martes, 5 de julio de 2016

7760. EL CULO ES PARA SENTARSE.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

El culo es para sentarse.
A ver, sin bromas: ¿conoce un país en que todo sea al revés?... bueno, no todo, pero mucho, tanto, que la gente no se sorprenda de casi nada o de muy poco.

Estamos hablando de nuestra risueña patria, ¡claro que sí! No es el Infierno de Dante ni está en riesgo de nada así como que muy grave, básicamente porque estamos acostumbrados a vivir ajenos a realidades que en cualquier país lógico provocarían que la gente saliera a las calles a hacer de carne humana -de funcionario público-, la estatua de Robespierre, obligarían al gobierno a dimitir o a actuar con la mayor severidad metiendo a la cárcel -por docena-, a los depredadores del erario (públicos y privados), o echando mano de las fuerzas del orden, que se supone están para eso, para asegurar la seguridad a la ciudadanía e impedir que protestas, marchas y manifestaciones, justas o no, afecten a la gente y nunca a los gobernantes.

Si le parece que es exageración de este López sostener que México es un país en que las cosas son al revés, nomás acuérdese que nos echamos de 1929 al 2000 con 14 presidentes de la república que no sabemos quién nos puso… pero celebrando elecciones. Sabemos que no los elegimos nosotros, eso sí, pero, bien a bien, no sabemos cómo llegaron. Parece que los ponía una élite compuesta por el Presidente, algunos poderosos de turno, algún líder sindical y uno que otro ricote (hay quien dice que los ponía el tío Sam, ¡vaya usted a saber!). Pero elegidos en esas elecciones de mentiritas de cada seis años o cada tres, dependiendo de lo que se eligiera, no, eso no, que no elegíamos: no contaba el voto ni se contaba (¿cómo para qué?) Lo sabíamos todos y hacíamos como que estaba bien la cosa.

Fresquecita la noticia de nuestro mundo al revés, es el alza de tarifas eléctricas. En cualquier parte del planeta si usted consume mucho, el vendedor, la tienda, el proveedor, le hace ofertas mejores, le otorga puntos, le hace rebajas por ser cliente distinguido. Nadie concibe que vaya usted a un almacén y por querer comprar mucho le suban el precio. Es casi una de las leyes inmutables del capitalismo que con la denominación de libre mercado, campea en México… ¿sí?, pues no. Si usted le consume mucho a la CFE, le cobra más caro (que es la llamada tarifa doméstica de alto consumo). Eso antes, mientras fue una empresa paraestatal, era la manera de subvencionar a los millones de pobres del país: los que podían pagaban caro, para que los que no tenían, ni tienen, paguen lo menos posible. Era de algún modo, correcto, pero ahora ya no, que ya participan empresas extranjeras en el sector -y ya cualquiera puede generar energía y comercializarla por conducto de CFE-. Ahora que ya está nuestra electricidad en el juego del mercado, es absurdo… y nada pasa, como si nadie se diera cuenta, porque es lo más natural en nuestro mundo al revés.

En cosas más elementales como lo que comemos los mexicanos, no escapamos a la lógica de tirabuzón del mundo al revés: el maíz es la base de la dieta de la inmensa mayoría y resulta que no lo producimos en cantidad suficiente. Para el 2012, según la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM), ya éramos el principal importador de maíz del mundo, al pasar de importar 396 mil toneladas en 1992, a 9.8 millones de toneladas en 2012 (‘La Jornada’, edición del sábado 14 de abril de 2012, pág. 35). Nuestra autoridad, la Sagarpa, dice que no es así (naturalmente), pero resulta que para el año 2014, informó el Departamento de Agricultura de los EUA, que nuestro maicero país, tenía un déficit de ese grano del 45% (demanda, 32.7 millones de toneladas; producción, 22.5 millones), por lo que importamos 10.2 millones de toneladas… pero -el mundo al revés-, ¡exportamos maíz!, como lo lee: ese año vendimos al extranjero 500 mil toneladas.

Con esa nuestra lógica de bola de estambre, es que cuando bajaba el precio del barril del petróleo (antes), subía el precio de la gasolina, porque había que compensar con algo (por ejemplo, con nuestro bolsillo), el déficit de ingreso al erario… pero, cuando subía el barril, con más ganas subía la gasolina, ¿o qué, no supo que está carísimo el petróleo? Ahora… lo bueno es que ahora con la reforma energética, el precio será el de mercado… bueno, ahorita no, ya después, pero no deje que le baje el entusiasmo: Pemex ya es una empresa como cualquier otra (nomás que no sujeta a las leyes del mercado; por lo pronto, no sea desesperado).

Piense en otro orden de cosas si no somos algo como para desesperar al Creador (“¡¡¡Yo, a qué horas hice a estos!!!”): la firma del Pacto por México. Misterio profundo. Los que nunca se ponen de acuerdo en nada con el gobierno, por lo pronto el PAN y el PRD, firme y firme, vote y vote con el PRI, como hermanitos (y el Pejehová, el acomodador de multitudes en avenida Reforma, el huésped distinguido del Zócalo, colectando firmas para parar la iniciativa, ya ve que él, tan decentito, siempre hace las cosas así, respetuosa y pacíficamente)... y el proyecto de prócer, hijo del que expropió el petróleo, Cuauhtémoc Cárdenas, también muy sosiego; y lo imposible se hizo realidad para, acto seguido, seguir tirándose los trastos a la cabeza en todo lo demás… pues ¿de qué se trata?

Si nada de eso le basta, entérese de lo que publicó ayer la prensa nacional: los siempre opositores al gobierno, Frente Popular Revolucionario (FPR), Comité para la Defensa de los Derechos del Pueblo (Codep), Movimiento Unificador de la Lucha Triqui (MULT) y la Coalición Obrera, Campesina y Estudiantil del Istmo-Alternativa Patriótica (Cocei), apoyadores todos de siempre de la CNTE, especialistas todos en parar de cabeza al estado de Oaxaca con actos no pocas veces violentos… los financia el gobierno de esa muy pobre y sufrida entidad con cerca de 200 millones anuales… y si algún día se sabe de dónde sale el dinero para la CNTE, el mundo pensará que en México lejos de ser el mundo al revés, pensamos con el culo, y el culo es para sentarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: