viernes, 24 de junio de 2016

7723. ¡BIENVENIDOS A LA REALIDAD!

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Bienvenidos a la realidad!
La prima Esther iba a Mazatlán de viaje de prácticas con sus compañeros de ingeniería (de la UNAM). Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, era gandalla y de lo peor, pero a la familia, respetaba. Fue a ver a los papás de Esthercita y les dijo que no les iba a gustar nada lo que iba a pasar a Esthercita en ese viaje… porque le iba a pasar, lo supiera Esthercita o no lo supiera, que ya en esas, no iba a ser la primera que no se animara (y en aquella era, primeros años 60 del siglo pasado, eso era casi trágico). No es que Pepe fuera adivino, hablaba por experiencia de varios ‘viajes de prácticas’. Y a Esthercita… le pasó.

Parece que va a llover, el cielo se está nublando… no, no es de Pedrito la cosa, lo que viene como anillo al dedo es que en México, descaradamente, soplan vientos de Fronda, porque lo que en la Francia del siglo XVII parecían enfrentamientos entre la burguesía y la aristocracia (contra Ana, la reina regente -mami de Luis XIV-, y el cardenal Mazarino, presidente del Consejo Real y decían que algo más de la reina, decían), en realidad fue un pleito entre aristócratas por el poder… usando, claro, como carne de cañón a los de peladaje, esos que siempre ponemos los muertos.

Paso uno: tensar lo de la reforma educativa, para meterle presión a un visible delfín de don Peña Nieto, el niño Nuño, que estaba muy contento dice y dice lo que le dijeron que dijera; echando brava desde la capital del país, bien cobijadito tras el poder grandote; visite y visite Primarias y kínders, creyendo que construía su posible candidatura a la Presidencia y que se amachó en no tener diálogo con los maestros de la Coordinadora, por léperos que son, porque tienen que obedecer y porque la ley es la ley… sí, cómo no. El niño Nuño ya puede ir pensando en dedicarse a la repostería danesa: se acaba el sexenio y él se acaba políticamente, más después de haber llegado a donde llegó el problema con los maestros (“¡Nochixtlán no se olvida!”… “la lucha sigue y sigue”… lo van a perseguir hasta el fin de sus días con esas y otras cantaletas peores).

Paso dos: reventar las elecciones, de parte de dos grupos de interés, el más poderoso, el del gran capital (extranjero y nacional, en ese orden), que no iba a permitir que don Peña Nieto y su equipo cercano, el más cerrado, sintieran que traían al Creador de las barbas -“remember” Salinas de Gortari, misma receta-, porque si los dejan ganar las elecciones del 2018, será si ponen de candidato a quien les sugieran-ordenen, si no, no. Y el otro grupo, el priísmo de fuerzas básicas, que andaba urgido por desinflar irremediablemente a Manlio Fabio Beltrones, por ser Manlio y por formar parte del escuadrón de veteranos que tanto detestan estos priístas de ocasión y conveniencia (que es por lo mismo que se ha ido desechando a los verdaderos pesos pesados del tricolor, primero que ninguno, José Murat -sin quien el ‘Pacto por México’ hubiera quedado en sueño de opio y en pago, se fomentó una impía campaña de desprestigio y calumnias, con motivo de la campaña de su hijo a Gobernador… bonita cosa-, pero también, Murillo Karam, Emilio Chuayffet, y otros de menor pelaje, pero todos del cuerpo de los correosos que mascan vidrio y se las comen sin sacarlas del sartén).

Así las cosas, Nochixtlán, los ocho muertos, los más de cien heridos, el escándalo mundial… no fue planeado por los juniors de la política enquistados en el PRI (no les da la sesera), pero sí creyeron que eso eliminaba a Osorio Chong… ¡caramba!, qué pena da su caso: don Osorio sin despeinarse ni abrir los ojos, citó a la CNTE a dialogar, precisamente a lo que se negó tanto el niño Nuño, quien de inmediato se dio cuenta y declaró que no sería un diálogo sobre temas de educación (su responsabilidad), sino político (también su responsabilidad, jovencito, también). La CNTE, respondió (tal vez de parte de Osorio Chong), que precisamente el diálogo sería sobre temas de educación. Tan, tan. Se reforzó don Osorio Chong, profesional serio de estos menesteres.

Ahora con el tablero acomodado así, resulta que don Beltrones está por su cuenta (¡qué miedo!), y ya dejó muy claro que lo que no puede volver a hacer el PRI es cobijar a gobernadores cuestionables o ineficientes, o corruptos, o todo junto. Para el 2018, el PRI no puede cargar lastre, peso muerto… y hay cuando menos un Gobernador que estelarmente destaca y cumple con todas esas ‘beltronianas’ características de lo que hay que arrasar antes del proceso de sucesión presidencial (¡qué miedo!... y qué miedo porque ahora sí va a escuchar don Peña Nieto a Manlio, que ya no es competidor por la presidencia, que ya nomás le dirá lo que más le convenga a él, Presidente de la república menguante, que no quiere entregar al poder a nada que no sea el PRI).

Los que no se apresuren a poner orden en su casa, ya saben lo que les espera: capirote y quema pública. Varios candidatos de esos que ganaron gobiernos estatales, ganaron por prometer cárcel a los que suceden. Cárcel, sin más. La gente quiere mole; la gente estamos hartos.

Lo dicho: soplan vientos de Fronda. Esto es un pleito por el poder. Peña Nieto es también un aficionado a la política y por eso se le fue de las manos el control político del país (ser presidentes no los hace políticos, recuerde nomás un caso rutilante, el de José López Portillo, burócrata dorado, nunca político… y así le fue). Lo de los maestros ya encendió la pradera, ya se juntaron a ellos, el EPR, el EZLN, los médicos (que son de tomar muy en serio), la UNAM (ya hubo quemas ayer), la UAM, el Ficam (Frente Indígena y Campesino de México), el SNTE, maestros de varios estados y vividores varios que nunca faltan.

Lo que parecía fácil después de abusar de una señora de la tercera edad (muuuy amiga de don Peña, la Ma´Baker Gordillo), resultó ser un problema enorme que ya manchó lo que tanto alardeaba esta administración: sus reformas, ya salpicadas de sangre: ¡bienvenidos a la política!, ¡bienvenidos a la realidad! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: