domingo, 10 de julio de 2016

7786. COMER Y VIVIR.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Comer y vivir.

Jesús les dice: "Venid y comed."Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: "¿Quién eres tú?", sabiendo que era el Señor. Viene entonces Jesús, toma el pan y se lo da; y de igual modo el pez. Esta fue ya la tercera vez que Jesús se manifestó a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.
Evangelio de san Juan.


El hombre es un ser de necesidades, vive en el reino de la necesidad. Tiene que respirar, comer, beber, dormir, procrearse, eso lo impulsa a ponerse en movimiento, también debe tener un techo, vestido, condiciones de seguridad personal, familiar y social. De un nivel superior son las necesidades de pertenencia: amar, amarse, ser amado, ser reconocido, y así hasta llegar a la realización plena de las potencialidades. No somos autosuficientes, estamos encadenados por nuestras necesidades. Cuantas más necesidades, más cadenas. Por eso los sabios renuncias a los placeres, porque son fuente de necesidades.

Mahatma Gandhi decía que: “La Tierra tiene lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no la codicia de unos cuántos”. La desigualdad en la distribución de la riqueza en el planeta es esquizofrénica, un 1 % de la población posee más de la riqueza que hay en el mundo.

Satisfacer las necesidades básicas ocupa la mayor parte de nuestro tiempo. Es una prioridad. La Mafia sabe esto y lo utiliza para enajenar a las masas. Una corriente esotérica profetizó que el Anticristo no será un tirano que esclavizará a la humanidad por la fuerza de las armas, su estrategia es colmar los deseos materialistas, crear un número infinito de necesidades, hacer que el hombre centre sus energías en consumir.

Satisfacer las necesidades primarias es importante, es la base, si estas necesidades no se satisfacen no se podrá llegar muy lejos en la escala de Necesidades, como dice el refrán, primero es comer que ser cristiano. Los políticos corruptos utilizan este conocimiento de una manera perversa: mantienen a las masas en una crisis perpetua, los mantienen atados, esclavizados, siempre hambrientos, sin aspiraciones de mejorar, de buscar otros niveles de desarrollo, mientras, ellos se enriquecen y mantienen el control de los aparatos de Estado para preservar la dominación.

De los 7 mil millones de seres humanos que habitamos el planeta, 2 mil millones 795 tienen problemas de nutrición, o de plano no tienen qué comer. Los que no tienen problemas por la carencia de alimentación o de nutrientes, tienen problemas de obesidad. Un mil 900 millones son obesos, la mayor parte de esas personas sufren enfermedades crónicas  asociadas a la alimentación o falta de ella: problemas, cardiovasculares, hipertensión, diabetes, obesidad y cáncer de aparato digestivo y órganos asociados, entre otras; porcentualmente esas y otras enfermedades no transmisibles relacionadas están en la raíz del 68 % de las muertes en el planeta.

Los pésimos hábitos alimenticios de la humanidad nos están llevando al despeñadero, por ejemplo comer carne implica el consumo de millones de litros de agua y de bosques; mantener a miles de millones de cabezas de ganado para cubrir la demanda en un planeta ávido de carne nos conduce a la extinción. Brasil tiene más cabezas de ganmado que habitantes humanos.

La Mafia logrará reducir drásticamente la población mundial a través de la alimentación de las masas con comida chatarra, o si no la reduce, la mantendrá atada a sus necesidades de consumo compulsivo y a las consecuencias en la salud: una sociedad enferma es una sociedad manipulable.

Pero no sólo la gente se enferma, también los animales y el planeta, la Madre Tierra, sufren el impacto de la voracidad humana y sus hábitos alimenticios; el impacto de los gases que emiten los cuadrúpedos, las fábricas que construyen armas y maquinaria para arrasar con los bosques, la contaminación para extraer petróleo y minerales del subsuelo, el uso indiscriminado de agrotóxicos, la modificación genética de los alimentos, son sólo algunos factores que agudizan los males del planeta.

Ah, todo este proceso de envenenamiento de personas y tierra, agua y aire comenzó en la no tan lejana década de los años 50 del siglo pasado con la llamada Revolución Verde que promovió e impulsó la familia Rockefeller a través de la fundación del mismo nombre,  México fue uno de los primeros objetivos: acabar con el maíz nativo en sus múltiples variedades y colores e imponer el maíz transgénico, todo esto con la complicidad de los gobiernos en turno.
La alimentación sustentable y sana es posible, lo demuestran los pequeños campesinos y agricultores, que a pesar de sólo poseer el 12% de la tierra alimentan a la mayor parte de la población del planeta.


¿Cómo ocuparse de alimentar el espíritu cuando se tiene hambre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: