martes, 21 de junio de 2016

7711. NO A LA VIOLENCIA DEL GOBIERNO.

REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

No a la Violencia del Gobierno.

Toda reforma impuesta por la violencia no corregirá nada el mal: el buen juicio no necesita de la violencia.
Leon Tolstoi (1828-1910)
Escritor ruso.


El gobierno de Peña Nieto se lanzó con todo contra el movimiento magisterial en Oaxaca, un estado simbólico en la lucha contra un sistema depredador e inhumano. El enfrentamiento del domingo en  Nochixtlán y otras ciudades oaxaqueñas dejó un saldo trágico de 6 muertos, 94 heridos y 21 detenidos. La crónica de prensa informan que gente del pueblo apoyó a los maestros en la desigual lucha que ha sido fomentada por un gobierno sordo a las demandas de diálogo de la CNTE.

Escenarios de guerra que ya estaban fríamente calculados en las oficinas de los que se benefician de la violencia, en las elegantes oficinas de los altos jerarcas del gobierno que hay que decirlo, desprecian al pueblo. Perversamente diseñaron el plan represión después de las elecciones, perversamente.

Oaxaca es más que una lucha por la reforma educativa, la guerra contra el magisterio es una guerra contra un modelo que estorba a los grandes consorcios, es una guerra contra los modelos sociales de producción, contra las comunidades y los pueblos que no están dispuestos a convertirse en esclavos del neoliberalismo que se impulsa desde el gobierno.

Oaxaca es simbólica por su ancestral rebeldía, no se dejan domesticar y se rebelan ante la injusticia y ante las amenazas de despojo. Es el Estado en donde aún predomina la propiedad comunal, la propiedad colectiva de la tierra y en donde los maestros y maestras aún son agentes de concientización social, son forjadores de una identidad nacional en donde la solidaridad y el trabajo comunitario son valores que se aprenden en la familia desde la más tierna infancia.

El enfrentamiento comenzó poco después de las 10 y alrededor de las tres de la tarde los policías se retiraron, esto fue tomado como una victoria del pueblo y de los maestros, pero en esta guerra no ganan ni el pueblo ni los docentes, ni siquiera los policías y soldados, todos pierden, todos perdemos.

Las acciones violentas ordenadas desde Los Pinos llevarán al PRI a una nueva derrota en 2018, como se vió en las últimas elecciones, los mexicanos están cansados de la violencia del Estado contra los ciudadanos, están hartos de la corrupción, de la desigualdad y del empecinamiento de la mafia en imponer un modelo económico inhumano que sólo favorece al 1% de los potentados.

El gobierno federal y el gobierno del Estado de Oaxaca son responsables de la represión contra el pueblo y los docentes. Mientras que la violencia contra el pueblo se recrudecía, el gobernador y sus funcionarios viajaban a una boda en aeronaves oficiales. Cuando tomó posesión como gobernador en 2010 Gabino Cué prometió que nunca más á fuerza pública se utilizaría contra el pueblo de Oaxaca. Como todos los gobernantes de este país, mintió.

A nadie conviene la violencia, ni siquiera al gobierno, ni al PRI, ¿por qué tanta cerrazón?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: