martes, 21 de junio de 2016

7704. PRIMERO, LO PRIMERO.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Primero, lo primero.
Imagínese un espectáculo mezcla de lucha libre y sumo japonés, con fondo musical de ópera china y redoba norteña (algún día sabremos del misterioso traspaso de la redoba de Mahler al Piporro, algún día)… así fue el divorcio de tía Luz y tío Mauricio. La junta de avenencia se concluyó cuando llegaron las ambulancias; para la firma del acta de divorcio el Juez pidió la presencia del Ministerio Público. Ninguno nunca aceptó ninguna responsabilidad; cada uno achacaba al otro la culpa total de ese fiasco de matrimonio y su agitado fin. Un día, tío Armando dijo que era en lo único en que los dos tenían la razón: -Cada uno hizo todo lo necesario para tener toda la responsabilidad, así de grave fue lo de ellos, único partido de futbol en el que los dos equipos pierden, no hubo empate, doble derrota –y nunca contó qué se habían hecho entre ellos. Lástima.

Este fin de semana hubo tres muertos en el enfrentamiento de las fuerzas del orden (así se le llama a las policías, no se ría), con los maestros de la CNTE, que tenían (y tienen), cerrada la carretera del Istmo, concretamente en Nochixtlán; aparte hubo 45 heridos (seis de ellos, policías, heridos de bala), algunos muy graves.

Los líderes de la CNTE acusan a la policía. La policía fue (como ya se hizo costumbre), a mano limpia, ni tolete llevan, sólo escudos y accesorios de protección corporal (cascos, espinilleras y cosas así).

La mayoría de las personas no está de acuerdo con los métodos de lucha de ‘los maestros’, pues es obvio que no les asiste el derecho cuando bloquean carreteras y avenidas, centros comerciales, bancos, aeropuertos; menos, cuando hay daños a bienes o saqueos… pero, también es cierto que si piden las cosas como dice la ley, ‘respetuosamente’, no les tiran una flatulencia, los dejan en la banqueta esperando cita. También es cierto. En México el gobierno atiende a los poderosos y a los escandalosos, nada más.

La mayoría de la población no está de acuerdo con la estrategia del gobierno en este caso, pues los resultados impiden siquiera intentar la justificación de las acciones oficiales o su ausencia.

La CNTE por otro lado, ya no está sola. El gobierno, cada vez está más solo. Grave. Los dos lados están lejos de tener, como pretenden, toda la razón:

Por supuesto el derecho de los niños a la educación es indiscutible. Por supuesto la ley se debe respetar. Por supuesto es mentira buena parte del alegato de los líderes de la CNTE… pero algo -no tan poco-, es verdad. Por supuesto es válido y cierto buena parte del argumento de la autoridad… pero no todo.

La situación, concretamente, en Oaxaca, era absurda. Apenas hizo bien el gobierno en modificar la ley del estado y recuperar la rectoría del sector, junto con el control de una fuente inagotable de recursos financieros que servían a intereses ya muy lejanos de la educación de los niños. En menor medida, pero igualmente insostenible, era y es la situación en Michoacán, Guerrero y Chiapas. Lo que realmente le dolió a los líderes de la CNTE, que no a sus integrantes, sufridas infanterías a fin de cuentas, es lo de Oaxaca: perder el suministro perpetuo de dinero.

Pero el país sigue a la espera de que el gobierno acepte su responsabilidad en esto. Su grave responsabilidad. El gobierno, el federal, usó largamente a la Coordinadora (en 1989 la CNTE propició la caída de Carlos Jongitud, del liderazgo del SNTE, lo que permitió la entronización de la Ma’Baker Gordillo); el gobierno federal financió a la CNTE, la arropó con leyes a modo y le toleró todo (como hace con otros grupos, que la CNTE no es el único).

El gobierno nos debe una explicación pero como la actual administración no asume ninguna responsabilidad por el pasado (en lo que algo de razón tienen), entonces que nomás nos explique por qué sustituyeron a la Ma’Baker Gordillo al frente del SNTE, por su mozo de estoques, Juan Díaz, asesor estelar de doña Elbita en lo jurídico, laboral y gremial, acusado hasta la afonía por la CNTE de ser el cómplice mayor de la hoy defenestrada, en fraudes y malos manejos de los ríos de dinero que les entrega el gobierno federal, por cuotas y una interminable lista de conceptos que incluye el contrato colectivo (personalmente el presidente de la república, Enrique Peña Nieto reconoció a don Díaz como nuevo líder del SNTE, el 28 de febrero de 2013, personalmente). Que nos explique por qué siguen sin aceptar el reclamo de la CNTE de que el liderazgo del sindicato (SNTE), sea elegido por votación universal directa de los agremiados. Por qué.

Claro que la CNTE debe respetar la ley, pero claro que el gobierno federal debe atender sus reclamos. Es el gobierno el que los acostumbró a que presionando mediante actos ilegales todo conseguían, ahora les salen con la embajada de que ‘fíjense ustedes que ya no’, y es de tontos pensar que les iban a responder, ‘¡ah, bueno!, gracias’. El problema lo creó el gobierno y el gobierno lo debe resolver… y por el camino que han escogido, esto va a terminar mal, no a resolverse, va a terminar, terminar mal, porque muertos, encarcelados y apaleados, no son solución.

Es inútil siquiera intentar explicar en qué se ha equivocado en este asunto el gobierno federal (y los estatales): en todo. Ahora ya se enredó más. Ya se incorporan otros que nada tienen qué ver. Se trata de complicar lo más que se pueda, pues a río revuelto… y mientras, el país pierde, todo el país, en especial el sur.

Sentarse a platicar y negociar (sí, negociar), con los líderes de la CNTE era obligatorio, pero era antes, no con la ley encima y publicada. La CNTE sabe lidiar con la adversidad y se han entrenado para eso, no para hacer institucionalmente el ridículo que tan bien les sale a los líderes del SNTE, amaestrados en doblar la espalda y decir, ‘sí, señor’.

En esto, no hay buenos y malos, los dos están mal, pero sólo uno, el gobierno, tiene la responsabilidad y los medios para de resolverlo. Y lo primero es mandar a don Nuño mucho a la… a la guardería: primero, lo primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: