martes, 14 de junio de 2016

7687. APRENDIENDO A VOTAR.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Aprendiendo a votar.
La prima Rita era querida por todos: sus cinco hermanos varones, sus papás y la familia entera, porque aparte de ser simpática y de bonito modo, era atenta y acomedida (algo influía en algunos que era un ferrocarril de guapa, algo). Rita desde chiquita fue precoz, que es lo que se dice cuando una hija de familia pinta para güila, como ella fue desde que la madre natura se lo permitió (y se lo permitió pronto). En Secundaria estuvo en cinco escuelas (la expulsaban y corrían maestros, en plural); la Prepa no la terminó después de estar en cinco diferentes (se calculaban otros nueve despidos y la expulsión de unos 14 ó 15 satisfechos alumnos). No tenía remedio. El abuelo Armando, en su poco hablar un día dijo, “esa niña nació con comezón”. De repente un amigo de sus hermanos, se encaprichó con ella; los cinco -y sus papás-, le dijeron que lo pensara mejor; luego, que huyera; pero a veces  se le pasa la mano a Cupido: el muchacho, sabedor de la ligereza de cascos de su amada, pidió su mano, se juraron mutuamente amor eterno, cumplieron con las formalidades del caso y salieron de Luna de Miel, viaje que interrumpieron: ella regresó directo a casa de sus papás y del cornudo muchacho ya no se supo. Comentó el impresentable primo Pepe: -“Si pensó que por él iba a cambiar, es tonto, eso no se quita –sí… gallina que come huevo.

Ayer, la nación presenció un evento raro: el Congreso procedió a realizar un juicio de desafuero. Con 414 votos a favor, la abstención de la fracción completa de Morena (37 diputados), la de un diputado del PRI, y otro del PRD, se aprobó quitar el fuero y poner de “a partir de ese momento” a disposición del Ministerio Público Federal, a la diputada local del Congreso de Sinaloa, Lucero Sánchez López, acusada de haber ido a la prisión (el 4 de noviembre de 2014), a visitar al Chapo Guzmán y de haber usado para ello, una credencial falsa; cargos que ella niega.

Los tribunos federales, procedieron en conciencia (¡seguro!), pues está muy feo eso de que una diputada, por estatal que sea, ande visitando a semejante delincuentazo y peor -y para mayor ofensa de la sociedad-, se haya permitido usar ¡una credencial falsa del INE! La Patria sufre; puras vergüenzas.

La Ley de Responsabilidades de los funcionarios, Título Segundo, Capítulo I, artículos 5, 6 y 7, dispone que se haga juicio político a los legisladores que ataquen las instituciones democráticas o la forma de gobierno (republicano, representativo, federal), o violen “grave y sistemáticamente” las garantías individuales y sociales, la libertad de sufragio o usurpen funciones; igual a los que violen la Constitución o las leyes federales causando perjuicios graves al país o los estados, o afecten el funcionamiento de las instituciones, y también a los que violen “sistemática y gravemente” los planes, programas y presupuestos, o no respeten las reglas de manejo de esos dineros (una metida de pata no cuenta, es “sistemática y gravemente”).

¿Cometió alguno de esos delitos doña Sánchez?: no. Si es cierta la acusación, fue a visitar a un reo (no es delito), y usó por tonta una credencial falsa del INE (delito NO grave). Si los abogados de doña Sánchez le aconsejaran que aceptara los cargos y declarara que está muerta de amor por el Chapo, le andan teniendo que pedir disculpas (la versión de ‘Proceso’ es que el Chapo es papá de dos hijos de la señora; y sin hijos: ahí cheque usted el Código Penal federal, la concubina es tan sagrada como la esposa).

Que el Chapo sea una facha, no hace que sea delito visitarlo (ni enamorarse de él). Usar una credencial pirata sí es delito, pero menor (muy menor si no se usó para cometer un fraude por ejemplo, sino únicamente para ocultar la identidad). Si la PGR tiene información que haga a doña Sánchez cómplice del Chapo, no lo ha dicho; igual que no presentó pruebas de cargo contra ella, ni la credencial falsa (o una copia), ni el video que todos vimos en la televisión… porque en esa prisión de Almoloya, de altísima seguridad, se borran los videos cada 27 días “por protocolo”. Le quitaron el fuero nomás porque la PGR les juró, ¡por esta patroncitos!, que es culpable (¿cómo de qué?).

Nuestro Congreso, el federal, se especializa en acertar un martillazo en el clavo y dar cien en la herradura. Dice el Artículo 111, párrafo quinto, de la Constitución, que para proceder penalmente por delitos federales contra un diputado local, como doña Sánchez, “(…) la declaración de procedencia será para el efecto de que se comunique a las Legislaturas Locales, para que en ejercicio de sus atribuciones procedan como corresponda”… o sea, ni siquiera es cierto que le quitaron nada a doña Sánchez; sería el Congreso de Sinaloa (que, pero-por-supuesto la va desaforar; estamos en temporada).

Los delitos tan serios que ameritan juicio político, pérdida de fuero y siete hogueras, los cometen a la vista de todos nosotros los del peladaje más de cuatro gobernadores y uno que otro funcionario federal… y ni quien diga nada.

Este linchamiento político de doña Sánchez (que parece que sí anda en malas compañías, lo que tampoco es delito), es para consumo de nosotros los del peladaje, nomás para que veamos que ya se acabó la impunidad y que Juan Derecho es un tullido a su lado (personaje de Chucho Salinas, tele en blanco y negro, la prehistoria)… sí, cómo no, entonces que nos expliquen por qué tenían 13 años nuestros aguerridos diputados federales sin hacer un juicio de procedencia (o desafuero), por qué tienen arrumbadas acumulando polvo otras 337 solicitudes de juicio de desafuero, por ejemplo, contra el ex director de Pemex, Emilio Lozoya; el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte o contra el Secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade… y todos los otros expedientes que no pudieron despachar en 13 años, pero el de doña Sánchez, en dos horas le dieron para adelante. Muy bien.

No hay moraleja. La ‘inmoraleja’ es que así son, no cambian y no tienen remedio. A ver si ya vamos aprendiendo a votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: