jueves, 30 de junio de 2016

7746. MITOS Y VERDADES DEL ABORTO.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

CANCIÓN DE CUNA

Mientras las sombras de la noche llegan,
y de cada uno de tus temores se apoderan,
mientras mis manos las tuyas flirtean,
cierra los ojos, amor , viaja en el sueño,
mis labios, lisonjeros y tramposos
vigilan sin descanso y sin rechazo,
el dulce encanto de su amada el sueño,
duerme amor, que en ti yo duermo,
hagamos de esta algo más que una noche,
duerme amor, en tus sueños yo pernocto.

eliseo.

Mi muy querida amiga me comenta su preocupación por que por la red se extiende una consigna para tratar de detener cierta intención del congreso de la unión, para legalizar el aborto. El tema en si mismo es de los llamados "estigmatizados", "malditos" o tema "tabú". Por donde le queramos ver. Hablemos al respecto. Considerando de antemano que estos regularmente acarrean problemas de interpretación, de intereses de tipo  emocional y de inclinación religiosa, diremos que por donde se le quiera ver resulta espinoso tratarlo; sin embargo, creo que en pleno siglo XXI, asumido como el de la apertura del intelecto en su máxima expresión, bien podemos tener la suficiente inteligencia y tolerancia para tratar este tipo de temas; por más complicados que sean; toda vez que invade intereses de tipo moral, social, y de control político por las dos grandes instituciones que rigen el mundo: el Estado laico y el religioso.

Por ejemplo, en los Estados teocráticos ese tema no se discute; simplemente la unión del estado y la iglesia prohíben la posibilidad; en los sistemas socialistas pasa algo parecido; la existencia de un partido político único, y una iglesia controlada hacen que el Estado simplemente emita los mandatos hechos leyes para que los acaten las personas: no es casual que en la Grecia antigua se practicaran los abortos de manera frecuente, y la muerte de los niños con malformaciones; incluso muchas niñas..., por nacer niñas eran destinadas a la muerte infantil. Hoy en China se sigue practicando, como en ningún país, el aborto cuando el feto es de sexo femenino; o cuando los estudios muestran malformaciones en el mismo; o cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la madre. Aquí la iglesia no es problema; está plenamente controlada y acata la autoridad dominante del Estado.

En  México es todo lo contrario, desde hace 500 años, somos una sociedad sometida por la iglesia católica impuesta a  la fuerza, sobre el sistema politeísta dominante en el territorio que hoy ocupa el país. Aquí se practicaba igual el aborto; se conocían..., se conocen hoy aun, las plantas necesarias para provocarlo; y era de uso común, sobre todo entre la gente humilde. Nada nuevo bajo el sol; solamente cambian las estructuras de poder autoritario que lo permite o castiga.

¿Por qué se persigue tanto a quien decide abortar?

Muy simple, pero muy duro de entender y aceptar...: porque tanto el estado laido como el religioso le han quitado el derecho a las personas por decidir sobre su cuerpo y lo que hacen con él. Hoy en México, las mujeres son menos dueñas de su cuerpo y lo que desean hacer con él ; son más autónomas económicamente; salen de noche sin la necesidad costumbrista de la compañía de un hombre: Padre, Hermano, novio; no los necesitan hoy; pero son menos libres; hoy más que nunca van con casi cualquiera a tener relaciones íntimas durante sus salidas nocturnas...; pero siguen siendo menos libres de decidir el resto de su vida con su cuerpo.

La iglesia está presta para actuar en cuanto la mujer intenta emanciparse; eso jamás se lo permitirán;  mucho menos si es mujer pobre o de clase media baja; en todo caso las mujeres pudientes seguirán recibiendo el trato preferencial que siempre , en todas las sociedades, se les ha dado: para ellas siempre hay un buen hospital, servicios médicos y confidencialidad total, para que el "pequeño desliz" de la señorita en cuestión sea atendida y nunca llegue su acto al nivel a donde llega en el caso de una señorita sencilla y temerosa de Dios: al pecado. Lamento decirle querido y amable lector que eso siempre ha sido así en todas las sociedades del mundo; solamente que se trata con la discreción que el poder permite.

Por tanto... ¿qué se va a discutir y en su caso aprobar en el congreso de Unión?

Lo de siempre..., lo de siempre; ¡qué se va a hacer con los jodidos sin capacidad de respuesta! los congresistas mexicanos, van a legislar en función a sus creencias religiosas y de moralidad aprendidas en el seno de su familia y su iglesia; desde esa perspectiva, por desgracia van a decidir el destino del cuerpo femenino; y otra gran desgracia es que serán los hombres en su mayoría los que decidirán el futuro del mismo; después de todo, la mujer jamás ha decidido por sí misma; y cuando lo ha intentado se le ha reprimido, castigado, acusado de bruja o de infiel...; curioso, dicho por la parte más infiel de la especie humana: el hombre.

En este contexto, el pecado autentico es ser mujer pobre; luego ser sujeto controlado por los dos tipos de estado: el laico y el religioso. Así se le educó impositivamente para acatar sin respingar, para humillarse sin poder evitarlo; para aceptar que sus actos pueden aterrizar en pecado; su cuerpo  pasa a ser un pecado en si mismo; ya no digamos cuando lo viste de determinadas maneras (minifaldas, escotes generosos, tangas...), o cuando se desviste en determinadas circunstancias...; sin dudarlo, se les asigna un pecado por los designios de los hombres que dirigen su vida desde la familia, las leyes laicas, y su fe religiosa; todo controlado por la autoridad masculina. Sabemos que ninguna iglesia ha sido inventada por mujer alguna..., sería pésimo negocio para los hombres y sus intereses.

¿Se ha preguntado alguna vez, porqué los hombres se la pasan por la casa sin camisa como si nada; mientras que la mujer apenas asoma un poco sus senos y empieza a ser sancionada moralmente por sus propios familiares? lejos de ser un acto de protección y respeto, es una forma de negación y reconocimiento del cuerpo femenino; se le reduce a un pedazo de carne prohibida, más allá de los deseos de ella como persona.

Claro, pongo este ejemplo para dejar en claro que los prejuicios, las reglas moralistas de control sobre el cuerpo, están diseñadas en función de las diferentes formas de censurar su derecho a ser libre, la mujer es el ser menos libre de la tierra...; ninguno en el mundo es tan obligado a taparse en contra de su voluntad... en todas las especies. Y es a la única que puede ser encarcelada o asesinada si decide en relación a su cuerpo y hace lo que a la sociedad y la iglesia le molesta.

El aborto empezó a ser legislado cuando se le quitó el derecho sobre su cuerpo a la mujer; así se etiquetó como pecado, como acto inmoral, no antes. Hoy, en el Congreso mexicano, se discutirá a la luz del sentimiento de culpa y moralidad el destino del cuerpo de la mujer y su derecho a decidir....; una vergüenza más de este mundo "civilizado" del siglo XXI.

Claro usted tendrá un punto de vista... ¡quién sabe emanada de que prejuicios... hurgue usted en su moralidad...; ya sabrá de dónde salen sus motivaciones!

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: