien para llegar a sus destinos, tanto en Zamora, como en Jacona.
         
Por cierto, a partir del Río Zapadores, Duero o Nuevo, la calzada recibe el nombre de “Calzada Zamora-Jacona”, nomás porque la administración municipal panista que encabezó don Ramón Puga Torres, no aceptó el nombre de “Calzada Perfecto Méndez”, pretextando que éste personaje zamorense nada hizo para o por Jacona en la época en que vivió en ésta región. Válido ¿no? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: